FICHA TÉCNICA



Título obra Novia de trapo

Autoría Sylvia Mejía

Dirección Manuel Bauche Alcalde

Elenco Sylvia Mejía, Thelma Dorantes, Helena Sáenz, Olga Romero

Notas de elenco NULL

Espacios teatrales Foro de la Librería Gandhi

Referencia Malkah Rabell, “Se alza el telón. Novia de trapo en la librería Gandhi” en El Día, 13 octubre 1986, p. 17




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

Novia de trapo en la librería Gandhi

Malkah Rabell

La obra de Sylvia Mejía, La novia de trapo, no es su primera excursión al dominio de la dramaturgia. No obstante se nota aún lo novel. Sin duda tiene gran facilidad para el diálogo, que es ameno y fluido, posee sentido del humor y sabe hacer reír al público con escenas sencillas, de gran economía de medios. El auditorio no se aburre ni un instante. En cambio de lo que peca es de falta de misterio y hondura psicológica. Su acción gira en torno de lo ya sabido hasta la saciedad de la vida matrimonial, de la incomprensión entre marido y mujer, y en general de los problemas de la mujer de clase media. Tal vez lo más complicado de su producción escénica sea la existencia de un teatro dentro de otro teatro, casi de dos representaciones a la vez, interrumpidas por ensayos, a menudo reiniciados para buscar nuevos efectos. Creo que Sylvia Mejía tiene capacidad para la dramaturgia, que ya encontró la técnica escénica, y sólo le falta buscar un tema, un argumento algo más profundo, con verdades más subyacentes, con protagonistas más estudiados, psíquicamente más hondos, dejando de lado los lugares comunes que actualmente abundan y son su máxima falla. El propio título señala un deseo de búsqueda asaz inútil.

También Sylvia Mejía es actriz y desempeña el papel de la primera figura con bastante mayor madurez que el de autora. En esta comedia de un acto, la acompañan otras tres actrices: Thelma Dorantes, muy joven y guapa que en un papel juega con los dos sexos, es a veces mujer, y otras veces hombre con bastante acierto. Helena Sáenz y Olga Romero, en papeles menores, complementan el reparto.

Director y productor, Manuel Bauche Alcalde, supo darle a esta Novia de trapo un ritmo muy ágil. Las cuatro actrices estaban manejadas con mucha disciplina, lo que daba a toda la representación una gran fluidez. La claridad de las dicciones era patrimonio de todas las intérpretes y bajo la hábil dirección todas demostraban temperamento. Manuel Bauche trabaja por lo general con sus alumnos, en su mayoría mujeres, y la comedia de Sylvia Mejía le vino como anillo al dedo, con sus cuatro figuras femeninas.

Representada la obra en la Librería Gandhi, el ambiente resulta muy simpático con sus numerosos lectores que deambulan de un lado a otro, en busca de alguna novedad o de un volumen desde mucho desaparecido. La Gandhi se me hace una de las librerías más originales de nuestra ciudad, con sus montañas de libros amontonados a todo lo largo y a todo lo ancho de las salas. Dudo que un lector pueda sentarse a leer en este ambiente ruidoso y alegre, donde se puede encontrar a los más extraños personajes, y a veces hasta famosas personalidades. En cambio el lector puede instalarse con un libro en la cafetería del primer piso, tomar café con pasteles y observar a la gente en su derredor. También tiene la librería una preciosa sala de espectáculos bastante amplia, donde caben 120 espectadores. Lástima que el público lector no asoma a la sala teatral, tal vez por falta de promoción.