FICHA TÉCNICA



Título obra Actoreses

Dirección Rafael Pimentel

Elenco Gabriel Fragoso, Patricia Morales, Elena Rocha, Mario Taimez, Rafael Pimentel

Espacios teatrales Carpa Geodésica

Referencia Malkah Rabell, “Se alza el telón. El mejor espectáculo para niños: los Actoreses”, en El Día, 18 septiembre 1978, p. 21.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

El mejor espectáculo para niños: los Actoreses

Malkah Rabell

¿Espectáculo solamente para niños, ese Actoreses dirigido y probablemente también escrito por Rafael Pimentel? No sé si los muy pequeños se divertían, Creo –y cada vez me convenzo más– que a los menores de cinco años el teatro los deja indiferentes, y hasta los aburre, salvo algunos detalles, como narices rojas, trucos circenses o pantomima, en tanto la imagen de la pantalla grande o chica, los fascina, por igual que los títeres. En cambio se divertían y con entusiasmo colaboraban en el espectáculo, los mayorcitos de seis años. Y en cuanto a los adultos, los papás y las mamás que traían a sus niños a la Carpa Geodésica con cierto sentimiento de sacrificio ¡vaya si se divertían! ¡Se divertían en grande!

Pimentel y su breve grupo trataron de ofrecer una representación pedagógica. Por fortuna de pedagógico tuvo muy poco. Se esforzaron en distinguir la mentira artística, tal como la usan los verdaderos actores, de la auténtica mentira, tal como la emplean a diario los actores aficionados de la vida cotidiana, bautizando a estos últimos con el gracioso nombre de "actoreses". Y ¡ay!! solamente los adultos nos pudimos reír con esas mentirijillas que el marido cuenta a la esposa, el hijo al padre, el empleado al patrón, y el patrón a todo el mundo Los menores a estas mentiras aún no las diferencian de la verdad, ni tampoco entienden su ironía. En cambio, para distinguir a los "actoreses" de los actores, los intérpretes hicieron gala ante su público infantil, de todas las virtudes, de todos los dones y de todos los conocimientos que el hombre de teatro ha menester para triunfar –o fracasar– en su oficio, Y para demostrárselo a sus sueños espectadores, ponían en práctica sus propios conocimientos y sus propios dones. Y fue una demostración espléndida.

Y he aquí que estos jóvenes actores Gabriel Fragoso, Patricia Morales, Elena Rocha, Mario Tainez y el mismo Rafael Pimentel, actores desconocidos en el teatro "profesional", demostraron conocer todos los secretos del histrionismo, auténticos maestros de su profesión. Canto, baile, esgrima, pantomima, arte circense Y cine mudo, es resultaba desconocido. Ya eran payasos, y ya bailarines rusos; ya cantaban canciones populares, ya entona ban la novena sinfonía de Beethoven; ya parodiaban el teatro clásico, ya se transformaban en actores de cine mudo, en marionetas, o simplemente en "actoreses" de la comedia, o del melodrama, del hombre de la calle,

¿Y los niños? Los mayorcitos que lamentablemente no eran muchos, al final subieron al escenario y bajo la dirección de sus camaradas profesionales, con todo entusiasmo y a veces con verdadera capacidad trataban de imitar a sus maestros. Y' el público, tanto de los adultos como de los menores, vitoreaba, batía palmas, taconeaba, al ritmo de la música y de la danza de los actores Ya los cinco intérpretes habían desaparecido desde mucho de la carpa circense, la geodésica, cuando e! público aún seguía de pie, aplaudiendo y gritando ¡bravo!

Y no eran los niños los únicos entusiastas. Los acompañaban los grandes, los adultos, los papás, las mamás o los solitarios visitantes de esta fiesta infantil. Un espectáculo que divertía a grandes y chicos.. Y tal vez más a los grandes. Y si no fue pedagógico para los infantes, fue una excelente clase de teatro –de teatro estupendo– para los adultos.