FICHA TÉCNICA



Título obra El emigrante

Autoría Georges Schehadé

Dirección Héctor Azar

Elenco Carlo de Pedro, Selma Baraud

Escenografía

Grupos y compañías Egresados de los cursos libres del CADAC (Centro de Arte Dramático)

Espacios teatrales Teatro Espacio 15 CADAC

Referencia Malkah Rabell, “Se alza el telón. El emigrante en el CADAC”, en El Día, 22 mayo 1978, p. 21.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

El emigrante en el CADAC

Malkah Rabell

Del autor y poeta libanés, Georges Schehadé, que vive en Francia y escribe en francés, hemos visto en México, en el transcurso de los últimos 15 años, una sola obra, igualmente montada por Héctor Azar: Historia de Vasco. En el drama que actualmente se presenta en el teatro CADAC El emigrante, Schehadé vuelve a recurrir a la magia poética, que según me parece, más lo hermana a las creaciones dramáticas lorquianas que al "teatro del absurdo". Magia poética que envuelve su teatro en una visión de irrealidad Más, una vez desbrozado el hermetismo de su lenguaje, nos encontramos con un meollo perfectamente real y comprensible: Un hombre, ciudadano de algún país sin mapa, ha vuelto en una noche de luna llena, a su pueblo natal que había abandonado hace muchos años para ir en busca de fortuna a tierras extrañas. Vuelve para buscar a un supuesto hijo a quien dejar su herencia. Pero esa misma noche cae fulminado por una misteriosa enfermedad, y sólo queda de su paso una carta y una maleta repleta de billetes. Las autoridades lugareñas emprenden la búsqueda del heredero, que según sus cálculos sólo puede ser el vástago de una de las 3 damas casadas y muy respetadas del pueblo, Tal suposición crea 3 dramas familiares, y uno de los 3 maridos supuestamente engañado por una esposa pecadora, la transforma en tragedia al matar a la cónyuge para salvar su "honra", y es considerado como héroe por toda la aldea. Pero, en realidad mató a su mujer porque ésta se negó a prestarse a la farsa de una maternidad que no fue la suya. También ella se niega a perder su "honra" por el espejismo de la herencia de un extraño... Más, ¡ay!, el destino suele burlarse de la manera más cruel de los hombres y de sus sueños. Y ¡colmo de ironía! el emigrante al volver a su tierra, se equivocó de pueblo, llevado por un cochero "romántico" a un lugar "estéticamente" establecido para los turistas, que nada tienen en común con sus pasados amores.

Muy justificada es la opinión de Héctor Azar que considera esta obra de Schehadé en lugar de una "comedia de enredos", una "tragedia de enredos, una tragedia de equivocaciones a que da lugar un sistema de valores inoperantes en los tiempos que corren".El teatro Espacio 15, con su escenario isabelino –o casi isabelino– se presta a toda clase de experimentos para deslizarse fuera de lo tradicional. Y Héctor Azar, con mucha finura y con este gusto suyo para las cosas bellas, hace uso de todas las posibilidades técnicas y estéticas, que el lugar ofrece, A veces, en lugar de rodear el público al escenario, éste rodea al público, con una gran economía de medios, algunos breves detalles de escenografía y de vestuario, Héctor Azar logra imprimir a su compañía, integrada por elementos profesionales como Carlo de Pedro y Selma Baraud, y también de actores nuevos, egresados de los cursos libres del Centro de Arte Dramático (CADAC), el tono justo y una atmósfera de dramatismo poético que no deja de ejercer su encanto sobre los ánimos de los espectadores a todo lo largo de la representación.