FICHA TÉCNICA



Título obra El burgués gentilhombre

Autoría Jean-Baptiste Poquelin Molière

Elenco Guillermo Orea, Carlos Monden, Luis Gimeno, Mercedes Pascual, Queta Lavat, Álvaro Carcaño, Roberto Rivero Farnesio de Bernal, Mary Carmen Vela

Espacios teatrales Teatro Xola

Notas Luis Gimeno puede ser Luis Jimeno

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 9 mayo 1965, pp. 4 y 8.




Título obra Las manos de Dios

Autoría Carlos Solórzano

Notas de dirección Jesús Zaragoza / director técnico

Grupos y compañías Sociedad de Amigos del Teatro de Uruapan, adherida al INBA

Espacios teatrales Escenario natural de La Hatapera, Michoacán

Notas Boletín de información

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 9 mayo 1965, pp. 4 y 8.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO 2

imagen facsimilar

imagen facsimilar 2

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

[El burgués gentilhombre]

Mara Reyes

El burgués gentilhombre. Teatro Xola. Autor, Molière. Reparto: Guillermo Orea, Carlos Monden, Luis Gimeno, Mercedes Pascual, Queta Lavat, Álvaro Carcaño, Roberto Rivero Farnesio de Bernal, Mari Carmen Vela, etc.

Ya en labor conjunta, la Secretaría de Educación Pública y el Instituto Mexicano del Seguro Social han estrenado en el teatro Xola El burgués gentilhombre de Molière, obra que ya va para los tres siglos de edad (la première tuvo lugar el año 1670 en el castillo de Chambord) y que naciera de la pluma de este autor insigne, por el encargo que el rey Luis XIV le hiciera de poner en escena las modernas danzas turcas. Molière tomó pues como pretexto tales danzas para confeccionar una comedia en la que satirizó aquel sector de la burguesía que deslumbrado por la fastuosidad con que vivía la gente de la corte pretendía apartarse de su clase social imitando burdamente a la aristocracia, una aristocracia que entraba en decadencia por su conducta parasitaria.

Es curioso observar que la comedia que va ridiculizando una a una las actitudes del burgués que deseaba tan ardientemente haber nacido gentilhombre que hubiera estado dispuesto a dar dos dedos de una mano por ello. Desde el momento en que aparece la mascarada del “Gran Turco” pierde su pureza cómica y se acerca tan peligrosamente a lo grotesco que sólo un genio como Molière podía quedar a salvo del desastre. Fue precisamente el requerimiento del rey Luis XIV lo que hizo a Molière perder la nitidez del dibujo de sus tipos. Es de imaginarse ¡cuánto debe haber protestado interiormente por tener que poner el arte al servicio de un capricho del rey!

La representación en el Xola tiene aciertos muy valederos, la comicidad fue llevada por el director dentro de un tono de farsa que se acomodara más a la bufonería de los dos últimos actos (la obra original tiene cinco actos, pero para esta representación se hizo un solo corte quedando dividida en sólo dos actos) que a la menos exagerada de los tres primeros. Con ello logró el director que la mascarada del hijo del “Gran Turco” resultara más coherente y menos extraña a la obra.

La vis cómica de Guillermo Orea se pone nuevamente de manifiesto, la versatilidad de este actor, que tanto encarna a un personaje cómico de Molière, como a un cardenal de los que aparecen en Becket o el honor de Dios de Anouilh, o que a un personaje eminentemente dramático como el de Tchin-Tchin de Billetdoux, es asombrosa. Al comentario que se ha hecho de que repite sus recursos, podría replicarse que si esos recursos, aunque repetidos, sirven para diversos fines y están correctamente empleados ¡qué importa que los repita! por otra parte ¿quién es aquel que no repite sus recursos en un momento dado a lo largo de una prolífica carrera artística?

En general todo el reparto, que es numerosísimo, realiza una labor sumamente estimable. Sobresalen Carlos Monden, Mercedes Pascual, Luis Gimeno, Roberto Rivero, Farnesio de Bernal, Álvaro Carcaño, Queta Lavat, Mari Carmen Vela y otros como la actriz que encarna a Nicolasa y el actor todavía un poco verde pero que se advierte susceptible de pronta maduración que interpreta a Cleonte. Desgraciadamente la carencia de programas (durante los primeros días de estrenada la obra) me impidió conocer el nombre del director, del escenógrafo y de algunos de los actores, cantores y del cuerpo de ballet.

Uruapan

La Sociedad de Amigos del [p. 8] Teatro de Uruapan me ha enviado un “Boletín de Información” que me parece interesante para los lectores ya que muestra la inquietud de nuestra provincia por realizar una labor artística digna y que amerita todo nuestro estímulo ya que pugna por una elevación cultural de nuestro pueblo.

“La Sociedad Amigos del Teatro, adherida al INBA lleva funcionando en esta ciudad de Uruapan cuatro años sin recibir ninguna ayuda económica de ninguna organización oficial ni particular. En estos cuatro años nuestra única meta ha sido llevar cultura al pueblo. En nuestra carrera hemos llevado varias obras a escena, entre otras: un recital de poesía michoacana contemporánea, La barca sin pescador de Alejandro Casona, Así rodaron las lágrimas y Tormenta de odio de Jesús Zaragoza, nuestro director técnico; Nosotros somos Dios y Nota roja de Wilberto Cantón; Los desarraigados de Humberto Robles Arenas; Los fantoches de Carlos Solórzano; El reloj y la cuna de Sergio Magaña; Los duendes de Luisa Josefina Hernández; Un país feliz de Maruxa Vilalta; La ventana de Federico S. Inclán; La madre y el muro de Pablo Salinas Pérez; Al fin mujer de Lázaro y Carlos Lozano García, etc.

“Hemos llegado a la fecha a un punto culminante en nuestro historial artístico al poder presentar para el día 29 de abril, en adaptación a teatro de masas, Las manos de Dios de Carlos Solórzano, en el maravilloso escenario natural de nuestra Hatapera. En la representación de esta obra intervienen cerca de cien actores de los cuales la mayoría son de las comunidades indígenas cercanas a esta población, con las cuales nos ha sido posible contar gracias a la labor desarrollada por el Instituto Nacional Indigenista, Centro Coordinador de la Región Tarasca con sede en esta ciudad de Uruapan, del cual es director el antropólogo y profesor Isidro Rojas”.