FICHA TÉCNICA



Título obra El pájaro azul

Notas de autoría Maurice Maeterlinck / autor del cuento homónimo; Blanca Sánches / paráfrasis

Dirección Julio Castillo

Elenco Mónica Miguel, Sergio, Adrián Ramos,Octavio Galindo, Leticia Perdigón, Lupita Lara

Música César Aurelio

Notas de Música Chucho Zarzosa / Dirección musical

Grupos y compañías Teatro Estudio

Referencia Malkah Rabell, “Se alza el telón. El show de Julio Castillo: El pájaro azul”, en El Día, 5 septiembre 1976, p. 26.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

El show de Julio Castillo: El pájaro azul

Malkah Rabell

Reestrena Julio Castillo El pájaro azul y con esa su desatada imaginación, que es su don más preciado y positivo, cambia, agrega, prolonga o corta elementos de su anterior puesta en escena. Basada en el cuento del escritor belga Mauricio Maeterlinck, esta paráfrasis debida a Blanca Peña, conserva el tema y las ideas del texto original, con sus aventuras oníricas de dos niños, hermana y hermano que, acompañados de su perro y de su gata, se lanzan a través del mundo de los sueños en busca del pájaro azul, símbolo de la felicidad que ansía eternamente todo ser humano. Más, aunque la anécdota –con su viaje al pasado y al futuro, con su humanización de los animales, de los objetos y de los elementos naturales– sea apropiada para las imaginaciones infantiles, el show que Julio Castillo monta con ella no lo es. Al joven director le falta ingenuidad para permanecer en el universo de la niñez. Por más que todo el mundo hable y cante y baile: el perro y el gato, la leche y la luna, la luz y la noche, y el hada Beryluna, es más bien un show para adolescentes que aman la música moderna, la coreografía nueva, las que ellos mismos cantan y bailan en sus fiestas.

Hay en este espectáculo escenas y detalles realmente hermosos: una multitud de imágenes que parecen duplicarse, multiplicarse en su variedad, en su colorido y la plasticidad ante los ojos sorprendidos del auditorio que a veces llega a cansarse ante tal inusitada riqueza de formas y de sonidos. Personalmente no soy partidaria del, show que se halla muy lejos de ser mi género predilecto. Sin embargo diversos episodios me divirtieron y hasta emocionaron, como las escenas del pájaro azul que ya encerrado en su jaula de pronto se torna negro, indudablemente idea del jefe de fila del simbolismo que en su tiempo era Maeterlinck, o bien la escena final cuando el pájaro azul escapa de su jaula y corre por todo el teatro perseguido por los dos niños.

De los actores que tomaron parte en la anterior versión, quedaron Mónica Miguel, estupenda tanto por su hermosa y grave voz, como por su no menos hermoso rostro y toda su presencia tan extraña y subyugante; Sergio en su papel entre cómico y dramático que nunca le hemos visto, él de la hada Beryluna, que sólo su prestancia de gran actor, su mágica varita de profesional con muchas tablas, salva de cualquier ridiculez. También vuelven a sus anteriores interpretaciones Adrián Ramos y Octavio Galindo, como el perro y el niño respectivamente, ambos convincentes. Nueva es Leticia Perdigón, como la niña Myltyl, para quien el papel resulta mucho más adecuado que a Irma Lozano que lo hizo en la primera adaptación. En cambio Lupita Lara no puede borrar el recuerdo de Blanca Sánchez.

¿Se puede considerar a este show como una comedia musical? No estoy muy segura. No obstante el esfuerzo del grupo Teatro Estudio encabezado por Julio Castillo, por lograr imponer a este género unos rasgos nacionales, sin recurrir a la importación, es muy digno de elogios. Y aunque la música de César Aurelio, compositor mexicano, está recorrida y entrelazada por melodías norteamericanas y europeas, este espectáculo nos da una imagen de los que puede hacerse en este campo con nuestro propio aliento.