FICHA TÉCNICA



Notas Inauguración del Festival Internacional de Teatro Amateur, organizado por el Instituto Nacional de Bellas Artes y el Centro de Teatro Amateur

Referencia Malkah Rabell, “Se alza el telón. Se inauguró el Festival Internacional de Teatro Amateur” en El Día, 31 octubre 1984, p. 22




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

Se inauguró el Festival Internacional de Teatro Amateur

Malkah Rabell

Con un público entusiasta que llenaba no sólo la sala del teatro Hidalgo, sino la calle, sin poder entrar por falta de cupo, se inauguró el domingo 28 de octubre, por primera vez en nuestro país y en nuestra metrópoli, un Festival Internacional de Teatro Amateur, organizado por el Bellas Artes en conjunto con el Centro de Teatro Amateur de México.

Festival en el cual participan tanto los ochos grupos nacionales elegidos durante un concurso selectivo entre 24 grupos nacionales participantes, como diversas compañías invitadas de otros países: Finlandia, URSS, Bulgaria. Alemania Federal, Bélgica y el Japón. En tanto los Estados Unidos se excusaron a último momento, cuando todo el material de propaganda ya estaba impreso y distribuido.

Amateur, palabra francesa que ya se hizo internacional, señala a toda clase de artistas (o deportistas) entregados a su arte por gusto, por amor, y no por razones económicas. Durante muchos años esta clase de grupos teatrales se llamaban: "experimentales". Lo que provocaba no poco equívocos, y muchas discusiones a menudo bastante envenenadas. Los profesionales aseguraban que todo teatro y todo actor que se respeta, son "experimentales". ¡Todo arte experimental! Y los "experimentales" aseguraban que son infinitamente más profesionales que sus colegas preocupados únicamente por la taquilla. Y los llamaban (todavía los llaman) "Comerciales", con un soberbio desprecio. Nada irrita tanto a los "experimentales" como la palabra "aficionado". Y a su vez, nada saca tanto de quicio a los profesionales como la expresión: "comerciales", aunque sólo responden con un irónico silencio.

Parece que la palabra "amateur" y sobre todo el prestigio de las organizaciones internacionales que agrupan a tales conjuntos del mundo entero, y por lo tanto también los grupos mexicanos ya reunidos en un Centro Nacional, por cierto muy disciplinado y encabezado por el Arq. Francisco Pinado, ha dado una nueva dignidad y un nuevo orgullo a los militantes de las filas del "amateurismo".

En la inauguración del festival, después que tomaran la palabra tanto el director de escena y jefe del Departamento del Teatro de Bellas Artes, el maestro José Solé, y luego algunos otros directivos del movimiento "amateurista" en México, se representaron én el escenario de el Hidalgo, tres obras: México con la pieza en dos actos de Francisco Peredo: El gran panteón de los perniciosos; Finlandia con Escritorio escolar, que carece de nombre de un dramaturgo, y que se me antoja un trabajo colectivo; y la URSS cerró la inauguración con el grupo georgiano en la comedia de Nadar Dubarze: Yo, la abuela, ilikó e ilarión, del Teatro Popular de Zestafoni. Es ya la tercera vez que una compañía georgina se presenta en nuestro país. Las dos veces anteriores fue en Guanajuato, durante el Festival Cervantino, un grupo con El círculo de tiza de Bertold Brecht, y el otro con la tragedia shakespeariana, Ricardo III.

En cuanto a la obra de Francisco Pinedo, que fue la primera en montar al escenario la noche de la inauguración del Festival, trátase de un collage, una dramatización de las obras gráficas de José Guadalupe Posada. Para dar una idea aproximada de lo que pretendió el autor, me parece que lo mejor es citar las palabras del programa de mano, éste de una especial originalidad al reproducir como un periódico popular con una infinidad de calaveras: "El teatro 'Cuevas' presenta El panteón de los perniciosos –dice el programa– como una exaltación a José Guadalupe Posada (1852-1913) símbolo de mexicanidad. Genial y modesto grabador, que criticó y satirizó sobre todo a los seres perniciosos de allá y de acá; lo retomamos simbólicamente, recreamos sus grabados de ayer y creamos los grabados de hoy, tratando 'verlos' como Posada."

El autor de este espectáculo recurrió, tal vez con exceso, a reproducir las "calaveras" de ayer y las de hoy. Algunas escenas actuales resultaban especialmente divertidas. Como por ejemplo el interior de un camión atascado de gente que a menudo sube no sólo cuando ya no hay dónde moverse, sino que aun carga bultos; paquetes y hasta instrumentos horizontales, que molestan a todo el mundo. Tampoco falta la famosa crítica a la televisión. Los graciosos episodios eran tan numerosos que resulta imposible recordarlos todos. Con esta primera representación, el público se mostró tan entusiasmado, que de pie, no dejó de aplaudir durante casi 20 minutos.

En cuanto al grupo finlandés, formado por ocho actrices muy jóvenes que –creo– trataban de presentarnos una escuela de niñas, dominadas y oprimidas por una maestra dictatorial e incomprensiva, basaban su interpretación en técnica corporal, la que resultaba más fácil de comprender para quienes ignoramos el idioma finlandés, la corta representación sobre todo se destacó por su disciplina y auténtica belleza. Cada gesto, cada movimiento resultaba medido y perfecto.

Por fin, después de cuatro horas de espectáculo teatral, le llegó el turno a los actores georgianos, conjunto mucho más maduro y más adulto artísticamente que los demás grupos. El tema resultaba fácil de comprender, ya que nos dieron un programa con las debidas explicaciones. Pero los largos parlamentos en georgiano se nos escapaban, y a meces la representación cansaba, aunque contaba con actores que más bien parecían profesionales de larga fecha. También ellos recibieron cálidos aplausos, aunque nada comparativos a la ovación merecida con la comedia mexicana: El gran panteón de los perniciosos."

Durante toda la semana el Festival seguirá en el teatro Hidalgo. Las entradas son libres y cada día, a partir de las 18 horas; los interesados en el teatro podrán presenciar tres obras de distintos paises y también mexicanos.