FICHA TÉCNICA



Título obra Los desorientados

Autoría Maruxa Vilalta

Dirección Maruxa Vilalta

Elenco Carmen Montejo, Xavier Marc, Alma Martínez, Carlos Monden, Xavier Ruán, María Montejo

Coreografía Benjamín Villanueva

Espacios teatrales Teatro Orientación

Notas Xavier Marc puede ser Javier Marc

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 28 marzo 1965, p. 2.




Notas Actividades del Departamento de Teatro del INBA: Ciclo de Conferencias; Convocatoria Festival de Otoño 1965; Reorganización del Plan de Estudios de la Escuela de Arte Teatral

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 28 marzo 1965, p. 2.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

[Los desorientados]

Mara Reyes

Los desorientados. Teatro Orientación. Autora y directora, Maruxa Vilalta. Escenografía, Benjamín Villanueva. Reparto: Carmen Montejo, Xavier Marc, Alma Martínez, Carlos Monden, Xavier Ruán y María Montejo.

La reposición de Los desorientados tiene un doble atractivo, primero el de conocer la nueva versión que de esta pieza hizo su autora, Maruxa Vilalta. Pocos son los dramaturgos que privados de toda vanidad modifican una obra después que ella ha sido representada. Maruxa ha tenido la virtud de ser sincera consigo misma y ha sabido ejercer la autocrítica. En la versión que ahora presenta, se advierte que ha hecho de la obra una total reestructuración. Redujo a un mínimo lo narrativo, para dar mayor vitalidad a la acción, cambió el orden de algunas escenas para escapar a cualquier confusión, con lo que consiguió que las situaciones dramáticas tuvieran un desenvolvimiento más natural.

Ya en Los desorientados –la primera de sus obras teatrales– apunta esa poesía que después habrá de definirse como el más abierto camino a su expresión dramática, en sus tres monólogos posteriores: Soliloquio del tiempo, Un día loco, y La última letra. Una característica más es la fusión entre la forma realista y aquella otra un tanto irreal a que obliga la atmósfera poética. Tendencias que Maruxa ha deslindado en sus obras posteriores. A La última letra corresponde la forma realista, no así Soliloquio del tiempo y Un día loco que son eminentemente irreales –simbolista la primera y subjetivista la segunda. O sea que en Los desorientados encontramos todavía en un haz, amalgamadas, estas tendencias de la autora que después habría de independizar, trifurcadas, en sus monólogos. En Los desorientados encontramos la base, el cimiento, de la producción posterior de Maruxa, las primicias de sus constantes, de su mundo ideológico y sensitivo. Los desorientados es el puntal sin el cual no se explicaría el nacimiento de sus obras posteriores.

El otro atractivo a que me refería es que con esta obra Maruxa Vilalta se inicia dentro de una nueva actividad: la de directora de escena, con la que amplía su radio de acción y que le permite estar más directamente ligada al mundo mágico del teatro, conocer por la práctica los problemas de éste. El buen autor no puede conformarse con escribir, encerrado en su torre de marfil, es por ello que muchos dramaturgos ingresan pronto en las filas activas del teatro, sea como directores o como actores. Buenos son los augurios para Maruxa en su nueva línea. Sus actores respondieron a su batuta positivamente. Carmen Montejo –en una actuación especial– como siempre segura, dueña de la escena, dando relieve a todo personaje que interpreta: Xavier Marc, Alma Martínez, Carlos Monden, Xavier Ruán y María Montejo, todos formando un equipo homogéneo.

Muy extraño me pareció que quien firma la escenografía sea Benjamín Villanueva, el mismo que realizara la de Olímpica de Héctor Azar. Villanueva no logró aquí esa conjunción entre lo real y lo irreal, entre lo objetivo y lo subjetivo. Su escenografía es pobre de imaginación, raquítica de recursos.

Departamento de Teatro del INBA

Las actividades del Departamento de Teatro del Instituto Nacional de Bellas Artes se han iniciado en forma verdaderamente halagüeña. Primero con un ciclo de conferencias sobre teatro sánscrito, náhuatl, bizantino, japonés y chino, ofrecidas por distinguidos hombres de letras y teatro como son: El doctor Ángel María Garibay, el doctor Miguel León Portilla, el doctor Pablo de Ballester, el director Seki Sano y la doctora Paula Gómez Alonso. Ciclo complementado con lecturas realizadas por destacadas figuras de nuestros escenarios, como son: Ignacio López Tarso, María Teresa Rivas, Ofelia Guilmain, María Douglas y Raúl Dantés.

Se ha lanzado también la convocatoria para el Festival de Otoño 1965 y de los concursos regionales que le precederán, y que se efectuarán en mayo, junio, julio y agosto. Los grupos triunfadores en estos concursos, que se verificarán en toda la República, participarán en el Festival de Otoño, que se efectuará del 24 de septiembre al 5 de octubre en nuestra capital.

En los años anteriores los grupos participantes en estos concursos debían seleccionar una obra mexicana para su presentación. Este año, este requisito ha desaparecido. A este respecto dice la convocatoria: “Es deseo del Departamento de Teatro que las obras que se presenten a concurso no se aparten del carácter formativo que anima al Festival. Más que la revelación y la consagración de un grupo o de una persona, se trata de establecer la práctica teatral como una manera de trabajo artístico que busca la comunicación cultural con el público alerta de nuestra provincia. Por eso el Departamento, a través de su Sección de Teatro Foráneo, extiende en esta ocasión el repertorio del Festival de Otoño a autores de diferentes nacionalidades, pero se permite recomendar a los grupos participantes que en la selección de la obra tengan presentes las posibilidades artísticas, técnicas y económicas tanto del grupo a que pertenecen, como del público al que van dirigidos sus esfuerzos. Así también el Departamento de Teatro observará con especial atención la producción dramática de los autores de provincia, en su tarea de alentar a los nuevos valores de la dramaturgia nacional”.

En el Festival de Otoño se otorgarán los siguientes premios: Al mejor grupo de República: $10,000.00; al autor de la mejor obra inédita: $5,000.00 (se entiende por inédita aquella obra que no haya sido representada profesionalmente ni haya participado en ningún festival anterior de los organizados por el INBA); a la mejor dirección: $5,000.00; a la mejor actriz, $3,000.00; al mejor actor,$3,000.00, y al mejor escenógrafo, $3,000.00.

Entre otras de las actividades que se han puesto en marcha se cuenta la reorganización del plan de estudios y de práctica escénica de la Escuela de Arte Teatral, con objeto de fundar las bases para una acción teatral planificada, no sólo en la ciudad de México, sino con una proyección nacional.