FICHA TÉCNICA



Título obra Columna rota

Autoría Ignacio Cristóbal Merino Lanzilotti

Dirección Ignacio Cristóbal Merino Lanzilotti

Elenco Beatriz Ortiz, Adela Cabrera, Blanchette Reynaud, Ricardo Padilla, Silvia Baza, Francisco Reynoso, Fernando Watson, Carlos Zambrana

Espacios teatrales Café El Fantasma

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 8 septiembre 1963, pp. 7 y 8.




Título obra La tragedia de todos

Autoría Alfonso Ortiz Palma

Dirección José de Molina

Elenco Amado Zumaya, Libertad Ongay, Manuel Zozaya

Escenografía Armando Gómez de Alba

Grupos y compañías Teatro de América

Espacios teatrales Teatro de los Compositores

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 8 septiembre 1963, pp. 7 y 8.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO 2

imagen facsimilar

imagen facsimilar 2

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

[Columna rota, La tragedia de todos]

Mara Reyes

Columna rota. Café El Fantasma (San Ángel). Autor y director, Ignacio Cristóbal Merino Lanzilotti. Reparto: Beatriz Ortiz, Adela Cabrera, Blanchette Reynaud, Ricardo Padilla, Silvia Baza, Francisco Reynoso, Fernando Watson y Carlos Zambrana.

Un grupo de jóvenes estudiantes está haciendo un intento de hacer teatro en un café. Aunque esto ya se había visto en México, cuando se estrenó la obra de Héctor Mendoza Las cosas simples no está de más que estos muchachos procuren encontrar caminos que vayan más de acuerdo a su sensibilidad.

No es ni mucho menos una gran obra la que respalda este experimento pero sí está realizada con sinceridad. El problema que trata en ella el autor y director Ignacio Cristóbal Merino, es propio de la juventud y busca más que la representación exterior de los personajes, plasmar una visión interior de ellos. Adolece de una excesiva ingenuidad. Los diálogos son obvios, pero hay en el autor una inquietud que podrá llevarlo a superarse.

La actuación de los jóvenes, en estas lecturas escenificadas, es discreta y también a base de empello, podrán lograr mayor soltura.

La sencillez de la representación –ya que no hay en ella nada superfluo (un solo reflector azul, algunos trastos y un vestuario uniforme), es la mejor que podrían haber empleado para expresarnos.

Este grupo es una promesa en cierne y con una buena orientación podrán alcanzar su meta. Reproduzco aquí algunas palabras del autor que reflejan que su inquietud es positiva:

Las nuevas corrientes culturales imponen nuevos modos de representación artística. No es que los jóvenes estemos reñidos con las viejas maneras teatrales, consagradas por la tradición, a las que concedemos alto valor histórico y artístico, sino que sentimos la necesidad de nuevos moldes para la expresión de las inquietudes espirituales que nos embargan. Cada estado de la cultura en que vive una sociedad tiene sus propias manifestaciones anímicas y éstas demandan canales adecuados para su realización. Esto es lo que debe verse en estas representaciones: el afán único de dar forma a nuestro modo de ver la vida y de sentir la cultura".

La tragedia de todos. Teatro de los Compositores. Autor, Alfonso Ortiz Palma. Dirección, José de Molina. Escenografía, Armando Gómez [p. 8] De Alba. Reparto: Amado Zumaya, Libertad Ongay, Manuel Zozaya,etc...

Un grupo, Teatro de América, se presentó en el Teatro de los Compositores. Es inaudito que haya quienes quieran hacer del teatro un vehículo para hacer denunciar, olvidándose a la vez que el teatro es ante todo un arte, y como tal, una forma estética de expresión. Está muy bien que se critiquen los atropellos que cometen aquéllos que tienen en sus manos el poder, sea cual sea, desde el de una nación, hasta el de la organización de una comunidad determinada por insignificante que parezca la institución. Muy bien está que se denuncie cualquier abuso, pero ¿por qué tomar el teatro, si no se sabe escribir? ¿Por qué usar el arte, si no se es artista? Con esto se comete un delito de lesa cultura.