FICHA TÉCNICA



Título obra La mujer serpiente

Autoría Carlos Gozzi

Música Franco Piersanti

Grupos y compañías Stabile di Genova

Eventos IX Festival Internacional Cervantino

Referencia Malkah Rabell, “Telón cervantino. Dos espectáculos infantiles... para adultos” en El Día, 7 mayo 1981, p. 28




Título obra Bustería sobre la farsa muda, en dos actos

Autoría Boris Hybner

Dirección Martin Hoffmeister

Elenco Jan Kanuza, Jitka Malikova

Grupos y compañías Gag-Company

Espacios teatrales Teatro Principal de Guanajuato

Eventos IX Festival Internacional Cervantino

Referencia Malkah Rabell, “Telón cervantino. Dos espectáculos infantiles... para adultos” en El Día, 7 mayo 1981, p. 28




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

Dos espectáculos infantiles... para adultos

Malkah Rabell

Guanajuato, Gto.– 6 de mayo.– El pueblo ruso posee un juego llamado vanka-stanka, que consiste en una muñeca de madera, muy tosca, que al abrirse por el centro, deja escapar otro muñeco más pequeño, que a su vez puede abrirse, y así aparece toda una serie de muñequitos. El espectáculo La mujer serpiente, de la Compañía Italiana: Stabile di Genova, me ha hecho recordar la vanka-stanka. En el escenario del Estabile parecían desdoblarse las hadas, las marionetas y los personajes de la comedia del arte. Al Pantalone le aparecían unos hermanitos menores; cada miembro de la familia real tenía su sombra, y cada ministro bueno del rey de Tiflis, tenía su doble; el ministro malo. Todo ese mundillo de reyes de cuento, con hijas, hijos, e hijos de los hijos, se multiplicaban. Y como no lograba captar con suficiente rapidez el italiano, dejé de entender quién es quién. Como además los representantes de la comedia del arte –que muchos autores italianos o no, se creen obligados de revivir para encontrar un camino renovado– exageraban tanto lo caricaturesco y recurrían a máscaras tan desagradables decidí no preocuparme más ni del tema ni del desarrollo de ese cuento de hadas que representaban unas marionetas, que a su vez estaban representados por actores. Los cuales a su vez estaban representados por alumnos de una escuela dramática. Cuento de hadas musical de Carlos Gozzi, con música de Franco Piersanti, el espectáculo tenía la originalidad de ofrecer una orquesta en vivo, con cinco ejecutantes. Pero como la música no me gustaba, sólo aguanté el espectáculo por espíritu del deber. Por fortuna para el Stabile, el público parecía encantado, aplaudía con entusiasmo, y se reía mucho. ¿En qué idioma? lo ignoro.

A dos pasos de allí, en el Teatro Principal, esa misma noche se presentaba la Gag-Company, con tres actores checos bajo la dirección de Martin Hoffmeister, en una pantomima que anunciaban como Bustería sobre la farsa muda, en dos actos, tenemos la idea –quizá falsa– de que todo lo checoslovaco en el campo de la pantomima, de las marionetas y de la linterna mágica, es de especial calidad. Pues el grupo que nos visitaba, formado por tres actores, resultaba bastante pobre. Pero algunas ideas no dejaban de ser divertidas, y salvaban el resto del espectáculo, sobre todo para los espectáculos infantiles, y para un público con alma de niños.

El guión de Boris Hybner, se inspiraba en el cine mudo, aunando pantomima con proyección de películas. Como en la mayoría de pantomimas, no había palabras, pero el director empleaba proyecciones cinematográficas para completar las explicaciones que la pantomima en sí no podría desarrollar, explicaciones que agregaban como una tercera dimensión y la actuación muda. Hybner, que fue en su tiempo discípulo y luego actor del grupo de Fialka, se separó de éste en 1964. Conservando muchas herencias de su maestro en la actuación corporal, pero trata de dar a su espectáculo un concepto general renovado. En el presente Gag-Men recurre a la anécdota de cómo nacen los gags en Hollywood. Hybner declaró que "el oficio de los Gag-Men siempre me ha fascinado, ¿quiénes fueron esas personas en el cine mudo?

"¿Quién es fueron esas imprescindibles eminencias grises de la dramaturgia del celuloide? ¿Por qué no se dedicaron a escribir obras humorísticas? ¿Cómo veían ellos el mundo?

"¿A través de qué lentes? ¿Cuál era su filosofía de la vida? ¿Cómo inventaban sus gags? ¿Qué sabían ellos de la pantomima?"

Y con estas ideas creó Hybner, con sus dos compañeros. Jan Kanuza y Jitka Malikova, un espectáculo en dos actos donde los tres mimos se dedican a buscar gags. Nos ofrecen la supuesta manera como nacieron en Hollywood los gags, del pastel con crema, de los explosivos, y de otros inventos cómicos. Aunque considero que en nuestro ambiente teatral tenemos a un grupo de mimos como el El Tres que no le quedan en zaga y son más modernos y originales que ese grupo checoslovaco, lo que no impide que los gags de la Gag-Company resulten a veces muy graciosos y cómicos, aunque también excesivamente repetitivos, como el de la confusión de la plancha caliente con un teléfono.