FICHA TÉCNICA



Título obra La Loba

Notas de Título Three Little Foxies / título en el idioma original

Autoría Lilian Hellman

Dirección Juan Ibáñez

Elenco Sergio Bustamante, Carlos Cámara, Pilar Pellicer, Guillermo Murray, Luz Maria Jerez, Marta Zamora

Espacios teatrales Teatro Julio Prieto

Referencia Malkah Rabell, “Se alza el telón. La Loba: excelente drama social” en El Día, 30 abril 1984, p. 26




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

La Loba: excelente drama social

Malkah Rabell

Drama del dinero y del odio, en el trágico sur donde después de la guerra civil, la "aristocracia" terrateniente y esclavista se halla en plena decadencia, y surge, y se enriquece una nueva burguesía industrial y comercial. Historia de una familia sureña de nuevo cuño, los Hubbard, para quienes el dinero lo es todo, su único deseo, su único sueño, su única ambición. Y para enriquecerse, esos tres hermanos, Benjamín, Óscar y Regina, no se detienen ante nada, destrozando la vida de los demás y hasta las suyas. Para los Hubbard el amor no existe, ni fraternal ni erótico. Apenas si un leve destello de ternura une a la tía Birdie, hija de una familia antigua y tradicional, a su sobrina Alejandra, en tanto ni siquiera siente amor por su propio hijo. Leo, un muchacho de nula inteligencia, manipulado por su padre y su tío. La familia Hubbard es como un microcosmos de la sociedad sureña de la postguerra civil. Y no es sólo una obra social, lo es también psicológica.

Drama de la conocida escritora norteamericana, Lilian Hellman, fue estrenado en Broadway, en 1939, y hace unas décadas fue llevado a la pantalla donde obtuvo un gran éxito, con Betty Davis en el personaje protagónico de Regina. Hoy, bajo la dirección de Juan Ibáñez, en el teatro Julio Prieto, vuelve a adquirir actualidad e interés para un público nuevo, tanto por su conflicto dramático, como por su montaje. En el reparto figuran excelentes actores: Sergio Bustamante en el papel del hermano mayor, Benjamín, el más cínico de los tres zorrillos (The Littles Foxes, como reza el título original); un personaje que no deja de tener ciertos rasgos humorísticos, pese a su completa inescrupulosidad. Es quizá uno de las mejores caracterizaciones de Bustamante en los últimos tiempos. El segundo hermano, Óscar, interpretado por Carlos Cámara, casado con Birdie, tiene mucho menos capacidad mercantil, y si se ha casado con una "aristócrata" venida a menos, no fue por amor, sino por el algodón que producía su padre. Al lado de Benjamín, Óscar es casi un fracasado y le hace pagar muy caro a su esposa ese matrimojo por intereses. ¡Como si un hombre como Óscar desprovisto de todo sentimiento cálido fuera capaz de amar! Ni siquiera su hijo, Leo le merece el menor cariño, dispuesto a venderlo como un saco de algodón, al mejor postor. Entre esas dos vaciedades, la del padre, frío e indiferente a todo lo que no es dinero, y la de su madre, que busca consuelo en la bebida, el hijo crece tan vacío como sus progenitores, además de estúpido. En el papel de Óscar, Carlos Cámara crea un personaje antipático sin necesidad de recurrir a exageraciones. Supo imponerle a su protagonizado una constante naturalidad con el arte de un verdadero actor. En el papel de la hermana, Regina, la tercera de la troyka, Pilar Pellicer, no recurrió a las extravagancias de Betty Davis en ese papel en realidad no muy importante, pero supo sacarle toda la savia posible, y se hizo aplaudir entusiastamente como la Loba, cuya maldad es un elemento introspectivo de una mujer mala por naturaleza y por educación. Una mujer que desprecia toda bondad y generosidad como rasgos de un carácter débil. Debilidad que desprecia en su propio marido, Horacio, interpretado por Guillermo Murray, cuya larga carrera cinematográfica y televisiva, pesa bastante sobre su libre desenvolvimiento en un escenario teatral.

En los papeles menos importantes sólo se hizo notar la joven actriz Luz María Jerez, como la hija Alejandra, creo que en una de sus primeras intervenciones teatrales, una joven que llama la atención y no deja de ser una revelación.

En el papel de Birdie, Marta Zamora merece una mención muy especial por su manera tan dolorosa y desgarradora de crear el carácter de la desdichada sureña, que abandonó su clase social, sin ser aceptada por la de su marido, y aún menos por su familia. Un cero a la izquierda, que arrastra una vida casi vegetal, entre gente que la ignora y margina. ¡Excelente actuación!

En cuanto a la dirección, Juan lbáñez se había alejado del escenario desde bastantes años. En sus inicios fue una brillante promesa, a quien se debía el premio que en Francia obtuvo el grupo universitario mexicano por la representación de la obra de Valle Inclán: Las divinas palabras. En los últimos años, volvió al escenario con algunos montajes infantiles, muy originales, como Juego mágico, mucho más del agrado de los padres que de los niños. En La Loba, recupera toda su fuerza dramática, su dirección de actores y de elementos escénicos como la escenografía, ofrece un espectáculo que mantiene en tensión al público e interesa desde el principio hasta el final.