FICHA TÉCNICA



Título obra Réquiem por una esperanza

Autoría Jorge Galván

Dirección Héctor del Puerto

Elenco Magda Vizcaíno, Teresa Valenzuela, Esperanza César, Bedelía Encarnación; Gabriel Fragoso, Miguel Loaiza, Antonio Algarra

Grupos y compañías Egresados de la Escuela de Arte Teatral del INBA

Espacios teatrales Galería de la UAM

Eventos Tercer Ciclo de Lecturas de Nueva Dramaturgia organizada por la UAM

Referencia Malkah Rabell, “Se alza el telón. Lectura del lunes en la UAM: Jorge Galván” en El Día, 19 abril 1982, p. 24




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

Lectura del lunes en la UAM: Jorge Galván

Malkah Rabell

La Universidad Autónoma Metropolitana ya lleva a cabo su Tercer Ciclo de Lecturas de Nueva Dramaturgia Mexicana. Tanto por sus diversos foros en forma de espectáculo, como por sus ciclos lectivos de los lunes, ya pasó lo mejor que presenta la dramaturgia nacional de los últimos años. El lunes 12 del presente, en la Galería de la UAM, donde suelen hacerse reuniones, conferencias y lecturas, se presentó la lectura de la obra: Réquiem por una esperanza, del multifacético hombre de teatro, Jorge Galván. Este último es director de escena, director de cámaras de televisión, escenógrafo, actor y promotor de teatro. Ha luchado por una producción dramática nacional de la mejor calidad tanto en la capital como en provincia, y muchas de sus realizaciones en Aguascalientes, donde es actualmente director del Centro de Promoción y Difusión de la Casa de Cultura no sólo pueden competir con realizaciones capitalinas, sino que, a menudo pueden servir de modelo. Lo que hizo que Jorge Galván fuera ganador de 17 premios.

La única obra de teatro que Galván ha escrito en el pasado data ya de 1958. Desde entonces, aunque ha publicado cuentos, ensayos y poesía en revistas culturales, ha dejado en blanco este renglón, su propio campo; el drama. Ahora vuelve con una obra nueva, una obra extraña; nacida quizá debido a una necesidad anímica más que artística: Réquiem por una esperanza. Y este desgarramiento subjetivo que es su motor creativo en el presente caso, le impone sus mejores características, y también algunas de sus debilidades.

La obra trae al escenario a una figura femenina, que acaba de morir, y mientras "inicia el viaje a la eternidad", y "mientras Dios nos sueña o soñamos con él", su alma vuelve al pasado, y el autor, o el hijo que la recuerda, reconstruye en sus diversas etapas: juventud, madurez y vejez, tal como ella misma se ve, y también como la ve su hijo, o como la imagina. Y también como se ve a sí mismo en diversas épocas: niño, adolescente y adulto. Tal vez lo más interesante de esos flash backs sea la sensación de época que ofrece. Tenemos una intensa impresión de volver a los años 40, en un ambiente de clase media, de modesta burguesía con cultura influenciada por Vasconcelos y ciertas facultades artísticas, sobre todo musicales.

Ciertamente, la obra no me parece muy teatral, aunque cuenta con numerosas escenas debidas al hombre de teatro. Pero no al dramaturgo, sino al director de escena. No sé si me equivoco, pero esta pieza, excesivamente larga para un solo acto, me da la impresión de ser una excelente novela, más escrita para la lectura que para el escenario. Una novela que se prestaría para mayores descripciones ambientales, de época. Para mayores despliegues sociológicos, filosóficos y políticos, puntos de vista que interesan al autor y que éste pone en boca de Vasconcelos como conferencista que cierra la obra, cuando podría colocar en boca de sus personajes las citas que lo preocupan. Una novela que se prestaría a usar este texto que aúna a menudo verso con prosa, drama con poesía, donde el diálogo y el monólogo interesan más por sus pensamientos que por su acción. La acción dramática, el drama en sí, se halla casi por completo ausente. En cambio la novela moderna admite y se construye con toda clase de experimentos. Jorge Galván aunque es hombre de escena, tiene una marcada tendencia al análisis, que es novelístico, en lugar del resumen corto y apretado que es teatro. Por lo general tal rasgo es bastante visible en todos los autores nacionales, más literatos que dramaturgos. La novela realizada con este drama: Réquiem por una esperanza tendría la originalidad de yuxtaponer teatro y novelística.

Bajo la dirección de Héctor Puerto, la lectura realizada por un grupo de jóvenes actores egresados de la Escuela de Actuación del INBA mantuvo interesados a los oyentes desde el principio hasta el final. Los siete lectores. Magda Vizcaíno; Teresa Valenzuela; la recientemente premiada como Revelación Esperanza César; Bedelía Encarnación; Gabriel Fragoso, Miguel Loaiza y Antonio Algarra, se impusieron por sus bellas voces, su clara dicción y la modulación exacta de cada personaje.