FICHA TÉCNICA



Título obra Como gustéis

Autoría William Shakespeare

Notas de autoría María Luisa Algarra / adaptación

Dirección Raúl Cardona

Notas de dirección Margarita Mendoza López /colaboración

Elenco Aurora Molina, María Romero, Amparo Garrido, Enrique Aguilar,, Luis Bayardo, Armando Luján, Ángel Casarín, Julio Alemán, Luis Robles, Antonio Gama, Guillermo Herrera, Ricardo Báez, Ramón Prida

Grupos y compañías Lugar de las Flores, Bosque de Chapultepec

Productores Dirección de Acción Social del Departamento del Distrito Federal

Referencia Armando de Maria y Campos, “Como gustéis de Shakespeare, una mañana, en el Bosque de Chapultepec”, en Novedades, 7 diciembre 1955.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

Como gustéis de Shakespeare, una mañana, en el Bosque de Chapultepec

Armando de Maria y Campos

La Dirección de Acción Social del Departamento del Distrito Federal ha ensayado el domingo último, por la mañana, establecer teatro al aire libre en uno de los más bellos y adecuados rincones de nuestro fabuloso, milenario bosque de Chapultepec, contando con un grupo de jóvenes actores mexicanos, dirigidos por el también joven director Raúl Cardona y con la invaluable colaboración, alma y acción de este espectáculo, Margarita Mendoza López. La primera representación de teatro al aire libre, como ensayo de lo que Acción Social se propone desarrollar el año próximo, fue entre las doce y catorce horas del día, a pleno sol y con la oportuna y muy espectacular caída de las hojas que anuncia la proximidad de la estación invernal.

El lugar elegido, por la entrada llamada "de las flores", es casi perfecto para el objeto. Un grupo de rocas forman un escenario natural; los árboles centenarios componen un extraordinario ciclorama de verdor, y abajo de las rocas, un espacio libre permite la colocación de gradas de metal para los espectadores. No llegó a tiempo la sillería, pero ni falta hizo, porque el espacio que debía ocupar fue también utilizado por los actores para darle mayor animación al espectáculo. Las anafructuosidades del terreno proporcionan a los actores diversos planos de actuación, y la profundidad del bosque permite los mutis prolongados a increíble lejanía, así como la entrada de los actores a través de añosos troncos o surgiendo de espectaculares promontorios rocosos. Las posibilidades que brinda u ofrece a los directores con sensibilidad por la naturaleza este extraordinario escenario natural son de una variedad y riqueza insospechadas. Ya lo vimos durante la representación de la obra elegida para iniciar este experimento.

La elección de las obras para esta forma de espectáculo debe estar condicionada a las posibilidades materiales de este singular escenario natural, y también a tono del probable público dominguero al que se les destina. Para empezar, fue un acierto el elegir una de las más bellas piezas pastoriles de William Shakespeare, de muy numeroso reparto que Raúl Cardona supo seleccionar y mover con indudable intuición. se eligió As you like it, que en español puede ser Como gustéis, A vuestro gusto o Como queráis, que por los tres títulos se le conoce en español y con cualquiera de los tres se representa con frecuencia. Por su carácter romántico forma parte del grupo que integran las comedias Mucho ruido y pocas nueces y Noche de Epifanía, que inician la madurez de este genio de la dramaturgia universal. Much ado about nothing debió escribirse en el estío de 1599; Como gustéis, en el otoño de ese mismo año y la tercera, Twelfth night, en el invierno, para ser representada en el palacio real, ante la reina Isabel, la noche de Reyes de 1600. Esta trilogía romántica abre el camino de las grandes tragedias shakespereanas.

