FICHA TÉCNICA



Título obra Así es, si así le parece

Autoría Luigi Pirandello

Dirección Héctor Azar

Espacios teatrales Teatro del CADAC (Centro de Arte Dramático A.C.)

Referencia Malkah Rabell, “Se alza el telón. Pirandello y el CADAC”, en El Día, 14 diciembre de 1976, p. 24.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

Pirandello y el CADAC

Malkah Rabell

El CADAC, Centro de Arte Dramático, dirigido por una de las personalidades más valiosas y creativas en el campo teatral de México, el maestro Héctor Azar, no ha logrado en su año de actividad, como escuela, cafetería y sala de espectáculos, una popularidad de amplio auditorio. No obstante la sala cuenta con 500 butacas; la cafetería presenta siempre a algún cantante o recitador; la escuela tiene alumnos apasionados y el programa cambia a diario. De las numerosas obras del repertorio, pude asistir al espectáculo del drama de Pirandello: Así es, si así les parece, una de las obras que mejor reflejan las ideas pirandellianas, aunque el dramaturgo italiano siempre se negó a permanecer encerrado en el marco de lo que sus admiradores llamaban "pirandellismo". Es decir, en este negar la verdad absoluta, este diseñar los retratos humanos como en el agua, que diluye los rasgos a medida que se van dibujando; las verdades de Pirandello son como la plástica impresionistas, cambian de carácter según la luz que reflejan. Si los cartesianos afirman: "Pienso luego soy", Pirandello agrega: "¿Y si aunque pienso no soy?" Su Así es, si así les parece, lo resume un breve hecho que trastorna la opinión pública de una ciudad de provincia italiana, donde el aburrimiento general encuentra un motivo de murmuración, de habladurías y de emociones: Ha llegado un nuevo funcionario público a la ciudad, acompañado de una esposa y de una suegra. Ambas mujeres viven separadas y sólo corresponden misteriosamente por cartitas que bajan en una cesta desde el cuarto piso donde vive encerrada la esposa. La población acusa al marido de ogro por separar –por celos– a madre e hija. La suegra relata unos hechos asombrosos; el hombre a su vez relata otros no menos asombrosos. ¿Quién tiene la razón? ¿Dónde está la verdad? No lo sabremos nunca, porque la verdad no existe. Cada uno la adapta a su propio punto de vista. Cada uno es según "les parece a los demás".

Es muy difícil adaptar esta acción de ambiente provincial a un escenario estilo "foro isabelino" como lo es el teatro CADAC. Se pierde mucho de la sabrosa atmósfera de la "sociedad" pueblerina. La viejita, medio loca, suegra del funcionario, al actuar como una dama de mediana edad, con ropa moderna y un peinado actual, deja de presentar los rasgos tragicómicos que pueden adjudicarse a la senilidad. Y sobre todo, es una obra que exige forzosamente actores ya experimentados, con muchas tablas y mucho talento. Lo que no es el caso de los intérpretes del CADAC, que son en general jóvenes y apenas en vías de experimentación. El director de escena, el maestro Héctor Azar, trató de reemplazar las ausencias per otras presencias, como música de época musoliniana y hasta por un discurso del Duce, y por algunas figuras algo fantasmales, como la sirvienta con la campanilla o los soldados musolinianos con trajes fantasiosos, que no cuajan en este ambiente al fin de cuenta figurativo y realista.

Me imagino que para quienes no han presenciado la misma representación en otras condiciones, tal como la ven en el escenario del CADAC, debe agradarles, tanto por el texto como por el montaje.Debido al azar, he visto Así es, si así les parece, en el teatro Municipal de Buenos Aires, con un extraordinario reparto, con vestuario, escenografía y ambientación que no le iba en zaga a las mejores puestas en escena. El recuerdo que ha quedado en mi memoria me hizo difícil adaptarme a la versión del CADAC, que no obstante, objetivamente considero inobjetable.

Creo que este Centro de Estudios Dramáticos, que Héctor Azar creó como una de sus tantas realizaciones para la vida cultural en México, merece adquirir mayor dinamismo en su promoción, para atraer a un público más numeroso, para ser más conocido y más discutido, y tener sus 500 butacas ocupadas la mayor parte del tiempo.