FICHA TÉCNICA



Eventos Premios en el IX Festival Regional del INBA

Notas Premios en el IX Festival Regional del INBA

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral. El teatro en provincia. Premios en el IX Festival Regional del INBA y una carta de Carlos Barreto”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 25 noviembre 1962, pp. 3 y 4.




Notas Carta de Carlos Barreto, del grupo Los Comediantes

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral. El teatro en provincia. Premios en el IX Festival Regional del INBA y una carta de Carlos Barreto”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 25 noviembre 1962, pp. 3 y 4.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO 2

imagen facsimilar

imagen facsimilar 2

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

El teatro en provincia

Mara Reyes

Premios en el IX Festival Regional del INBA y una carta de Carlos Barreto.

Si en el Distrito Federal los grupos teatrales –experimentales, de tipo cultural e incluso comerciales– cuentan con tan mínimo apoyo para sus actividades, es fácil adivinar que en la provincia la labor teatral es llevada a cabo casi milagrosamente por algunos héroes del teatro.

Para estimular a los jóvenes que luchan por realizar una labor teatral y se debaten en un medio raquítico, sin recursos de ninguna especie; ni económico, ni educativos, ni culturales, ni siquiera de simple información, el Instituto Nacional de Bellas Artes instituyó, desde 1954, certámenes anuales en los que se premia al mejor grupo, al mejor autor, director, escenógrafo, actor y actriz.

Estos premios, hasta 1960, consistieron en dinero en efectivo y desde 1961 los premiados reciben como estímulo una beca para estudiar en el Distrito Federal, los tres años reglamentarios de la carrera teatral, en la Escuela de Arte Teatral del INBA. Si bien esto es una forma de asegurar el desenvolvimiento artístico de los jóvenes triunfadores, hay que tomar en consideración también que muchos de estos elementos, por necesidades familiares o económicas, ninguno vive del teatro, están imposibilitados para alejarse de la población en que radican, dado que no pueden abandonar sus medios de vida sin siquiera la seguridad de que al terminar esos tres años de estudios tendrán una fuente de trabajo dentro del terreno teatral que han elegido para desenvolverse, por lo que se ven obligados a rechazar en muchas ocasiones la beca obtenida.

Esto ha dado por resultado que el número de grupos que se inscriben a los festivales regionales ha descendido en estos dos años en un ochenta por ciento en relación con los festivales anteriores.

Este año han participado en el concurso los estados de Veracruz y Oaxaca, San Luis Potosí, Zacatecas, Yucatán, Baja California –que incluye además de un grupo de Mexicali, uno de la ciudad de Los Ángeles, dado que sus elementos son mexicanos, y realizan teatro en español–, Querétaro, Guanajuato, Guerrero y Morelos; en cuanto al Distrito Federal, hubo grupos que pidieron su inscripción, pero al no reunir los requisitos de calidad o constancia en el trabajo, se les descalificó y se consideró desierta la zona.

Los premios este año acaban de ser adjudicados en la siguiente forma: Al mejor director, Luciano Abundes Aguilar, del grupo Don Gil II de Cuautla; al mejor actor, Iván Carrillo (o Jorge Galván) del grupo del Instituto de Bellas Artes de la Universidad Autónoma de Querétaro; a la mejor escenografía, Rosalía Aguirre, del grupo Antequera, de Oaxaca. Quedó desierto el premio al mejor autor novel.

Estos premios fueron otorgados por unanimidad de los jurados.

El premio a la mejor actriz, dado por mayoría de votos, se lo llevó Marta Ofelia Galindo, del grupo Asociación Artística Inc., de Los Ángeles, California.

También fueron otorgadas menciones honoríficas de actuación, a Ángel Galicia Martínez, Serafín Olvera Quintero, ambos de Cuautla; Alfonso González, de Los Ángeles, y Marisela G. de Lara, de Veracruz.

El grupo de Mexicali Los Juglares, que en el Festival regional de su zona perdió, fue considerado corno el mejor grupo por el jurado nacional, por lo que mereció una mención honorífica Emeterio Méndez Jr., por su trabajo de dirección y por su escenografía y otra mención a la actriz María Cristina Seller. Sobresaliendo por su labor más constante durante el año, el grupo de Alejandro Marqués, de Los Ángeles.

Aun cuando la calidad de las presentaciones de los grupos de este año, a juicio de los jurados, es superior a la del año pasado, ellos habrían preferido considerar el concurso desierto, dada la baja calificación de las puestas en escena.

¿A qué se debe esta poca calidad de los espectáculos [p. 4] experimentales de provincia, y no sólo de provincia puesto que los grupos del Distrito Federal ni siquiera fueron admitidos al concurso? ¿Es falta de apoyo económico? ¿Falta de centros docentes dentro del campo escénico? ¿Falta de una adecuada supervisión de los trabajos que realizan estos jóvenes en forma improvisada? ¿Abandono cultural? ¿Soledad? ¿No sería posible que nuestras autoridades encontraran una mejor forma de apoyar las actividades teatrales dentro de la juventud? ¿No sería factible que desde la escuela los niños recibieran una instrucción que les despertara la inquietud por las artes y los prepararan mejor?

Seguir inquiriendo sobre esta cuestión da cada vez mayor amplitud al problema y lo hace más y más complejo.

Carta

Inserto aquí una carta que revela bien claramente los esfuerzos que realizan los jóvenes de la provincia quienes tienen que luchar contra obstáculos de diversa índole para poder expresarse.

El grupo Los Comediantes está montando actualmente Llega un inspector, de Priestley, y su director, Carlos Barreto, ha recibido elogios de directores de escena autorizados que han conocido su labor teatral. La carta dice:

“Mara Reyes, Excélsior:

“Con el respeto que nos han merecido sus comentarios sobre las diferentes manifestaciones artísticas tratadas por usted, nos estamos dirigiendo en esta ocasión y por primera vez, para enterarla de nuestro trabajo.

“El grupo de Los Comediantes es un conjunto de jóvenes inquietos cuya finalidad inmediata es la de rescatar, en provincia, la indiferencia por el teatro, tomando a éste, como una tribuna de expresión popular, al mismo tiempo que como un agente de terapia social.

“Los elementos que lo integran son, algunos, lugareños que han permanecido en sus “querencias” superando, sin embargo, las deficiencias del medio y manteniendo con gran esfuerzo la afición teatral; otros, somos meros accidentes de la fisonomía distorsionada del Distrito Federal, arrojados por la marea brutal del mercantilismo, en la deriva de la impotencia; pero no piratas que arriban a la provincia cuando se encuentran en crisis particulares. Conocemos esas compañías que ven fuera de sus medios habituales una momentánea tabla de salvación, solapando con etiquetas foráneas su incapacidad perceptiva y humana.

“Siendo la capital la más favorecida por la crítica especializada, es de suponerse un atraso aquí, por no tener resonancia los intentos espasmódicos realizados en provincia para sumarse al movimiento de expresión más en consonancia con el momento actual. Poco es lo que en las publicaciones de Morelia se comenta en torno a las cuestiones culturales, pues el renglón de la politiquería y los deportes, absorbe, y el medio (indeciso entre liberal-prejuciante y conservador) deprime el entusiasmo de los que algo pudieran comentar.

“Con la seguridad de su atención, quedamos de usted cordiales compañeros y amigos. Por Los Comediantes, Carlos Barreto.”

Esta carta, por si misma, es un llamado de atención que nuestras autoridades no debieran desoír.