FICHA TÉCNICA



Título obra Hamlet en el sótano

Autoría William Shakespeare

Elenco Sviejtlana Knezevic

Grupos y compañías Atelier 212

Eventos III Festival Internacional Cervantino

Referencia Malkah Rabell, “Hamlet en el sótano, teatro yugoslavo”, en El Día, 19 mayo, 1975, p. 20.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

Hamlet en el sótano, teatro yugoslavo

Malkah Rabell

No puedo asegurar que el espectáculo del grupo yugoslavo: Atelier 212, Hamlet en el sótano, me haya entusiasmado desde el principio. Empezó por molestarme como todas las cosas herméticas que carecen de claridad, y que la falta del idioma hacía aún menos comprensible. Aunque un traductor se empeñaba en explicarnos las imágenes que desfilaban obviamente delante de nuestra vista, lo único que lograba era ponernos de mal humor ante este zumbido inútil.

Me tomó cierto tiempo para aclimatarme a ese anticlímax de una representación que trataba de adoptar lo más moderno y lo más antiguo en una sola unidad. Así este Hamlet en el sótano se hallaba encerrado en una especie de jaula formada por un tejido de cuerdas que lo separaba del público por una red. (Lo que me recordaba a nuestro Julio Castillo cuando por primera vez en México separó el escenario del público por una red en El mal de la Tierra). A los costados laterales de la jaula, se hallaban sentados numerosos espectadores, al estilo de los teatros isabelinos y los del siglo XVII en Francia, cuando los miembros de la aristocracia reservaban sus asientos encima del escenario.Tal como sucede en la mayoría de los espectáculos vanguardistas, los actores como toda vestimenta llevaban pantalones negros y camisas de colores. Hasta la única figura femenina del conjunto usaba igual atuendo. Al cabo de cierto tiempo, nos dimos cuenta de que no se trataba exactamente de una obra total, sino de algunas escenas aisladas de Hamlet que resumían más o menos la tragedia, y hasta introducían una escena tan poco usual como la de los cómicos de la legua que llegan al castillo donde interpretan un drama semejante al vivido por los padres de Hamlet. Estas escenas aisladas daban sobre todo lugar a unos ejercicios corporales, en los cuales cada uno de los actores hacía el papel de la figura central, para luego, en otras escenas, interpretar distintos personajes. Asimismo, la excelente y bella actriz, Sviejtlana Knezevic hacía ya sea de reina, ya sea de Ofelia, y a veces hasta interpretaba algún papel secundario masculino. No fue muy difícil reconocer las diversas interpretaciones, ya que cada personaje llevaba alguna simbólica distinción. La reina usaba un collar que se quitaba para transformarse en Ofelia. La corona pasaba de mano en mano señalando al rey. Tratábase de un sistema algo ingenuo, pero el único válido ante una sala que ignoraba el idioma de los intérpretes.También eran bastante ingenuas las escenas "sexuales" con sus exageraciones, que sólo buscan pueblos muy puritanos y que durante siglos se han tenido que someter a las hipocresías sociales del ambiente.

En cambio resultaban de una gran belleza las últimas escenas, cuando Hamlet y Laertes combaten en duelo con espadas de madera, sin recurrir a los ejercicios de esgrima enseñados en las escuelas de actuación, sino realizando esta escena como si fuera un ballet, que se termina por el suicidio de Hamlet, que se ahorca. Y el escenario cubierto de cadáveres, con el cuerpo de Hamlet colgando en el centro girando lentamente sobre sí mismo, resultaba de una impresionante dramaticidad.

Cinco actores que tenían los conocimientos de la actuación corporal digna de la compañía de Grotowsky. Además es el Atelier 212 que organiza anualmente el festival de teatro de Belgrado, donde se reúnen compañías del mundo entero, y donde el año pasado triunfó la compañía universitaria de México con Reso.