FICHA TÉCNICA



Notas Balance semanal del teatro en México en 1964

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 19 abril 1964, p. 2.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

Arlequín

Mara Reyes

Un domingo en Nueva York es una comedia menos vulgar que las seleccionadas generalmente por la empresa Haro Oliva, pero para no perder la costumbre Cianguerotti se encarga de acorrientarla lo más que puede. El guiso tiene el mismo gusto y el mismo condimento de otras, sólo que esta vez la dirección corre a cargo del propio Antonio Haro Oliva. ¡Qué importa quién es el autor, si en este teatro se encargan de uniformar todas las obras que en ella se representan!

Casa del Lago

Alfonso Reyes ha sido recordado al leerse en la Casa [del] Lago una de sus obras: "La mano del Comandante Aranda" y representada otra de ellas: Landrú. Parece que le hubiéramos estado escuchando cuando, con la sonrisa en los labios nos leía alguna picaresca anécdota, apenas vaciada al papel limpio, acobardado bajo su pluma... y más que acorbardado, privilegiado. ¡Cómo brota el lenguaje, afinado, deshuesado y vuelto a armar! ¡Cómo lo viste y lo desnuda, lo acicala y lo lustra! Y sobre todo, ¡cuánta imaginación! La creación se muestra de pronto al público con sabia sencillez. Y para mayor fortuna, Landrú encontró unos intérpretes que supieron sacar provecho hasta de una coma, de unos puntos suspensivos, de un guión y un paréntesis. Juan José Gurrola y su grupo de jóvenes actores –encabezados por Carlos Jordán– dejan asombrado a un público que no esperaba ver tanto talento junto. La música de Rafael Elizondo es uno de los ingredientes más sorprendentes de la representación; su autor puede sentirse satisfecho por haber encontrado los sonidos acordes con el texto. La música pone en relieve el valor de la obra y sus bellezas.

Chopin

En fina adaptación se revive una comedia de los hermanos Álvarez Quintero Las de Caín, bien dirigida por Manolo Fábregas y actuada con gracia por Carmen Molina, Óscar Ortiz de Pinedo, Chucho Salinas, Francisco Muller, Rafael del Rio, etc.. Una época que se rescata, con todas sus características, su cursilería, su sensiblería y realizada con singular sentido del humor.

5 de diciembre

Una viuda. sin sostén es sólo un vulgar sketch propio para una carpa... y no precisamente de las de difusión cultural...

Fábregas

Un Casanova de la época en que la edad comienza a marcar el declive del aventurero. Casanova, como don Juan, son personajes a cuyo atractivo pocos escritores escapan… por lo que se ve que no sólo las mujeres han sido atraídas por esos magos de la sensualidad. El diálogo es ágil –como en casi todas las obras de Federico S. Inclán– aunque muchas situaciones decaen –especialmente en el segundo acto– las “citas” de las Memorias de Casanova, bien intercaladas, pero el desenlace, evidentemente, mal logrado. Una noche con Casanova es una comedia que no dejará huella, aunque quizá con una mejor dirección escénica habría lucido más. Por lo que se ve, Julio Bracho ha perdido práctica.

Hidalgo

Un buen documento del antropólogo Ricardo Pozas A. es su Juan Pérez Jolote, al que Retes le dio forma, vida y color más cinematográficos que teatrales; más mexican curios que folclore o denuncia. Su adaptación busca la frescura recurriendo en parte a la técnica expresionista, otro poco a la brechtiana. Los problemas de los chamulas son vistos como a través de un lente que pretendiera disimular lo doloroso, pero que a pesar de ese propósito, el dolor se trasluciera. Buena la interpretación de Ignacio López Tarso y el trabajo realizado por el resto del reparto.

Milán

Un esfuerzo infructuoso del grupo Teatro Contemporáneo Independiente, fue la representación de Andorra, malogrado quizá por la dirección escénica de Wagner, quien quiso dar realismo a las situaciones, siendo que la obra de Max Frisch reclama otra atmósfera, más simbólica e imaginativa. Por su parte el autor recarga de acción la anécdota, de tal manera que pierde fuerza el asunto básico de la tragedia.

Orientación

Dos excelentes actores jóvenes y un director también de nueva hornada se han enfrentado al problema de interpretar La historia del zoólogico, difícil e interesante obra del mismo que escribiera ¿Quién teme a Virginia Woolf? Sus méritos son muchos, tanto por lo que concierne al texto (que trata en forma trágica el problema de la soledad y las relaciones afectivas del hombre que vive aislado en una metrópoli en la época actual) como por la dirección y la actuación de Carlos Barreto, Othoniel Llanas y Felio Eliel, respectivamente.

Rotonda

Una comedia realizada con un fin sólo comercial –quizá para reponerse de pérdidas pasadas– no puede competir en importancia con otras obras de la cartelera. La superficial Sin novedad en el segundo frente de Anaya, sólo trata, como Despedida de Soltera, de hacer reír, sin tomarse la molestia de pensar.

Sullivan

Parece que convencidos del ruidoso fracaso de Hasta que la suerte nos separe los empresarios han decidido reponer ¿Conoce usted la vía láctea? que tanto éxito tuvieran cuando su estreno.

Villaurrutia

En la Escuela de Arte Teatral se anuncia el estreno de Las almas muertas de Nikolái Gógol (que para cuando se hayan publicado estas líneas ya habrá ocurrido) bajo la dirección de Clementina Otero de Barrios y la participación de los alumnos más aventajados de dicho plantel. [Párrafo añadido a partir del original de la autora.