FICHA TÉCNICA



Título obra El huevo de pascua

Autoría Gerard Poiret

Dirección Manolo García

Elenco Chela Nájera, Ada , Marga López, Juan Luis Gallardo, Anabelle Ferreira, Abraham Stavans

Música Alicia Urreta

Referencia Malkah Rabell, “Se alza el telón. El huevo de pascua” en El Día, 21 mayo 1982, p. 23




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

El huevo de pascua

Malkah Rabell

Un vaudevill francés, aunque sin canciones, de un autor, Gerard Poiret. cuyo nombre me resulta desconocido. malísimamente adaptado a México. mejor dicho adaptado sin razón alguna. ¿Desde cuando una familia de comerciantes y una prostituta en México se preocupan por el clasicismo del siglo XVII, por Corneille y Racine? Tampoco se preocupan por tales problemas en Francia los ajenos a la especialidad. Pero la mayoría del pueblo ha oído tales temas y los han aprendido en la escuela primaria, que es obligatoria en Francia (obligatoria de verdad) y donde se enseña la época del Rey Sol. Todo niño francés sabe de memoria las fábulas de La Fontaine, como todo niño mexicano sabe cantan las canciones de Cri-Crí. Tampoco creo que un marido mexicano se preocupe tanto por inventar mentiras por docena para disculparse ante la esposa "legítima" si ésta lo encuentra con una joven amante, o en vías de serlo, hasta llegar a pretender que su acompañante es su hija. Y esta descabellada historia, que da lugar a más y más descabelladas mentiras, es todo el argumento de este Huevo de pascua.

Además de ser pésima la adaptación. o simplemente inútil, tampoco resultaba mucho mejor la dirección de Manolo García, que pretende ser el mejor, el más novedoso director de México. En el papel de la esposa, Marga López parecía la abuelita de su cónyuge, Juan Luis Gallardo. A éste su acento mezcla de español de la península ibérica con el español de algún país del Cono Sur, hacía incomprensible la mayor parte de sus parlamentos, además de su bajo volumen de voz que los hacía llegar sólo en parte al público en este teatro que tiene mala acústica. Anabelle Ferreira como la pretendida hija del protagonista, probablemente una prostituta, es joven, bonita y bastante capaz. creo que con el tiempo llegará a ser una buena actriz, pero actualmente aún le falta bastante para serlo. En cambio Abraham Stavans, que sí es un excelente actor de carácter. en el papel del rico Sr. Kaplan. carecía por completo de oportunidad para lucirse y crear un personaje, Empecé a divertirme un poco cuando apareció en el escenario Chela Nájera que tuvo que recurrir a todos sus conocimientos histriónicos, que son muchos, para despertar de su apatía a parte del público, en tanto la otra parte seguía carcajeándose y aplaudiendo entusiasmada. Probablemente el único personaje que despertó la simpatía y la risa de todo el mundo fue la sirvienta interpretada por Ada Carrasco. Ya sea situada la acción en México o en Francia como lo exige el original, el personaje de la mucama con sus exageradas pretensiones y sus imposiciones a la dueña de la casa. resultaba familiar a los espectadores y despertaba su risa por reflejar una situación ya actualizada también en México, aunque hace años tan sólo era conocida en los países industrializados. Ada Carrasco, con su traje sastre como una maestra de escuela resultaba de lo más graciosa.

En el campo de la escenografía me parece que David Antón se empeña en dar una imagen de clases sociales de mal gusto, desde la burguesía francesa del siglo XVII, con su mala imitación de Versalles, como hizo en Tartufo, hasta cualquier burguesía del mapa en otras épocas. Y en el presente caso no volvemos a encontrar con un decorado detestable, con paredes de un rojo chillón que despertaba en el espectador instintos taurinos con cortinas aún más rojas. que declaraba la guerra al resto de la escenografía.

Por otra parte quisiera saber a qué se debe el título de Huevo de pascua cuando en el transcurso de la comedia sólo en un breve instante la durante tantos años encantadora intérprete Marga López inapropiada para el papel de la esposa inteligente dispuesta abandonar al marido por una ligera aventura de éste cuando ella se fue de viaje. recuerda que en su infancia le gustaba mucho los huevos de Pascual.

Pero debo admitir, aunque a mi no me divirtió esta comedia francesa. parece que gustó mucho a la mayoría del público que se divertía con muchas ganas y no dejaba de aplaudir tanto cada final de acto como la aparición de sus actores preferidos.