FICHA TÉCNICA



Eventos VI Aniversario del Teatro en el IMSS

Notas Balance anual del teatro en México en 1964, tercera parte

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral. Balance de 1964”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 10 enero 1965, pp. 4 y 7.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO 2

imagen facsimilar

imagen facsimilar 2

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

Balance de 1964 - III

Mara Reyes

Algo más sobre el fenómeno del IMSS

En vista de que coincide el actual final de año con el final de un sexenio, es ineludible hacer memoria de lo que el Instituto Mexicano del Seguro Social realizó durante estos seis años en el terreno artístico, especialmente porque se trata de una labor sin precedente en nuestro medio cultural.

El Seguro Social no sólo realizó con fastuosas producciones importantes temporadas teatrales, sino que consiguió dar trascendencia a su labor mediante la construcción de innumerables teatros que ahora son una realidad física. Y no se trata solamente de las cinco salas ubicadas en el Distrito Federal (teatros cerrados: Xola, Hidalgo, Tepeyac, Legaría e Independencia. Teatros al aire libre: Plaza Cívica de la Unidad Independencia –con cupo para cuatro mil espectadores– y Plaza de las Banderas de la Unidad Independencia –con cupo para ocho mil espectadores) sino de muchos otros teatros que fueron levantados en la provincia. Esa provincia que generalmente, salvo las ciudades importantes, no tienen locales que permitan a sus habitantes el desarrollo de sus inquietudes artísticas. Esa provincia que cuando recibe a un músico o a una compañía teatral raramente posee un teatro para ofrecerle, más frecuente es que no tenga más local que un cine, privado de los requerimientos más rudimentarios para cualquier clase de espectáculo y que en la mayoría de los casos no tiene siquiera ese cine mal acondicionado, por lo que los espectáculos se realizan muchas veces en pequeños estudios u otros locales mal adaptados a las circunstancias. Respondiendo a esa necesidad espiritual del habitante de provincia, el IMSS construyó teatros cerrados en: Guadalajara, San Luis Potosí, Culiacán, Mexicali, Ciudad Juárez, Monclova, Mérida, León, Querétaro, Toluca, Oaxtepec, Durango, Mazatlán, Los Mochis, Tijuana, Saltillo, Monterrey, Nuevo Laredo, Morelia, Ciudad Mante y Jalapa, con cupos que van de las trescientas localidades a las setecientas setenta, según las necesidades de cada lugar.

Construyó teatros al aire libre en: Acapulco, Manzanillo, Zacatepec, T1a1tizapán, Jiutepec, Puente de Ixtla, Villa de Ayala, La Paz, Chetumal, Jojutla, Tlaquiltenango, Xochitepec y Yautepec. En total, el IMSS edificó cuarenta y un teatros que pueden aglutinar un total de 28,950 espectadores.

Es ampliamente conocido el repertorio que escenificó el IMSS en sus teatros del Distrito Federal, con su compañía profesional, y que en total sumó la cantidad de 33 obras; sin embargo, la labor desarrollada en los “clubes teatrales” de los centros de seguridad social para el bienestar familiar no lo es tanto, aunque por cierto no se quedó atrás. Sólo durante noviembre último en los teatros de Legaria, Santa Fe y Tepeyac se escenificaron –con actores de esos clubes– las siguientes obras: El forastero, de Robles; La buena educación, de Ángel Moyas; Cuauhtémoc, de Novo; El censo y Selaginela, las dos de Carballido; El amor de Perlimplín, de García Lorca; El oso, de Chejov; Llega un inspector, de Priestley; Clemencia, de M. Altamirano (en adaptación de [p. 7] Luisa Josefina Hernández); Los desarraigados, de Robles; Las aceitunas, de Lope de Rueda; Tristán e Isolda, de León Felipe; Petición de mano, de Chejov y Con la vida del otro, de Carlos Llopis.

De 1960 a 1964 se presentaron en estos centros un total de 123 obras. 78 de ellas fueron de autores mexicanos yen las 807 funciones realizadas asistieron 175,841 espectadores. Este es un récord difícil de igualar.

En la delegación de Monterrey, 8,900 espectadores asistieron a las obras de Andrócles y El león de George Bernard Shaw y El relojero de Córdoba, de Emilio Carballido, en las 28 funciones que se llevaron a cabo.