FICHA TÉCNICA



Título obra El fabricante de sueños

Notas de autoría Hans Christian Andersen / autor de los cuentos; Enrique Alonso / adaptación teatral

Dirección Enrique Alonso

Elenco René Azcoitia, Miguel Ángel Gómez, Miguel Ángel Gómez (niño), Rene García (niño), Roberto Comadurán, María Campuzano

Música Sergio Marqués Zachini / musicalización

Espacios teatrales Polyforum Siqueiros

Referencia Malkah Rabell, “Se alza el telón. Homenaje a Hans Christian Andersen” en El Día, 23 julio 1980, p. 21




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

Homenaje a Hans Christian Andersen

Malkah Rabell

Todos los niños del mundo conocen los cuentos de Andersen, los más hermosos cuentos que a menudo tienen doble sentido y múltiples facetas que sólo pueden ser apreciados por los adultos. Pero muy pocos menores conocen la vida de su autor, el danés, hijo de un zapatero conocido en 1805, en la ciudad de Odense, y fallecido en 1875, Hans Christian Andersen. Para rendirle homenaje en el 175 aniversario de su natalicio, el FONAPAS encargó un espectáculo adecuado a Enrique Alonso, quien creó una nueva comedia musical: El fabricante de sueños, en colaboración con el joven músico Sergio Marqués Zachini, en cuya espléndida partitura se encuentra un número musical de Guillian Mullans dedicado a uno de los más célebres cuentos andersenianos: La sirenita.

Quizá esta comedia musical dedicada a un público infantil no sea tan divertida como otras obritas de Enrique Alonso. La personalidad de Andersen, surgida del seno de una familia proletaria, no se presta mucho a la alegría. Andersen apenas empezó a publicar sus cuentos a los 30 años, dedicado con anterioridad a dramas y novelas. Siendo muy conocidas en su tiempo sus obras de teatro: El mulato (1840) y La pequeña Cristina (1846) y en el campo de la novela: El improvisador (1835). También dejó un libro de viajes: El bazar de un poeta (1842) y una autobiografía: La verdadera historia de mi vida (1847). Todas esa obras actualmente quedan en la sombra. En cambio, sus cuentos, que hoy hacen su fama mundial, durante su vida no fueron muy tomados en consideración.

Igual que sus cuentos que siempre tienen algo de melancólico, también esta comedia musical. El fabricante de sueños no deja de tener un tono melancólico, cierta nostalgia. Alonso creó su comedia musical entretejiendo vida y cuentos del poeta danés. Porque Andersen es un auténtico poeta aunque use prosa. Y en la sala del Polyforum Siqueiros, los niños aunque baten palmas y repiten los estribillos de la música se ríen muy poco. La obra tiene algo de triste pese a la música y a la coreografía, pese a un teatro de títeres, y pese a ciertas escenas cómicas.

Entre los cuentos que Enrique Alonso introdujo en El fabricante de sueños, figura el mundialmente aclamado: Rey desnudo, que se ha transformado en un dicho casi filosófico, un dicho ya clásico. Cada vez que no queremos ver la realidad, que pretendemos ver bellezas inexistentes por temor de ser calificados de estúpidos, y cerramos los ojos ante el vacío de la verdad, vestimos al rey desnudo de una lujosa ropa inexistente. En el papel del emperador preocupado por su vestimenta más que por su imperio, René Azcoitia hizo una caracterización graciosa que fue de las pocas escenas que hicieron reír a los espectadores infantiles.

Otro cuento que llevó al escenario de su comedia Enrique Alonso, fue el del Marionetista que presenta en su espectáculo de títeres la historia de La sirenita, que acepta perder su alma eterna por un par de piernas que la acerquen al hombre que ama. En el papel del viejo marionetista que presenta teatro en el teatro. Alonso mismo crea el papel de un anciano titiritero.También hace otro papel, el de "Olé Cierraojos" que es el "Fabricante de sueños". quien atraviesa toda la representación en su abigarrada vestimenta chinesca, armado de dos parasoles. uno negro y otro bordado de figuras extrañas.Cuando deja el primero al lado de un niño dormido, éste no sueña. Pero cuando el Cierraojos planta su bello paraguas al lado de una cuna, el sueño del niño se llena de colores y alegría.

Quizá el episodio más hermoso del espectáculo, sea el de las Zapatillas rojas, zapatillas que fabrica el padre del poeta y que hacen bailar eterna y angustiosamente a su joven dueña.

Pero la parte más importante se debe a la biografía del gran cuentista danés, que primero aparece como niño de cinco años. interpretado por Miguel Ángel Gómez. Luego como un chico de nueve años, al cual interpreta el niño René García. Como los padres actúan: Roberto Comadurán y María Campuzano. El adolescente Andersen marcha a los 14 años a Copenhague para "llegar a cobrar fama", como él mismo lo ha dicho. Pero ese niño sólo soñaba con la fama en su país. En tanto Andersen, que llevaba el nombre de Hans por su padre zapatero, y Christian por el de su rey, cobró fama en el mundo entero con esos cuentos que reunían fábulas, relatos folklóricos reelaborados. mitos, alegorías, parábolas y cuentos más o menos biográficos.