FICHA TÉCNICA



Título obra Poema dinámico para un inmóvil de hierro

Autoría Alejandro Jodorowsky

Dirección Alejandro Jodorowsky

Elenco Bernarda Landa, Beatriz Sheridan, Álvaro Carcaño, Xavier Cervantes, Roberto Colmenares, Xavier Marc, Luis Miranda, Alejandro Jodorowsky

Espacios teatrales Cine Diana frente al mural de hierro de Manuel Felguérez

Notas Xavier Marc puede ser Javier Marc, Xavier Cervantes puede ser Javier Cervantes

Referencia Marcela del Río, “La revolución de las geometrías oxidadas”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 4 febrero 1962, p. 2.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

La revolución de las geometrías oxidadas

Mara Reyes

Manuel Felguérez ha realizado un mural de hierro (cine Diana). Podrían hacerse numerosas especulaciones acerca de lo que el autor quiso decir con su obra –lo importante es la emoción que esta obra artística produce en cada uno de aquellos que la contemplan– pero yo me limitaré a hablar del poema escénico escrito y dirigido por Alexandro como homenaje a este mural al que tituló: Poema dinámico para un inmóvil de hierro, y que fue interpretado por Bernarda Landa, Beatriz Sheridan, Álvaro Carcaño, Xavier Cervantes, Roberto Colmenares, Xavier Marc, Luis Miranda y el propio Alexandro.

Las palabras que pronunció Miguel Salas Anzures el día 19 de enero –fecha en que se inauguró el mural con la escenificación del poema– son un aliciente para las jóvenes generaciones que luchan por abrirse paso en las distintas esferas del arte:

“Hoy asistimos al nacimiento de una nueva concepción artística que rompe con todos los prejuicios del pasado. He dicho prejuicios. Tal vez sería mejor decir tradición. Tradición impuesta por los viejos, por los portadores del pasado que siempre creen estar en el presente, y que ha pesado como una losa sobre los jóvenes”.

Salas Anzures conoce el cerco que se hace al artista joven y es por eso que recordamos sus palabras: “Al amparo de teorías mal hilvanadas se pretendió enclaustrar la expresión artística, lo mismo en la pintura que en la escultura, en el teatro y la danza que en la arquitectura y las letras… Puede frenarse ese desarrollo durante cierto tiempo por métodos coercitivos –como entre nosotros ha sucedido–, pero cuando las amarras se aflojan por el surgimiento de nuevas tensiones sociales, en las que la libertad no es una hueca palabra, advienen nuevas formas de expresión que rompen con el pasado. Libertad y creación vienen a ser así términos de necesidad. Sin la una no puede darse la obra”.

Y al referirnos al poema podríamos tomar también las palabras que Miguel Salas Anzures pronunció en relación con el mural: “Como obra de arte que es, está a discusión. Puede gustar o no. Después de todo esta obra no es un caramelo. Pero lo que sí os digo es que a quien lo contemple –lo escuche–, le hará pensar, estableciéndose así un dialogo entre su creador y el espectador. Después de todo ¿no es esto una de las características de toda obra artística?”

Al hablar del Poema dinámico para un inmóvil de hierro, no puede dejar de decirse que ha sido extraído, entresacado, derivado de ese mural que le dio origen. Para mí, la frase que Alexandro incluye en su poema: “La revolución de las geometrías oxidadas”, es en la que encaja la unidad Mural-Poema, aunque desde luego, cada espectador puede tener su propia interpretación del poema y del mural.

“Puede pasar una paralela,
Pueden pasar infinitas (paralelas,
No puede pasar ninguna (paralela”.

Dice Alexandro en su poema. Y yo agrego: “Puede haber una interpretación, pueden haber infinitas interpretaciones, no puede haber ninguna interpretación”.

Según el poema de Alexandro, hay en el mural una concepción artística, asentada en las nuevas teorías geométricas no euclidianas:

Un movimiento en lo
inanimado
Un deseo de expresión
Hacia un punto luminoso
Hacia el centro o hacia arriba
Un movimiento del acero y de la
(piedra en busca del apoyo
dos desequilibrios amarrados
(por un punto
Sostenerse y apoyarse
Columna. Muleta. Frágil
(ortopedia
Araña de acero y piedra
las columnas del espacio
(abierto.
Sostener un punto
Oblicuos, apoyados en las
(cabezas.
Mi desequilibrio, tu
(desequilibrio.
La informe forma, la informe
(forma
cajitas con trozos. Pedazos
(de colecciones.
El encuentro de columnas.
Creciendo hacia la luz.
Hacia el centro y hacia arriba
Engranaje. Dentada. Congruencia
Suma de dos ritmos.
Este espacio es cuadrado,
Este espacio es curvo.
Espacio, informe, informe,
(informe.
Dos mitades hacia el centro.
Hacia la suma.
¡Reloj!

Esta concepción del mural que tiene Alexandro, es determinante para el poema. Sorprende la unidad que existe entre éste y el mural. Ambos son abstractos y a la vez sugerentes no sólo de ideas, o emociones, sino de un concepto de la vida, si bien angustioso, no por eso menos real.

Alguien dijo el día de la inauguración, que ese espectáculo había sido como “haber leído el periódico”, sólo que captando el sentido en forma emotiva, por medio del arte.

