FICHA TÉCNICA



Título obra Calígula

Autoría Albert Camus

Dirección Sergio Bustamante

Elenco Javier Díaz Dueñas, Marta Aura, Sergio Barrios

Escenografía David Antón

Espacios teatrales Teatro Reforma

Referencia Malkah Rabell, “Se alza el telón. Calígula de Alberto Camus” en El Día, 31 mayo 1981, p. 22




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

Calígula de Alberto Camus

Malkah Rabell

En la época cuando apareció la primera novela de Albert Camus, El extranjero, es decir en 1942, Sartre, en un artículo crítico, dijo: El extranjero que quiere describir Camus es uno de esos terribles inocentes que constituyen el escándalo de una sociedad porque no aceptan las reglas de su juego". Todos los personajes de Camus son precisamente seres que no aceptan las reglas de juego de una sociedad sensata o que se cree tal.

¿Qué es Calígula? En la época de su estrenó, en 1945, apenas terminada la guerra, en un París liberado, la opinión pública quiso ver en ese monstruoso emperador romano a Hitler. Puede que sea razonable tal comparación. Pero ese monstruoso asesino Calígula, tiene según el dramaturgo, la "pureza del mal" como otros tienen la "pureza" del bien. Uno de los senadores del emperador loco, el inteligente y calmado Quereas, trata de explicar a sus colegas del Senado y a sí mismo, la profundidad de la naturaleza del tirano: "Ustedes –le dice– no han reconocido a su auténtico enemigo. Ustedes le adjudican pequeños motivos, en tanto él sólo tiene motivaciones grandes... Traten de verlo como es, y así podrán combatirlo mejor... Desde luego no es la primera vez que aparece entre nosotros un hombre que dispone de un poder sin límites, pero es la primera vez que alguien se sirve tan desmesuradamente de éste, hasta negar al hombre y al mundo".

Quereas adhiere a la rebelión de los senadores para: "Luchar contra una gran idea cuya victoria significaría el fin del mundo". Se diría que Camus trataba ya entonces, de combatir la filosofía sartriana del "hombre que nace libre y puede hacer con su libertad lo que le plazca", demostrando que una libertad sin límites –aunque sea una "gran idea"– sólo puede llevar a la tiranía, a la locura y a las peores desgracias.

Por otra parte, Quereas constata que: "No puedo aceptar que Calígula, haga lo que sueña hacer... No es la ambición que me hace actuar, sino un miedo razonable, un miedo de ese lirismo inhumano al lado del cual mi vida nada importa".

Y yo me pregunto: ¿por qué Camus ve a Calígula con tanto "lirismo inhumano"? ¿Será que en el fondo de su alma Camus ama a ese loco desatado, que trata de alcanzar la luna y transforma a todos los hombres que lo rodean en piedras de su camino? ¿Quizá a Camus ha fascinado la figura del amo nazi, Hitler, y partiendo de tal punto de vista creó a Calígula. El Poder sin límites, o el Poder simplemente suele despertar la fascinación hasta de quienes combaten por la libertad?

Camus, escritor muchas veces ambigüo, que parece ser su autorretrato: Scipión el Joven, cuyo padre fue asesinado bajo tortura por Calígula, Scipión se jacta de decir siempre sus verdades al tirano. Lo que no le impide declarar al asesino de su padre: "Adiós querido Cayo. Cuando todo termine so olvides que te amé". ¿Por qué tiene que amar a Calígula?

Esa compleja obra, quizá la más intensa y dramáticamente fuerte de todos los dramas de Camus, se presenta en el teatro Reforma bajo la dirección de Sergio Bustamante. Tuve mucha esperanza que al joven actor, Javier Díaz Dueñas, el director le va imponer el tono de su propia creación de Calígula hace 25 años. Más, según parece Dueñas escapó a las enseñanzas de Bustamante e hizo su propia versión del protagonista, que resulta excesivamente extrovertida, subrayada con exceso de elementos la locura del personaje. Me parece que aún resulta prematuro para un actor joven como Dueñas intervenir en tan difícil actuación, que exige no sólo a un buen actor, sino a un extraordinario intérprete.

Y en cuanto a la dirección de Sergio también él recurre a un exceso de bailarinas y de bailes que recuerdan más bien una corte oriental con sus odaliscas. También la casi constante musicalización de la obra impide a menudo escuchar el apasionante texto del autor franco-argelino.

Del amplio reparto que comprende 16 actores, sólo 2 pueden ser considerados como tales: Marta Aura, como la prostituta que permanece fiel al emperador, y muere estrangulada por el mismo Calígula. Excelente en su papel, aunque demasiado joven y bella para dar la imagen de la mujer envejecida, tal como ella misma se ve. En el papel de Quereas, Sergio Barrios resultaba convincente por la claridad de su dicción y lo agradable de su voz.

La escenografía de David Antón, resultaba bella y debía ser funcional. Lamentablemente todos esos espejos que rodeaban el escenario no sirvieron para ningún fin especial y se antojaban gratuitos.

Mas, pese a las fallas de dirección y actuación, la obra, el texto por sí mismo, logró mantener en suspenso al público durante toda la representación. Un público que recibió con una verdadera ovación el final del drama.