Como es bien sabido, Como gustéis, por su carácter pastoril, forma también trilogía con la Aminta del Tasso y el Pastor Fido, de Guarini, pero a juicio de los historiadores de aquellas épocas y de otras posteriores, la bella y poética, fluida y deliciosa comedia en tres jornadas de Shakespeare que vimos en Chapultepec supera a las otras, modelos del género. Se ha dicho también, pero no está de más repetirlo ahora, que la fuente de esta comedia pastoril shakespereana procede directamente del cuento de Tomás Lodge, Rosalynde, Euphues Golden Legacie, muy popular ya en 1590. No es este el lugar ni tampoco la hora oportuna para recordar el argumento pastoril de la hermosa comedia cuya acción Shakespeare llevó a sus bosques natales, el de Arden en el Warwickshire, del que el autor debía guardar gratos recuerdos de juventud por su proximidad con Strattford-on-Avon, su pueblo natal. Las diversas peripecias que ocurren en los bosques para que al fin Orlando y Rosalinda se unan de por vida, las aventuras que a través de las campiñas viven Rosalinda, Celia y Piedra de Toque; el duelo entre Orlando y Carlos, el amor de Febe por Rosalinda (creyéndolo hombre) y el de Silvio por Febe, son incidentes que agarran la atención del espectador no obstante lo frondoso de los diálogos y el rápido cambio –supuesto– de escenarios. Tal vez para futuros experimentos convendrá elegir piezas más breves y más accesibles al público dominguero matinal que habrá de disfrutar estos espectáculos. Por mucho que hayan cambiado los tiempos, no debemos olvidar que Como gustéis fue escrita para ser representada entre cortesanos selectos. Consta que se representó ante Jacobo I en Wilton House el 2 de diciembre de 1603. La tradición ha transmitido la especie de que el papel de Adán lo representó el propio Shakespeare. recogió primeramente esta noticia el crítico Oldys, quien escribió que uno de los hermanos más jóvenes de Shakespeare, probablemente Gilberto, iba en su juventud algunas veces a Londres a ver representar a Guillermo, y, ya anciano y con poca memoria, recordaba, no obstante, una representación de As you like it, donde su hermano hacía el papel de Adán, saliendo con una luenga barba. Ahora lo representó el joven Ramón Prida. Finalmente y para quien guste de estos datos, diré que Como gustéis no fue impresa hasta el Folio de 1623. En Chapultepec fue representada de acuerdo con una adaptación de María Luisa Algarra, que tuvo en cuenta en todo instante el bosque fabuloso en que sería representada.

Ya dije que la dirección de Raúl Cardona es muy acertada, porque la anima un ininterrumpido movimiento de los actores, que utilizan diversas áreas de actuación, colocadas por la propia naturaleza con maestra exactitud que para sí quisieran los más imaginativos productores de escenografías. Cardona o quienes lo aconsejan hallaron para los principales personajes adecuados actores. Aurora Molina, que está muy bien en tipo y muy rica de voz, hizo una Rosalinda juvenil y apasionada, y la secundaron con parecido celo e igual femineidad María Romero en Celia y Amparo Garrido en Febe. Enrique Aguilar como Orlando afirma su buena posición de galán en su mejor punto y lo mismo debe consignarse para Luis Bayardo como Silvio. Armando Luján se excedió en piruetas, y en ocasiones, desafinó lamentablemente, pero su actuación fue muy alegre y divertida. El largo resto del reparto se portó además de con discreción con entusiasmo. Consigno en justicia sus nombres: Ángel Casarín, Julio Alemán, Luis Robles, Antonio Gama, Guillermo Herrera y Ricardo Báez. El vestuario del guardarropa de Bellas Artes, bien elegido y en general a tono con la época. Oportunos puentes musicales ligaban entradas o mutis acondicionados a las necesidades del bosque. En general esta representación fue un acierto, que muchos nos trajo el recuerdo de una Medea, traducción de Unamuno, que Margarita Xirgu y su compañía representaron en el mismo bosque hace treinta y cinco años, y a la que asistió, ocupando una de las sillas de primera fila, el presidente Obregón, al que acompañaba, para ilustrarlo con sus comentarios, su secretario de Educación, don José Vasconcelos.