Y es que dentro de la forma abstracta que tiene el poema en su conjunto, se pueden encontrar todos los hechos diarios que van conformando la vida del hombre de nuestra época.

Encontramos desde las grandes interrogaciones que se ha formulado el hombre a través de los siglos, o sus preocupaciones por la adivinación del futuro; hasta los términos matemáticos del mundo actual, con su ciencia, su política, su angustia.

Este espectáculo teatral, nacido de un fenómeno plástico y no de uno literario, ha sido realizado en la forma más original. Por ejemplo en el fragmento siguiente:

¿Dónde estamos nosotros?
¿Quiénes somos nosotros?
¿Dónde estamos o ó o?
¿Quiénes somos o ó o?
¿ó e ESTAMOS o ó o?
¿íe e SOMOS o ó o?
¿óe e á o oóo?
¿iée ó o oóo?

el autor del poema va gritando la intrascendencia de las grandes interrogaciones y esta privación de las consonantes repetida al tratar distintos problemas, lleva por fuerza a la idea de que los hechos de los hombres a través del tiempo, se van volviendo intrascendentes y confusos.

Un personaje femenino cruza corriendo el escenario en diversas ocasiones y grita frases, las manejan, las atacan, las defienden, las asimilan, las devuelven. Es el medio ambiente que modifica al hombre y al que también éste va modificando.

Alexandro se sirve, como elemento artístico, de frases truncas, de nombres de galaxias, de ecuaciones, de cifras, de incoherencias, de nombres propios de actores, políticos y hasta del nombre del autor del mural, de noticias periodísticas, de teorías científicas, del espacio, del gesto, del ruido, de la música (usa también el mural en un momento, como instrumento musical sobre el cual percute), también se sirve de los símbolos que han guiado a los hombres (saludo de los nazis, de los aliados, de la religión, se santiguan), y que han llevado a los hombres a los mayores sacrificios, a la muerte o a la heroicidad, para disolverse también en la nada.

Parece decirnos Alexandro en su muy personal lenguaje que todo: ciencia, progreso, muerte, experiencia, maquinaria, engranaje, técnica; no han servido para que el hombre resuelva su condición humana, sino para producirle sólo:

“TENSIÓN, TENSIÓN, TENSIÓN”

Algo también totalmente innovador, es la forma en que Alexandro utiliza las palabras, unas veces como simples fonemas, otras con nuevas convenciones, ¿por qué, si las palabras tienen un significado que les hemos adjuntado convencionalmente, no ha de podérseles cambiar ese significado? Alexandro lo hace y la nueva connotación cumple su papel en el poema.

Mientras dos personajes hablan un lenguaje plegado de tecnicismos: “El tubo de aire en el receptáculo… Vaciado rápido del contenido en el depósito…” etc..., el calor de sus voces refleja la carga emotiva que los alienta y que jamás confiesan en palabras, sino que éstas están encubriendo sus verdaderas pasiones. La simulación, la hipocresía, la ocultación que hace el hombre en su vida de sociedad se pone de manifiesto en este fragmento (32 parlamentos). Su manera de ridiculizar a la sociedad es a través de formas de expresión totalmente nuevas. Para sintetizar la vida mundana de una pareja,Alexandro toma la noticia periodística dada en distintas épocas y en cuatro líneas da a conocer su pequeñez:

Elegante matrimonio hoy
(de la señorita Tanto.
Reposa en el jardín la señora (Tanto.
Hoy agasajan al arquitecto (Tanto.
Falleció la señora viuda de (Tanto.

Pero también se yergue contra la sociedad con denuncia y crudeza:

“El estómago es la tierra donde germina el pensamiento.
El estómago proctólogo es la sierra donde se avecina el hundimiento.
Donde se asesina al bello viento.
Donde mezquina tanto por ciento.
¡Cinco por ciento!
¡Veinte Por ciento!
¡Cien por ciento!
se asesina el pensamiento.”

Una teoría materialista de la vida, se encuentra en estas palabras –desde el punto de vista filosófico–, y un desalentador juicio de cómo se compra el pensamiento, o de cómo se vende.

Otras críticas no necesitan siquiera comentario:
“Si falta luz, será culpa de los obreros, dijo la compañía”.
“¡Ayude a la rehabilitación
(de los inválidos
comprando en las tiendas de
(industrias
para la rehabilitación de los
(inválidos! ¡Trozos de juguetes
(reparados por inválidos!
¡Hágase inválido!”

En el poema, Alexandro, postula cómo es el hombre a través de las edades, llagando a la conclusión de que es un ser social, después de los 14 años… pero el hombre a los diez mil años de su vida en el orbe, ha creado una sociedad terriblemente monstruosa.

“Es el mal sincero…
(el mar de hierro…
amar entero… Amargo eros
(Apago fuego...
Pago el juego… hago el
(ciego... el ciego…
El ciego… El ciego… El
(ciego…
El ciego…!
La agonía… La alegría…
(La energía…
¡La orgía!… ¡La orgía!...
(¡La orgía…!”

Ahora que como dice el autor en el poema:

“Puede pasar una pararela, pueden pasar infinitas
(paralelas,
no puede pasar ninguna
(pararela”.

Y esta interpretación que he aventurado, sólo es una paralela trabada fuera de

“las geometrías oxidad
a dad
a dad
a dad
a dadas.”