FICHA TÉCNICA



Notas Balance semanal del teatro en México en 1963

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 21 abril 1963, pp. 2 y 4.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO 2

imagen facsimilar

imagen facsimilar 2

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

[Las troyanas, Micaela]

Mara Reyes

Las troyanas. Sin lugar a dudas la mayor realización en lo que va del año ha sido el montaje de Las troyanas de Eurípides, que José Solé ha dirigido en el Teatro Xola, utilizando la inigualable traducción de don Ángel María Garibay. Esta puesta en escena es una demostración de que lo importante al montar el teatro clásico –de cualquier país– no es la reproducción erudita, sino el lograr que el contenido de la obra de que se trate sea operante para nuestra mentalidad, y su vigencia sea correlativa a la que tuvo cuando la obra en cuestión fue estrenada. Y precisamente José Solé, apoyado por el resto de los elementos que toman parte en esta obra: Julio Prieto, Ofelia Guilmain, Carmen Montejo, Beatriz Sheridan, Claudio Brook, Antonio Medellín, Mercedes “Meche” Pascual, Patricia Morán, etc... consiguió hacer que una obra estrenada el año de 415 A. C. se sienta tan actual, como una obra de Arthur Miller. Esta tragedia es la tragedia del mundo de cualquier época, mientras en él continúe habiendo vencedores y vencidos.

Micaela. Una obra que pretende ser atrevida y que resulta que no es vodevil, ni farsa, ni comedia con verdadera firmeza en sus lineamientos; obra sin trascendencia, en la que se explota una vez más el tema de los gemelos indiferenciables, con secretos [que] dejan de ser secretos y la tesis, poco alentadora, de que ante una propiedad dudosa, la única solución es el azar. Teatro de retaguardia.

Mi adorable Duschka. Con una anécdota por demás inverosímil, aunque se ve en ella cierto ingenio, el Teatro Arlequín acomete una vez más una obra del tipo boulevardier que tan bien le queda a Nadia Haro Oliva, sin embargo no tiene esta comedia la gracia de otras que se han montado en dicho teatro, aunque tampoco cae en actitudes burdas, que muchas veces se encuentran en esas mismas comedias.

Boeing Boeing. Teatro comercial con una producción impecable, como todas las de Manolo Fábregas, es esta obra que se presenta en la Sala Chopin, en la que se trata el tan manoseado tema del soltero atrapado, o lo que es lo mismo del calavera redimido. Nada es sobresaliente en esta comedia [p. 4] que está muy por debajo de Mis queridos patanes –que llevó a la escena Fábregas con anterioridad– a pesar de que las anécdotas tienen bastantes puntos de contacto.

Próximos estrenos

Aunque la Semana Mayor interrumpió la actividad teatral, ya que se retiraron algunas de las piezas que están en cartel, se anuncian para esta semana varios estrenos interesantes:

Sala 5 de diciembre

Dos obras de vanguardia, dirigidas por el incansable Alexandro: Un corazón en la corteza, de Óscar Ayala, y La señora en su balcón, de Elena Garro. Indudablemente será, como todo lo que presenta este inquieto director, muy interesante de verse.

Teatro Hidalgo

El IMSS anuncia a Ignacio López Tarso, en Un hombre contra el tiempo (cuyo título original es: La cabeza del traidor) de Robert Bolt. Dirigirá: Seki Sano, que vuelve a la escena después de años de silencio. ¡Enhorabuena!

Teatro Milán

Luis G. Basurto, después de haber triunfado con la dirección de Doña Rosita la soltera de García Lorca, se lanza ahora con una de las máximas creaciones de este mismo autor: La casa de Bernarda Alba, que vimos hace unos cuantos años a Margarita Xirgu en el papel de Bernarda, personaje que ahora interpretará Berta Moss. Para cuando estas líneas se publiquen, la obra ya se habrá estrenado. Le deseamos a Basurto, así como al resto del elenco, el mismo éxito que con Doña Rosita.

Teatro Jorge Negrete

Se estrenará: en esta samana: Crimen en re bemol, obra del género policíaco de Launder y Billiat, bajo la dirección de Jorge Landeta –el de la eterna “locura sana”–; encabeza el reparto Virma González, cuya gracia y gran sentido de la comicidad se hizo patente en la comedia musical: La pelirroja.

A Francia

Despertando ya inquietud, y estableciendo polémica, ha partido para París, un grupo profesional improvisado al que han llamado “Teatro Independiente de México”, que llevará al Teatro de las Naciones la representación de México, con dos obras en un acto: Los fantoches de Carlos Solórzano y La hora de todos, de Juan José Arreola. La escenografía y el vestuario son de David Antón, con un telón de fondo para Los fantoches de Rufino Tamayo. Aparece como director de escena: Antonio Passy, y como director artístico: Carlos Solórzano. El reparto es magnífico: Magda Guzmán, Héctor Ortega, Mario Orea, Carlos Riquelme, Héctor Andremar, Susana Alexander, Emilia Carranza, Juan López Moctezuma y Carlos Castaño, además del propio Antonio Passy, que tiene doble actividad: director y actor.

La primera de estas obras Los fantoches, “tiene su origen en la costumbre mexicana de la quema de Judas” según declara el autor. Los muñecos que aparecen son los más representativos de la tradición popular, y con ellos hace Solórzano una alegoría de la que se sirve para pintar a la Humanidad, en la que se jugan [sic] los conceptos de Dios, de la Muerte, del Bien y del Mal.

La segunda obra: La hora de todos, de Juan José Arreola, que se llevó el Primer Premio en el Festival Dramático de 1955, ha sido llamada por el propio autor: “auto sacramental de la muerte y el asco”. En ella, Arreola pinta a la alta sociedad, sin disfraz, desenmascarando las mentiras que se esconden tras de una conducta aparentemente intachable, sacando a flote todo el lodo embarrado en las palabras: amor, justicia, bondad, honestidad. Arreola se vale de todos los recursos para lanzar su mensaje, lo mismo de un megáfono que habla, que de imágenes que no se conforman con estar en el subconsciente, sino que toman cuerpo y voz. Estiliza las situaciones, en su juicio, de tal manera que llega con mano maestra hasta la profundidad de un ser humano y lo muestra al mundo, por dentro, tal como él es, tal como ha sido. Es una obra que indudablemente hará muy buen papel en el Teatro de las Naciones de París.