FICHA TÉCNICA



Título obra El rey se muere

Autoría Eugène Ionesco

Dirección Jacques Mauclair

Elenco Jacques Mauclair, Tsilla Chelton, Eugène Marrel, Marcel Cuvelier, Thérése Quentin y Marcel Champel

Escenografía Jacques Noël

Música Georges Delerue

Vestuario Jacques Noël

Grupos y compañías Compañía de Jacques Mauclair

Espacios teatrales Teatro Julio Jiménez Rueda

Notas Comparación entre dos montajes de Alejandro Jodorowsky y Jaques Mauclair de la obra El rey se muere de Ionesco

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral. El rey se muere”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 14 julio 1968, p. 4.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

El rey se muere

Mara Reyes

Teatro Jiménez Rueda. Autor, Ionesco. Compañía de Jacques Mauclair. Dirección de Jacques Mauclair. Decorado y trajes, Jacques Noël. Música, Georges Delerue. Reparto: Jacques Mauclair, Tsilla Chelton, Eugène Marrel, Marcel Cuvelier, Thérése Quentin y Marcel Champel. Estreno: 3 de julio de 1968.

Todo un acontecimiento en el ámbito teatral, ha sido la llegada a México de Eugène Ionesco, y la presentación de tres de sus obras: El rey se muere, Las sillas y La lección, por la compañía francesa de Jacques Mauclair. Compañía que cuenta con un repertorio de 29 obras, todas dirigidas por Mauclair y entre las que figuran obras de Molière, Pirandello, Dostoievski (en adaptación de Mauclair), Adamov, Chejov, Brecht, Giraudoux, Shakespeare, Lorca, Shehadé, Claude Magnier, Miguel Mihura, Pierre Gasear,Labiche y, por supuesto, Ionesco y el propio Mauclair, quien también es autor.

La posibilidad de comparar alimentó aún más la expectación en nuestra capital, dado que las tres obras que trae la compañía, han sido ya montadas en México, y las tres, fueron dirigidas por el más discutido de nuestros directores: Alexandro Jodorowsky.

El enfoque que hace de El rey se muere Jacques Mauclair, es totalmente diferente del de Alexandro. Y la diferencia se hace patente desde el momento en que se abre el telón y aparece la escenografía de Jacques Noël. La acción, que en la visión de Leonora Carrington (creadora de la escenografía en el montaje de Alexandro), sucedía bajo la mirada de unos buitres que oteaban ese mundo en descomposición, se desarrolla, según el punto de vista de Jacques Noël, en las alturas de una especie de catedral. Y al fondo, en vez de la esfera móvil de Leonora, el estatismo de unos vitrales. Esta diferencia escenográfica señala de manera determinante la distinta actitud con que fue abordada la obra. En la versión de Alexandro, todo dependía del movimiento. En la de Mauclair, todo se desenvuelve dentro de un mundo quieto y dogmático. De ahí que, por ejemplo, en la escena del corazón, lo que para Alexandro fue un latido que hacia convulsionarse todo el escenario, para Mauclair, fuera una palpitación invisible, que sólo se dejaba presentir a través del sonido. Y que los momentos en que se escucha el retumbar de ese mundo que se desmorona, fueran resueltos por Alexandro a través de luces y desplazamientos de los actores; y por Mauclair, en cambio, a través de composiciones de rigidez escultórica.

Para Alexandro, el rey Berenger es la angustia y a la vez la parodia de esa angustia. La tragedia del rey que se enfrenta a la muerte, se desploma en el ridículo. Para Mauclair, Berenger no se burla de sí mismo, por lo contrario, busca lo sublime. La tragedia planteada por Mauclair se redime con la elevación. La planteada por Alexandro, se libera al tocar la cima. Es por eso, que al final, al encuentro con la muerte, el Berenger de Alexandro, sonríe de cara a la Libertad. Y el Berenger, de Mauclair, queda encerrado en un hermetismo beatífico.

Los seis actores que toman parte en la representación son excelentes. El estilo de su actuación es homogéneo y saben servirse de los efectos, sin que se note que son efectos. Conocen el arte de proyectar ese tipo de chiste ionesquiano, de trascendencia dolorosa, que hace tan particular el teatro de este autor. Saben crecerse y disminuirse, según quien lleve la melodía. Es una compañía que posee abundancia de recursos y que constituye un conjunto armónico en el que todas las partes están al servicio del arte.