FICHA TÉCNICA



Notas Balance semanal del teatro en México con puestas en escena internacionales.

Referencia Malkah Rabell, “Se alza el telón. Semana de espectáculos” en El Día, 12 noviembre 1984, p. 22




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

Semana de espectáculos

Malkah Rabell

Fue una semana extraña, de espectáculos poco comunes, novedosos. No a todos pude asistir, por la imposibilidad de multiplicarme. Y aunque todos los días iba a otro teatro, sólo voy a elegir tres para mencionar, porque casi todos ellos únicamente se presentaron durante un día no más.

Clausura del Festival Internacional Amateur

Con el mismo entusiasmo desbordante con el cual el Festival Internacional de Teatro Amateur se inició en México, el día 28 de octubre, con la presentación de la URSS, de Finlandia y de México, en el teatro Hidalgo, con igual o aún más delirante entusiasmo se clausuró el domingo 4 de noviembre, con la asistencia en el escenario de grupos mexicano, belga y japonés.

Y este entusiasmo es, quizá, lo más extraordinario y misterioso de este acontecimiento. Los gritos, la alegría, los aplausos, este especie de delirio, no pudo haber sido tan sólo causado por las obras. ¡Entusiasmo que desbordaba en especial ante las obras nacionales, ante los grupos mexicanos! Fue –estoy convencida de ello– debido al hecho de la existencia misma de esta muy amplia organización de Teatro Amateur en México. Todos estos jóvenes y adultos de las más diversas clases sociales, que se han adherido a este movimiento dirigido y encabezado por el Ing. Francisco Peredo, han encontrado una nueva razón de vida, una nueva causa para su existencia. Tal como tanta gente, especialmente los obreros, cuando se adhieren a un partido político, encuentran que su vida ha dejado de ser gris e indiferente. Todos estos jóvenes y adultos que el domingo 4 de noviembre despedían con gritos, risas y aplausos al último espectáculo del festival, tal vez inconscientemente, saludaban la iniciación de una nueva vida para ello. Una nueva vida dedicada a la amistad, a las actividades artísticas, a una existencia en común, y a nuevos conocimientos a través de un teatro no profesional, a través de un teatro de amateurs.

Grupo de danza de Israel en el Bellas Artes

Asistí en el Bellas Artes al espectáculo de este grupo de danza de Israel –que también se presentó en el Festival Cervantino de Guanajuato con mucho éxito-, por razones que juzgué humanitarias. Porque en torno de este conjunto el rumor decía que siete de sus componentes son sordomudos de nacimiento. Fui a verlos por una razón extra-artístico, ajena al arte, y... quedé apasionadamente prendada de este grupo, de estos bailarines precisamente por su perfección artística. Con sus largos brazos, con sus largas piernas, que parecían hechas como a propósito para movimientos especiales, para una danza especial.

No, no bailaban desnudos. Bailaban en mallas. Pero estas mallas se pegaban al cuerpo con tal completo amor, que parecían desnudos.Tampoco sus cuerpos eran perfectos. Ni mucho menos. Pero se antojaban hechos de un material elástico, que se transformaban ya en unas, ya en otras manifestaciones. Cada uno de sus músculos se tendrán hacia el infinito. Han presentado tres danzas, tres ballets, y no los puedo recordar por separado En mi memoria estas tres danzas se aunan: Un hombre entre paredes; Reminiscencias; y Voces, forman en mi recuerdo como una sola unidad, y no logro separarlos. Tal vez el segundo "capítulo", la segunda danza, que más bien debía llamarse Jerusalén, fue la más clara, la menos abstracta. Esta segunda danza se basa en las tres religiones que se encuentran en esta ciudad: judía, árabe y católica. Aunque el muy joven coreógrafo, y a fa vez director y fundador del grupo, Moshe Efrasti, reunía constantemente los símbolos de las tres religiones en una danza única, en una danza fraternal.

Fuera de la danza lo que más llamaba la atención fue la música, que para El hombre entre paredes pertenecía a Shostakovitz y a Bashevitz, que imponía a la danza una especial melancolía. En tanto en Reminiscencia la música era de Schnebel y J.S. Bach.

En Guanajuato, se llegó a considerar a este grupo dancístico como una de las mejores manifestaciones artísticas del festival. Lo que al ver el espectáculo no fue nada difícil de comprender.

Odin Teatret

También hemos tenido la oportunidad de ver por primera vez en México, al famoso Odin Teatret de Dinamarca, dirigido por Eugenio Barba. quien ya estuvo en México, creo que al principio del presente año, o tal vez el año pasado. En aquella oportunidad Eugenio Barba aprovechó las pocas horas de su presencia en México para ofrecer una estupenda conferencia en español.

Actualmente llegó con su grupo de actores, quienes ofrecieron dos manifestaciones diferentes de actuación: Cenizas, obra dramática hablada, que no pude ver porque no me enteré, y Milliónen, que lleva como subtítulo: Comedia Musical Autobiográfica, a la que sí asistí en el Teatro del Bosque. Lo que me parece como una sola faceta del arte de esta compañía famosa sobre todo por sus espectáculos en la calle.

Millionen, título de fantasía, que en realidad no significa nada, nos dio la imagen de su increíble técnica corporal, que a cada uno de sus intérpretes lleva por los más diversos caminos musicales, desde el baile hasta la acrobacia: desde la máscara balí, hasta el rostro completamente desnudo.

Ojalá pudiéramos presenciar otra vez su espectáculo hablado: Cenizas, que agrega otra dimensión al arte corporal de este grupo, la dimensión dramática de la voz, que, creo, es indispensable para la comprensión total de este joven y original teatro: el Odin.