FICHA TÉCNICA



Notas Balance anual del teatro en México en 1967, tercera parte

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral. Balance de 1967”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 24 diciembre 1967, p. 4.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

Balance de 1967

Mara Reyes

INBA. Acaban de cumplirse dos años de haberse inaugurado el Teatro Julio Jiménez Rueda, lapso en el cual se han presentado allí en forma ininterrumpida 31 espectáculos, de los cuales 17 fueron estrenos en México. De éstos, 10 fueron obras mexicanas y 7 extranjeras. Se calcula que durante este periodo el teatro ha tenido una asistencia aproximada de… 230,000 personas. Sobre las obras que se han representado en este teatro, tanto en 1967, como en el primer año de su fundación, ya hizo Miguel Guardia una relación completa en estas mismas páginas, hace tres domingos, por lo que paso directamente a hablar de lo que ha hecho el Departamento de Teatro en otras salas:

Palacio de Bellas Artes. Además de las compañías extranjeras que llevó Héctor Azar al Teatro Jiménez Rueda (los mimos alemanes Anette-Spola, y El Teatro de Cámara de Alemania), el Instituto Nacional de Bellas Artes, en colaboración con la embajada de Italia presentó al Teatro Stabile di Genova, con la obra Los dos gemelos venecianos de Goldoni.

También en Bellas Artes se presentaron varias obras para público escolar, además de Las rondas: El periquillo sarniento, de José Joaquín Fernández de Lizardi; Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez, y Ensalada de pollos, de José T. Cuellar.

Centro de Teatro Infantil. Como complemento a esa labor de difusión teatral entre el público infantil, se presentaron seis obras en este centro y varios cursos de educación artística infantil.

Centro de Experimentación Teatral (Teatro Comonfort). En el Teatro Comonfort, después de presentar El proceso por la sombra de un burro, de Dürrenmatt, se llevó a cabo la muestra de premiados de los tres festivales realizados durante el año por el INBA, con un total de 22 espectáculos y la obra de Francisco Fe Álvarez: Esta cosa de vivir, dirigida por Lya Engel.

En este mismo Centro se verificó, bajo la dirección de Luisa Josefina, Hernández, un curso monográfico de composición dramática.

Festivales

Los premiados en el Festival de Primavera (para obras inéditas de autores mexicanos) fueron: Julio Castillo, como actor; Benjamín Villanueva, como escenógrafo; Jorge Esma, como autor y director; Eduardo Rodríguez Solís y Wilebaldo López, como autores.

En el Festival de Verano (dedicado a Luigi Pirandello) resultaron premiados: el Grupo de la Sociedad Dante Alighieri; Farnesio de Bernal y Mariano Leyva, como actores; Abraham Oceransky, como director, y Adam Guevara, como escenógrafo.

En el Festival de Otoño, los premiados fueron: Sergio Leal, como escenógrafo; Armando de León, como actor; Sergio García Treviño, como director, y el Grupo Teatral Universitario de Monterrey, N. L.

Teatro trashumante. En diversas plazuelas y jardines se llevaron a cabo seis obras dirigidas por cinco directores diferentes: El cerro de los jumiles, de Gloria Salas de Calderón (dirigiendo Alejandro Bichir); Baile y cochino, de José T. Cuéllar (dirigiendo Mario del Razo); Pollo, mitotes y casorio, de Román Calvo y La fábula del oso, de Enrique González (ambas dirigidas por Jaime Cortés); El juego de los arreboles, de Vicente T. Mendoza (dirigiendo Adam Guevara), y Los compadres, de Román Calvo (dirigiendo Hugo Galarza).

Sala Villaurrutia. Poca actividad tuvo ese año la Sala Villaurrutia, que sólo presentó –que yo recuerde– una muy plausible interpretación de los alumnos de la Escuela de Arte Teatral del INBA, de la comedia de Molière: Anfitrión, bajo la dirección de André Moreau.

OPIC. Además del INBA otros organismos participaron en el movimiento teatral. El OPIC fue uno de ellos. Muchos fueron los espectáculos presentados en los dos teatros del Organismo de Promoción Internacional de Cultura, tanto en reposición, como en estreno. Entre ellos destacamos: El gorila, de Kafka; El diario de un loco, de Gógol, y El ensueño, de Strindberg, todas en versión teatral y dirección de Alexandro. También dirigidas por Alexandro Jodorowsky, vimos Fando y Lis, de Fernando Arrabal, Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín, de García Lorca; Enanos, de Alfonso Pallares; un Drama pop y otro de marionetas, Manos Arriba, ambas del propio Alexandro. En reposición, se presentó El principito, de Saint-Exupéry, bajo la dirección de Virgilio Mariel.

IMSS. Los teatros del Seguro Social, funcionando bajo diversas compañías, presentaron fundamentalmente 3espectáculos, el mejor de ellos fue La noche de los asesinos, de José Triana, bajo la dirección llena de aciertos de Juan José Gurrola, con la actuación de tres magníficos actores: Roberto Dumont, Beatriz Sheridan y Marta Verduzco, y una excelente escenografía de José Luis Cuevas.

Las otras dos obras presentadas por el IMSS en el Teatro Hidalgo, fueron La reina de los rebeldes y La rueda de la fortuna.

En estos días se acaba de estrenar otra obra de Hugo Argüelles, en el Teatro Tepeyac: Concierto para guillotina y cuarenta cabezas.

Otros teatros

Entre los teatros que están haciendo una labor que merece reconocimiento cuentan el Centro Cultural Coyoacán, y el Teatro de México. Este grupo, además de sus espectáculos en el Museo Nacional del Virreinato, de Tepotzotlán, tuvo el acierto de hacer reaparecer en escena a María Douglas, en un espectáculo de alto valor artístico, bajo la dirección de Miguel Sabido.