FICHA TÉCNICA



Título obra Retablo de tres obras cortas: La cueva de Salamanca;Sancho Panza gobernador / Cornudo, apaleado y contento

Autoría Miguel de Cervantes Saavedra / Bocaccio

Notas de autoría Alejandro Casona / adaptación teatral al cuento Cornudo, apaleado y contento

Dirección Raúl Cáceres Carenzo

Elenco Ángeles Herrejón, July Furlong

Grupos y compañías Taller de Teatro de la Secretaría de Industria y Comercio

Espacios teatrales Teatro del Centro Familiar de la Secretaría de Industria y Comercio

Eventos Temporada de Teatro Clásico Popular

Referencia Malkah Rabell, “Se alza el telón. Teatro familiar de la SIC”, en El Día, 7 diciembre, 1975, p. 20.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

Teatro Familiar de la SIC

Malkah Rabell

Más que la representación en el escenario, resultaba interesante el público que vino para asistir al estreno de su propia compañía y de su propio teatro: teatro y compañía de la Secretaría de Industria y Comercio. Probablemente cada uno de los presentes en la sala tenía algún familiar o algún amigo en el foro. No se puede menos que felicitar a los dirigentes de ese Centro Familiar de la SIC que han construido una preciosa sala de espectáculo (que ya desearían tener muchos profesionales), y también se les debe felicitar a los dirigentes de la SIC por haber elegido el teatro como una de las actividades de sus socios Parece que el teatro tiene una especial atracción para muchas personas, aunque éstas no piensen dedicarse a la farándula profesionalmente. Así no sólo se forman actores, así se forma también un público.

A su vez merece felicitaciones el director de escena: Raúl Cáceres Carenzo, por la muy atinada selección del repertorio para iniciar su Temporada de Teatro Clásico Popular. El teatro clásico siempre corre el peligro de cansar a un público poco acostumbrado al arte dramático. Sobre todo cuando se trata de obras que tienden a lo popular. Raúl Cáceres Carenzo, que además de director de escena también es maestro del Taller de Teatro de la Secretaría de Industria y Comercio, eligió con mucho tino un Retablo de tres obras cortas, en un acto: La cueva de Salamanca; Sancho Panza Gobernador, ambas de Cervantes Saavedra, y otra en un acto: Cornudo, apaleado y contento, cuento de Boccaccio, escenificado por Casona, tres excelentes textos que pueden divertir a todo el mundo, desde los muy exigentes hasta los poco preparados en este campo. El director también tuvo el tino de iniciar el espectáculo con la comedia más "floja", y aumentar con cada una de estas obritas el interés del público.

El entremés cervantino: La cueva de Salamanca, no sólo fue el texto más pálido como elemento teatral, fue también el menos atrayente por la puesta en escena y la actuación de intérpretes que probablemente nunca antes habían pisado el escenario. Y lo más que puede decirse de ellos, es que aún necesitan muchos años de estudio antes de permitirse el lujo de llamarse actores, y probablemente algunos de ellos ni con estudios podrán conseguirlo. Este entremés cervatino es muy conocido. Casi no hay espectador por poco que le sea familiar el teatro, que no lo haya visto alguna vez. Ante comparaciones –hasta ante la involuntarias–, esta puesta en escena de la SIC, se vuelve inconsistente.

En cambio son muy poco conocidas en su adaptación teatral, esas páginas del Quijote, que nos narran las aventuras de Sancho. Panza como juez y gobernador. Al director hay que felicitarlo también por un extraño hallazgo: dio el papel de Sancho Panza a una mujer. ¡Y oh, milagro!, nadie se daba cuenta del sexo de la intérprete, aunque algo nos parecía extraño en las actitudes y en la voz de la protagonista. Físicamente Ángeles Herrejón representaba a la maravilla la figura que antiguos grabados nos ofrecen del popular personajes de Cervantes. La interpretación no subió mucho de calidad –comparándola con el entremés cervantino–, pero el texto que nos presentaba a Sancho Panza en el papel de un juez salomónico, era delicioso.

Por fin, Cornudo, apaleado y contento ya nos ofreció varios actores on tablas, ante quienes respiramos con alivio. El texto era muy divertido, con esta Beatriz (July Furlong) que sabe manejar a los dos hombres enamorados de ella: el marido y el amante, haciendo creer al cónyuge que tiene como esposa a una santa. Y aunque el mismo amante lo apalea, le hace creer que fue por equivocación, por haberlo tomado en la oscuridad por un supuesto enamorado de la casquivana mujer. Y así como el marido quedó contento, también lo fue el público.