FICHA TÉCNICA



Título obra El inspector

Autoría Nikolái V. Gógol

Dirección Ignacio Retes

Elenco Ignacio López Tarso, Luis Gimeno, Héctor Ortega, Aarón Hernán, Jorge Mateos, Roberto Rivero, Tomás Bárcenas, Daniel Villarán, Queta Lavat, Azucena Rodríguez, José Carlos Ruiz, Álvaro Carcaño, Gerardo del Castillo, Juan Preciado, Federico Romano, Pablo López del Castillo, Blanca Cabrera, Leandro Martínez, Rubén Islas

Escenografía Julio Prieto

Vestuario Julio Prieto

Espacios teatrales Teatro Hidalgo

Notas Daniel Villarán puede ser Daniel Villagrán. Luis Gimeno puede ser Luis Jimeno

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 21 febrero 1965, pp. 4 y 6.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO 2

imagen facsimilar

imagen facsimilar 2

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

[El inspector]

Mara Reyes

El inspector. Teatro Hidalgo. Autor, Nikolái Gógol. Dirección, Ignacio Retes. Escenografía y vestuario, Julio Prieto. Reparto: Ignacio López Tarso, Luis Gimeno, Héctor Ortega, Aarón Hernán, Jorge Mateos, Roberto Rivero, Tomás Bárcenas, Daniel Villarán, Queta Lavat, Azucena Rodríguez, José Carlos Ruiz, etc.

Si revisando el árbol genealógico de los modernos novelistas rusos, siempre se encuentra entre sus ramas el nombre de Gógol (nacido en 1809 y fallecido en 1852) –tanto es así que Dostoyevsky dijo aquello de que “todos provenimos de La capa de Gógol”– también revisando las raíces de los dramaturgos de cien años hacia atrás –tan ilustres como Chéjov– se encontrará el nombre de Nikolái Gógol, cuyo talento abarcara varios géneros literarios: cuento, novela, teatro...

Mucho se ha señalado que Gógol es el creador del “realismo crítico” y que lo que más le impresionaba de susantecesores eran los momentos en los cuales los personajes ficticios tomaban dimensión de realidad. Ello se debía a que a Gógol le interesaba pintar la realidad sin falsificaciones. Y la realidad de Gógol fue la de la Rusia zarista, de ahí que renegara de las influencias europeizantes que prevalecían entre los intelectuales de su época. Su realismo nació, pues, con un tinte netamente ruso, bien diferente del de un Balzac que por esos mismos años (1799-1850) retrataba a la sociedad francesa con todo el rigor de un juez implacable. Pero si Gógol fue también un juez severísimo, su forma de enjuiciar fue diferente, se sirvió de la sátira, como Balzac se sirvió del naturalismo. Es por ello que cuando se trata de representar El inspector como un retrato naturalista de la sociedad zarista, se le está privando de una de sus dimensiones, que es la de su proyección en el tiempo y en el espacio, se le está limitando a un determinado momento y en una localidad definida Es pues una cierto de Ignacio Retes haber dado a la representación no el tono simple de la comedia de enredo, sino el tono absoluto de la farsa que da a la crítica un carácter de intemporalidad que la hace vigente no sólo para la sociedad zarista de la antigua Rusia, sino para muchas de nuestras modernas “democracias” en las que la corrupción de la administración pública es patente.

Aun cuando Gógol no da a su obra la definición de “farsa”, basta con ver su boceto para la escena final de El inspector, para adivinar que la concibió dentro de esta forma teatral. Por otra parte, la caracterización de los personajes encaja perfectamente dentro de este género (que aunque en tiempos de la antigua Grecia, la farsa constaba solamente de un acto, algunos escritores modernos la han explotado extendiendo sus dimensiones hasta tres actos). No puede negarse que los rasgos de todos los personajes fueron exagerados por Gógol con el objeto de hacerlos grotescos y de este modo poner en evidencia la estulticia de unos y la corrupción de otros.

Ignacio Retes, como director, creó la atmósfera más propicia para la consecución de la proyección ideológica del autor hacia nuestros días. Es uno de los trabajos en donde la mano de Retes se ha advertido más sólida, más segura. (Se trasluce ahora más que nunca su época sekisaneana). No hubo titubeos. Cada personaje encajó en la atmósfera farsística como un engranaje que funcionara a las mil maravillas.

Ignacio López Tarso, ese actor de una versatilidad que cubre todos los géneros, todas las situaciones, se nos muestra bajo un nuevo aspecto, pero con su misma perfección al encarnar a Jlestakov, al que Gógol describe con estas palabras: “Es un joven de unos veintitrés años, flaco, larguirucho, algo tonto: uno de esos individuos a quienes en la administración pública llaman el vacío absoluto. Habla y obra sin reflexionar para nada. Es incapaz de fijar la atención en forma permanente en una idea...” personaje que al ser confundido con el temido y esperado “Inspector”, crea toda la situación clásica de las comedias de enredo.

El inspector es una obra en la que cada personaje tiene una función, en la que el equipo y no la individualidad es el que condiciona el fenómeno artístico y da fisonomía a la crítica social que realiza el autor.

La caracterización que hace Luis Gimeno de ese alcalde que sintetiza en su figura a todos aquellos funcionarios que hacen del soborno una [p. 6] institución y que ejercen la administración pública pesando sólo en su propio beneficio y no en el de su comunidad, es excelente. Como excelente es también la personificación que hace del director de Enseñanza, Héctor Ortega y la de Aarón Hernán del jefe de Correos, así como la que realiza Daniel Villarán del juez Amnios Fedórovich Liapkin-Tiapkin en donde se caricaturiza sin piedad a los jueces venales.

Y como ellos, Tomás Bárcenas, Jorge Mateos, Roberto Rivero, Queta Lavat, Azucena Rodríguez y José Carlos Ruiz realizan con toda justeza sus interpretaciones respectivas.

Hasta los papeles más breves están cuidados en todos sus detalles, como lo demuestran los trabajos de Álvaro Carcaño, Gerardo del Castillo, Juan Preciado, Federico Romano, Pablo López del Castillo, Blanca Cabrera, Leandro Martínez y Rubén Islas.

La escenografía y el vestuario se acoplaron perfectamente a la concepción que el director, Ignacio Retes, tuvo de la obra. Así pues, lo mismo el interior del cuadro, como el marco, fueron enfocados desde una misma perspectiva lo que hace de esta representación un verdadero éxito artístico.