FICHA TÉCNICA



Notas Espectáculos de la semana

Referencia Armando de Maria y Campos, “Retorno de Malvaloca y espectáculos menudos”, en Novedades, 12 junio 1945.




Título obra Sucedió en París

Elenco Celia Montalván, Los Kíkaros, Peña y sus gitanos, Mercedes Constanzo

Espacios teatrales Teatro Lírico

Referencia Armando de Maria y Campos, “Retorno de Malvaloca y espectáculos menudos”, en Novedades, 12 junio 1945.




Título obra Malvaloca

Autoría Joaquín Álvarez Quintero y Serafín Álvarez Quintero

Dirección Benito Cibrián

Elenco Pepita Meliá

Espacios teatrales Teatro Virginia Fábregas

Notas Conclusión de la temporada de comedia en el Teatro Virgina Fábregas

Referencia Armando de Maria y Campos, “Retorno de Malvaloca y espectáculos menudos”, en Novedades, 12 junio 1945.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

Retorno de Malvaloca y espectáculos menudos

Armando de Maria y Campos

El espectáculo fuerte de la semana ha sido, a no dudarlo, la reposición de Aída con la presentación de la gran sorpano mexicana Celia García Cebrián, pero, el espectáculo cosmopolita de la ópera está en manos de cronistas que vienen de lejos y han visto mucho: Gutierre Tibón, Otto Meyer, Salazar, y ellos son los que se ocupan del viejo y siempre interesante género de la ópera. No importa; los espectáculos menudos de la semana dan tela bastante para construir esta crónica –bata de andar por casa– cómoda y útil para quienes quieran tener detalles de cómo vivió durante la semana el teatro al menudeo, en la ciudad de México.

Concluyó la temporada de comedia en el Fábregas, que se inició con un plan loco a principios de enero –el caballero Manccini pretendió hacer hablar en la escena a los más ilustres y destacados artistas del cine nacional–, que fue desde el vodevil El marido que soñé hasta Jesús de Nazaret, hasta que bajo la dirección de Benito Cibrián se orientó por los rumbos del género costumbrista andaluz: Lo que hablan las mujeres, de los Quintero, María la famosa, de Quintero y Guillén, y Malvaloca, de los primeros autores sevillanos. Nada entre tres comedias del mismo corte, que cuando abunda, empalaga, y sin embargo, tres éxitos para la protagonista, la muy experimentada actriz valenciana Pepita Meliá, y para el hábil –más sabe el diablo por viejo...– director sí que discreto primer actor, Benito Cibrián.

La reposición de Malvaloca de los Quintero –que los metropolitanos han visto y gozado a cuantas primeras actrices han desfilado por sus escenarios desde que en plena Revolución la estrenó la gran actriz mexicana malograda María Luisa Villegas– y que se anunció como la mejor que pudiéramos conocer, resultó, claro está, una Malvaloca de muy relativos kilates. Y no por los de muy de ley de la protagonista: Pepita Meliá –en cuyo homenaje se celebraron las cinco representaciones de sábado y domingo–, y que, a decir verdad, estuvo bien, pero que muy bien, aunque a secas, o por más claro decir, creó una muy estimable Malvaloca, que llevó a la emoción al numeroso público español que acude a estos espectáculos evocadores de una España que debe recordarles tantas y tan gratas circunstancias tan lejos y tan cerca de sus vidas.

Una nueva aventura –que Sucedió en París– de la tan llena de incidentes de la familia Chulim, cubrió el estreno sabatino del Lírico, cuya escena brilla bajo el signo luminoso de la sonrisa de Celia Montalván. Los Chulim se ven envueltos por los acontecimientos de la guerra, nada menos que en París y entre los alemanes, y eso es bastante para que los autores de casa hilvanen varias escenas para que Honorio, Ramona, Cheto y Pastorcita –toda la familia Chulim–, hagan pasar un rato agradable al auditorio, gracias, también sea dicho, a la colaboración no siempre justificada en sus aventuras, de la Montalván, de Los Kíkaros, de Peña y sus gitanos, y de Meche Constanzo, esta vez.

La empresa y la dirección artística del Follies se preocupa poco o nada del pretexto literario que le ha de servir para presentar los números que forman sus programas, renovadores semanariamente. El de la última semana lleva el número que le corresponde –el septuagésimo– y no es inferior a ninguno de los anteriores. Se presentaron las cancionistas hermanas Márquez, el trío radiofónico Los Chachalacas, una pareja de baile antillana que se hace llamar Los Sensación y el maestro "Tacos" y su Cura, en una nueva modalidad. Y como siguen en el candelero y ante el micrófono local Toña la Negra, Tin-Tán, los Tex-Mex, Richard Roberson, Jacqueline Joyse, Susy Cabrera y... etcétera, etcétera, el público se divierte, que es lo que se trata de demostrar.

Al Colonial regresó Don Chicho, un gran actor nacional que debía pisar otros escenarios de más sólida categoría, y debutaron Mercerón y su conjunto musical afrocubano; en el cine Alameda actúa, en temporada relámpago, el insuperable ventrílocuo Paco Miller, con su inseparable Don Roque; Carmen Amaya y toda su tribu, el ché Irusta y la mayoría de los elementos que integraban la temporada del Iris, que frustró una huelga loca...

Hubo público –afortunadamente– para todos los diversos, variados espectáculos de que se ha hecho mención en esta nota de simple valor informativo.