FICHA TÉCNICA



Título obra Depresión

Autoría Julio Mauricio

Dirección Alejandro Bichir

Elenco Blanca Torres, Miguel Gómez Checa, Carmen Molina, César Bono

Espacios teatrales Teatro Santa Fe

Eventos Temporada de Teatro Popular

Referencia Malkah Rabell, “Teatro popular: Depresión”, en El Día, 5 julio, 1975, p. 24 .




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

Teatro popular: Depresión

Malkah Rabell

¿Depresión? El título promete. Sobre todo cuando se sabe que su autor es un argentino, autor también de La valija, obra en la cual tantos aplausos cosecharon el mano a mano de Guillermo Orea con Carmen Salas. ¿Depresión? Debe de ser el drama de algunas de las numerosas dificultades que vive la República hermana, Argentina. Pero vanas son las esperanzas.

Sólo se trata de una "depresión" particular, individual, sufrida por un pobre diablo de marido, cansado de vivir con la misma mujer desde hace veinte años; cansado de escuchar cada noche, al volver a casa, la misma pregunta: "¿Y cómo te fue?", con la misma respuesta: "bien". Y sucede que uno se cansa de ser hombre, de ser marido, y que el olor a pollo con arroz lo hace llorar a gritos.Y nuestro héroe decide abandonar la casa, el tranquilo hogar burgués con la mujer dentro, y largarse a la aventura con una mujercita 15 años menor que él que ya llegó al medio siglo. Una mujercita que nunca supo de amores, y como le sucede a menudo a las enamoradas de hombres casados, lo ama mientras pertenece a otra, y es la otra la que debe cuidar sus achaques y traerle su jugo de naranja a la cama. Cuando ya la esperada felicidad está por llegar a sus manos, con el visto bueno de la esposa legítima, se da cuenta que no vale la pena sufrir remordimientos por semejante ganga.

Como se ve, el argumento es de una palidez que llega a lo gris. Cualquier dramaturgo o comediógrafo mexicano le hubiese dado mayor colorido, aunque fuera colorido folklórico. En cambio, tal vez nos hubiera sabido manejar estos pobres elementos con tanta habilidad como lo hace Julio Mauricio, veterano en la materia.

Dirigida con mucha agilidad y simpatía por Alejandro Bichir, quien por primera vez en su carrera se enfrenta con una obra tan comercial, él que siempre buscaba teatro político o social, y quien no obstante sale muy bien parado de su cometido; interpretada con mucha naturalidad por los cuatro intérpretes que forman el reparto: Blanca Torres, Miguel Gómez Checa, Carmen Molina y César Bono, con una escenografía agradable y funcional, la representación gusta al público. Un público que se divierte sin pretensiones, ante esta comedia de poco vuelo pero que carece de mal gusto, de grosería y de las famosas "audacias sexuales" de los bulevares, como las que exhiben la mayoría de los teatros taquilleros. El público se divierte y lo demuestra asistiendo al teatro en una noche de lluvia desatada, en un lugar tan poco accesible para quien carece de transporte propio, y hasta para quien lo tiene, como Santa Fe. Y lo más llamativo es la cantidad de niños que se encuentran en la sala. Es una comedia blanca, para "toda la familia". Una comedia con mucho sentido del humor, que permite a Gómez Checa adquirir la piel del marido "deprimido", a Blanca Torres ser una mujer común y corriente, a Carmen Molina sobreactuar un poco en Clara, la más inocente de las "vampiresas", y sobre todo le deja a César Bono, un actor que apenas en sus dos años de actuación supo imponerse como primera figura juvenil, pues le permite en el papel del hijo estudiante, apoderarse de la escena.

Según las dos representaciones que vi en esta temporada de Teatro Popular, Medio pelo y Depresión, creo y espero que por fin éste encontró cierto tono apropiado y está mejorando.