FICHA TÉCNICA



Título obra El perro del hortelano

Autoría Félix Lope de Vega y Carpio

Dirección Fernando Wagner

Elenco Javier Marc, Ignacio Sotelo, Arcelia Chavira, Rosa María Caloca, Carlos de Pedro, Mario Castillón, Farnesio de Bernal

Escenografía Delfina Guisa y Azevedo

Grupos y compañías Grupo de Teatro Contemporáneo Independiente

Espacios teatrales Teatro de los Compositores

Eventos IV Centenario del natalicio de Lope de Vega

Notas Montaje inaugural del Teatro del Periodista. Javier Marc puede ser Xavier Marc

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 21 octubre 1962, pp. 2 y 4.




Título obra Amor al revés es Roma

Autoría Burt Svelove y Larry Gelbart / autores del libreto

Notas de autoría Francisco Córdova (Pancho) / traducción

Dirección Greg Kayne / dirección técnica

Notas de dirección Francisco Córdova (Pancho) / dirección de diálogos

Elenco Óscar Ortiz de Pinedo, Francisco Córdova (Pancho), Salvador Quiroz, Arturo Cobo, Alejandro Ciangherotti, Leda Moreno, Enrique Guzmán

Coreografía Bill Bradley / puesta escénica y coreografía

Música Stephen Sondheim

Notas de Música José Arcaraz / dirección musical; Julio Porter / letra

Espacios teatrales Teatro de los Insurgentes

Productores Robert W. Lerner

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 21 octubre 1962, pp. 2 y 4.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO 2

imagen facsimilar

imagen facsimilar 2

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

[El perro del hortelano, Amor al revés es Roma]

Mara Reyes

El perro del hortelano. Teatro Compositores. Autor, Lope de Vega. Dirección, Fernando Wagner. Escenografía, Delfina Guiza y Azevedo. Reparto: Grupo Teatro Contemporáneo Independiente.

Una nueva compañía se ha formado con jóvenes actores, todos ellos egresados hace poco tiempo de las escuelas de arte teatral; muchos tienen ya para estas fechas amplia experiencia en los teatros experimentales. Para conmemorar el IV aniversario del natalicio de Lope de Vega [sic], este grupo Teatro Contemporáneo Independiente ha montado El perro del hortelano, llevándola primero en gira por algunos estados de la República antes de escenificarla en la capital. Con ella se inauguró el Teatro del Periodista, aun cuando la temporada se está llevando a cabo en el Teatro de los Compositores.

Lo más notable es el amor que pone cada uno de los intérpretes en su trabajo. Hay entrega verdadera al teatro y ésta es la mayor cualidad de la representación; ella hace perdonar alguna falla que no llega a poner en peligro la calidad total de la escenificación.

Actores como Javier Marc e Ignacio Sotelo, han demostrado ya en otras ocasiones tener posibilidades sobradas en el teatro y en esta ocasión lo confirman. Aracelia Chavira es una buena promesa, quizá sólo deberá superar su “tono menor”, un poco apagado en momentos. Rosa María Caloca y Carlos de Pedro, justos, correctos.

Mario Castillón interpretando bien, con la salvedad de su dicción aún defectuosa. El resto del reparto en papeles incidentales –de entre los que sobresale Farnesio de Bernal– realiza un trabajo discreto y atinado.

Es de hacer notar la simplicidad de elementos escenográficos que usa la compañía. Aquí no hay trucos, ni lujo, todo es síntesis. Y es de recordarse que en la época en que Lope escribía sus comedias el espectáculo estaba privado de todo elemento decorativo que no fuese estrictamente indispensable; el público acostumbraba a utilizar su imaginación y no necesitaba ni las grandes decoraciones, ni los efectos escénicos, lo más importante eran los sucesos que se desarrollaban en el tablado. Así pues, Delfina Guiza y Azevedo, autora de la escenografía, no anda mal encaminada al buscar la sencillez.

La dirección de Fernando Wagner es correcta, quizá podría objetarse el tempo; en momentos el ritmo decae discontinuando el impulso de la acción. Por lo demás supo aprovechar la capacidad de cada uno de los actores con que contó y hacer una representación que no por apegada a la época de Lope fuera totalmente realista, lo que habla en su favor, ya que Lope, aun cuando fue un gran descriptor de las costumbres de la España de su tiempo, nunca pretendió que sus obras fueran una imagen realista de su ambiente, sino una interpretación de aquella realidad; una fuente vital, pintada con colores poéticos y una esperanza para su pueblo que en ellas veía cumplirse sus anhelos, como en un sueño.

Amor al revés es Roma. Teatro de los Insurgentes. Libreto, Burt Svelove y Larry Gelbart. Traducción, Pancho Córdova. Música, Stephen Sondheim. Letra, Julio Porter. Puesta escénica y coreografía, Bill Bradley. Dirección de diálogos, Pancho Córdova. Dirección técnica, Greg Kayne. Dirección musical, José Arcaraz. Reparto: Ortiz de Pinedo, Pancho Córdova, Salvador Quiroz, Arturo Cobo, Ciangherotti, Leda Moreno y Enrique Guzmán.

Es de observarse que la selección de comedias musicales que va realizando Robert W. Lerner, es cada vez menos rigurosa. En Amor al revés es Roma, se ha abandonado por completo toda delicadeza, todo deseo de buscar calidad artística y se ha caído en el comercio fácil. Los atributos de la comedia son: vulgaridad, comicidad barata, chiste forzado, y el mayor anzuelo: la presentación de modelos desvestidas hasta donde la “censura” lo permita.

Es evidente que con tales “virtudes” la taquilla se verá en la abundancia, pues hay que reconocer que nuestro público no anda en busca precisamente de la finura.

Como en la mayoría de las comedias musicales que se presentan en México, el reparto no es el adecuado. Voces mediocres, junto a algunas buenas, como la de Salvador [p. 4] Quiroz; actrices que no saben siquiera hablar, junto a actores experimentados, pero lo fundamental no es siquiera la dirección escénica, o la coreografía, o la música, o la forma de actuar de los actores, o su manera de cantar o bailar, lo dramático es el argumento y la forma de realizarlo; dramático en tanto que muestra la cada día más vacua expresión de un grupo humano; dramático, en tanto que hay en los espectáculos, cada día más, una huida de todo aquello que es verdaderamente humano.

La comedia, que es uno de los géneros más positivos, que ha representado en la historia del hombre el escape más generoso a sus problemas; que a través de la risa ha sabido criticar los errores de la sociedad, que ha sabido hincar su filo en los vicios, ahora es tomada por los autores como una forma de alabar esos errores y esos vicios, como una manera de negar al ser humano su máxima capacidad: el pensamiento.