FICHA TÉCNICA



Título obra La pulga en la oreja

Notas de Título Une puce a I'oreille /título en el idioma original

Autoría Georges Feydeau

Dirección Jorge Neri

Elenco Héctor Suárez, Julissa, Alejandro Ciangherotti, Maricarmen Vela, Alfredo Alegría

Espacios teatrales Teatro de los Insurgentes

Referencia Malkah Rabell, “Se alza el telón. La pulga en la oreja” en El Día, 5 enero 1981, p. 23




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

La pulga en la oreja

Malkah Rabell

Último estreno de 1980 y el primero de 1981, la comedia: La pulga en la oreja (traducción de Une puce a I'oreille que tal vez no sea muy apropiada) del más célebre comediógrafo francés de la Belle Époque, Georges Feydeau, se presenta actualmente en el teatro Insurgentes, bajo la dirección de Jorge Neri bastante poco conocido en nuestro ambiente artístico. Lo que no impide que la "originalidad" que trata de imponer en el programa de mano –que la mayoría del público no entiende– ya se me hace familiar por haberla empleado el mismo director en alguna otra oportunidad que se me escapa de la memoria. El "Sr. Dn." Jorge Neri, trata indudablemente de imitar el estilo de los programas de mano empleados en la época del autor, con su "Sr. Dn" ante cada uno de los intérpretes y colaboradores de la representación, con todos los adjetivos calificativos que las empresas de antaño solían usar para dirigirse al respetable público. Más, como la mayoría de los espectadores ignoran la finalidad de semejante lenguaje, se quedan en ayunas, y creen que realmente La pulga en la oreja sucede en la época actual, tal como lo anuncia el programa: "La acción sucede en París, época actual". Y deben quedar extrañados de que en la "época actual" se usen vestimentas de principio de siglo.

Pero todo ello importa poco. Lo importante es que el éxito que obtuvo esta comedia ya envejecida. y que ni siquiera es de las mejores de la producción de Georges Feydeau, y que rara vez ha sido presentada en la escena durante la vida del autor, la que no fue muy larga, ya que nació en París en 1862, y falleció en 1921. En cuanto a su obra literaria sólo tiene 20 años de duración, desde 1894 hasta 1914. Más, los elementos que usa causan gracia y despiertan grandes carcajadas aún en el público contemporáneo. Georges Feydeau aún conserva su frescura con su riqueza de invención, con su fuerza lógica en las extravagancias, con un virtuosismo en la ejecución que nadie en su tiempo supo igualar, pero que muchos han tratado de imitar como esos encuentros y desencuentros en un hotel de citas, donde por azar se viene a perseguir todos los personajes de la comedia, cayendo en las situaciones más embarazosas. Este hallazgo lo trataron de imitar autores de su tiempo así como posteriores, situando su acción en lugares pícaros como el Moulin Rouge donde padres e hijos, maridos y esposos, y hasta sirvientes y patrones se topan. El segundo acto de Una pulga en la oreja es realmente divertido, y hasta quienes –como yo– no tenían ganas de reir, tuvieron que soltar la carcajada.

Del reparto, sólo son conocidos tres o tal vez cuatro actores: Héctor Suárez, Julissa, Alejandro Ciangherotti y Maricarmen Vela. Héctor Suárez volvió a demostrar que es un excelente intérprete de comedia y de farsa. En realidad todo el peso de la representación recae en su interpretación de dos personajes que se parecen de tal manera que crean los máximos enredos. El éxito del espectáculo se debe sobre todo a la personalidad de Héctor Suárez. Y si hay algún premio especial para actores de comedia, nadie lo merece mejor que él.

En cambio Alejandro Ciangherotti ha hecho gala de una tremenda falta de dicción. Parecía tener una bola en la boca, y si Alfredo Alegría en el papel de Camilo debe tener un defecto de pronunciación, pues este personaje parecía escrito ex profeso para Ciangherotti. En el personaje de la esposa algo extravagante y tontita, Julissa demostró su habitual vis cómica y su gracia. Y no le quedó en zaga Maricarmen Vela, con su clara dicción y su linda figura.