FICHA TÉCNICA



Título obra Cómo ama la otra mitad

Autoría Alan Ayckbourn

Dirección Sergio Jiménez

Elenco Gustavo Rojo, Sergio Corona, Sonia Furió, Silvia Pasquel, Otto Sirgo, Fernando Balzaretti, Patricia Ancira

Escenografía Antonio López Mancera

Productores Manolo Sánchez Navarro

Referencia Malkah Rabell, “Se alza el telón. Cómo ama la otra mitad: las 100 funciones” en El Día, 14 diciembre 1981, p. 26




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

Cómo ama la otra mitad: las 100 funciones

Malkah Rabell

Con un tema muy convencional, muy usado por la mayoría de los comediógrafos de todos los tiempos; los malentendidos entre los matrimonios de cualquier edad y cualquier clase social, los pequeños y grandes engaños entre marido y mujer; Alan Ayckbourn –ignoro si es norteamericano o inglés– logró una comedia original debido a lo novedoso de su técnica. Y también debido a la brillantez de un nuevo director de escena: Sergio Jiménez, a quien desde mucho conocemos como excelente actor, pero a quien enfrentamos por vez primera en el campo directivo a nivel profesional.

Con 4 "mitades", es decir con 2 parejas, Alan Ayckbourn construye una comedia que involucra la vida hogareña cotidiana matrimonial, de 2 clases sociales distintas, con sus pleitos, sus celos, sus amores, sus quejas, sus desórdenes y sus órdenes establecidos por la moral y la sociedad. El autor recurre a todos los quid pro quo habituales en este género, a todos los elementos de risa que una y otra vez hemos tenido la oportunidad de presencia, de encontrar, en una comedia ya contemporánea, ya clásica. Pero he aquí que de pronto esas dos parejas actúan simultáneamente, Sus acciones se cruzan, se entrelazan, sobre el mismo foro sin divisiones ni realistas, ni sobreentendidas. Y a veces llegamos a confundirlos de tal modo que ya no sabemos dónde se halla cada quien, ni quién es el compañero de quién, ni con quién engaña al otro. Lo que desde luego provoca aún mayor hilaridad del público. Y entre estas dos parejas interviene una tercera que sirve como de levadura a las aventuras del conjunto, Lo que induce a mayor confusión cómica.

Si a ello agregamos la actuación de 6 magníficos actores: Sergio Corona, Sonia Furió, Silvia Pasquel, Otto Sirgo, Fernando Balzaretti y Patricia Ancira, cada uno excelente en su respectivo papel, se comprende todavía mejor el éxito de la comedia. Según veo en la cartelera, Sergio Corona ha sido reemplazado por Gustavo Rojo. pero cuando a las 100 funciones hace unos días, aún actuaba Corona en el papel de Frank Foster, el marido ingenuo, engañado por su mujer con el vecino Bob Philips, y que ve los engaños en todas partes, salvo en su propia casa. Un hombre lleno de buena voluntad para realizar diariamente su "buena acción", cuyos resultados son las múltiples dificultades que provoca entre las otras parejas. El antiguo bailarín supo crear a un tipo inolvidable con una increíble sencillez, con mucha economía de medios, sin nunca caer en la sobreactuación. Sonia Furió vuelve al teatro hecha una gran actriz de comedia, Tanto Otto Sirgo como Silvia Pasquel conservan a lo largo de la representación la ligereza intrínseca del género cómico. Pero es Fernando Balzaretti que mayores elogios merece, ya que con un papel de poco lucimiento crea a un personaje con cada nimiedad, con cada elemento histriónico a su alcance. Y muchas veces le viene al espectador la sensación de que con malos actores y con un director incapaz, el espectáculo permanecería en un terreno árido imposible de fertilizar.

En cambio, esta representación de Cómo ama la otra mitad fue llevada al escenario con un ritmo trepidante. El director, Sergio Jiménez se mostró lleno de bríos, de sentido del humor y de capacidad para manejar a su no menos brillante conjunto de intérpretes. Obra y espectáculo que fácilmente podría caer en el caos, por las simultáneas acciones, dentro de una escenografía –de Antonio López Mancera– única, conserva, no obstante un orden matemático, una perfecta disciplina que jamás cae en una confusión involuntaria. Todos los quid pro quo, todas las confusiones son perfectamente calculadas.

Para las 100 representaciones develó la placa Silvia Final acompañada de todo el conjunto y de toda la familia Fábregas, que encabezaba, por cierto que con mucha modestia, el flamante productor: Manolo Sánchez Navarro.