FICHA TÉCNICA



Dirección Cipriano Rivas Cherif

Espacios teatrales Sala RÛdano

Notas Entrevista a Cipriano Rivas Cherif, director del Teatro Universitario

Referencia Armando de Maria y Campos, “Alfredo de Musset en la escena universitaria”, en Novedades, 6 junio 1954.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

Alfredo de Musset en la escena universitaria

Armando de Maria y Campos

En el hall del convencional teatro del Seguro Social, minutos antes de que diera principio la representación de Botica Modelo, la pieza laureda por El Nacional, conversé durante unos cuantos minutos con Cipriano Rivas Cherif, nuevo director del Teatro Universitario, o, mejor dicho, otro director más para la actividad teatral universitaria. Me interesa hacer acto de presencia cerca de las actividades del Teatro Universitario que gobierna el autor Carlos Solórzano, a propósito de la versión circulante sobre que hay consigna para no hablar en las columnas teatrales, de las que auspicia nuestra máxima casa de estudios. Hice tres o cuatro preguntas a Rivas Cherif.

Estas son, más o menos, sus respuestas:

"De los teatros, como se llama ahora, aunque no tengan constitución física de tales, a lo que antes se llamaba `compañías' o grupos de aficionados, o `sociedades'; de los teatros que he encontrado en México a mi regreso, más o menos fundados con la misma intención de refugio de la ruina de los teatros grandes, en salas pequeñas hasta la exigüidad a veces, los dos más interesantes para mi gusto son el Teatro Universitario y el Teatro Español de México. Por eso he ofrecido mis servicios al segundo y estoy representando el rey don Alonso de la famosa Reinar después de morir en la sala Molière, y he aceptado el dirigir y representar con el primero las próximas representaciones de la traducción que con el título de De esta agua no beberé ha hecho mi hijo José Ramón de la deliciosa comedia proverbial de Alfredo de Musset Il ne faut jurer de rien.

"Las representaciones que comenzarán a mediados de junio, durante un mes, tendrán lugar en la sala Ródano, donde ya se dio la magnífica paráfrasis shakespeariana No es cordero, que es cordera de León Felipe, por el propio Teatro Universitario.

"Creo muy acertada la elección de la sala Ródano para mi escenificación de Musset, en que sugeriré casi integralmente la disposición de Douking probada últimamente en Francia con gran éxito. Tanto más cuanto que el Teatro Universitario me ha deparado la para mí preciosa colaboración de Miguel Prieto, mi `compañero de viaje' que fue en el que hicimos a Moscú en 1937 con ocasión del último Festival Teatral de la URSS, invitados como huéspedes de honor con un centenar más de profesionales y críticos europeos y americanos del arte dramático. Digo que Miguel Prieto fue entonces 'mi' compañero de viaje, porque yo presidía la delegación española en que iba también el gran poeta muerto después en un presidio español, Miguel Hernández. La presidía en mi condición de director del Teatro Español de Madrid, con Margarita Xirgu. Y hago la salvedad porque usted sabe la significación que se le ha dado de unos años a la fecha a ese compañerismo andariego. Yo no soy comunista; pero mi acendrado anarquismo liberal y católico, en toda la extensión de la palabra, me permite una independencia y libertad de movimientos que sin perjuicio de seguir el seguro instinto de 'animal político' que cumple el hombre, halla su expresión natural en la afición artística. No he sido nunca ni más ni menos que un 'aficionado'. Lo que pasa es que mal que bien he podido ir viviendo de mis aficiones, casi como el sacerdote del altar.

"Miguel Prieto, a quien una bomba destruyó en Barcelona el precioso y riquísimo teatro de marionetas que ya estaba dispuesto para una salida que se presumía menos aventurada que la de Maese Pedro por las ventas de los caminos, es algo más que un simple escenógrafo en la acepción usual de la palabra. Por eso su colaboración ha sido mi única exigencia –a que yo estaba seguro había de acceder tan entusiasmado como yo el director del Teatro Universitario– para dirigir De esta agua no beberé. Por si era poco mi opinión anterior sobre su arte de pintor trascendido a la escenografía con un concepto total de la representación que excede su limitación accesoria para crear el ambiente, el ámbito de la escena, su realización reciente, en el propio Teatro Universitario, de Seis personajes en busca de autor de Pirandello, me demostró su capacidad de identificación con el espíritu del texto escrito, para traducirlo a los ojos del espectador. Ninguna de las representaciones anteriores que me ha sido dado comprobar en mi ya larga experiencia de curioso de teatro de la obra capital de Pirandello, en la versión primera de Nicodemi, supervisada por el propio autor de los personajes en su busca: la de don Manuel Díaz de la Haza, que la representó en Madrid en la compañía de Josefina Díaz, su hija, y Santiago Artigas; la de Ferrau, esposo y director de la gran Mimí Aguglia, con quien tuvo positivo éxito Alfredo Gómez de la Vega, interpretando el padre; la de Pitoef en París, con Ludmila, su esposa y primera actriz también, cuya interpretación se sigue comparando a la que María Casares ha revalidado durante todo el año pasado en la Comedia Francesa, y que por arte del propio Pitoef era muy semejante a la que ha dado ahora aquí Augusto Benedico dirigido por Rooner, ninguna de estas representaciones anteriores a la de Miguel Prieto era tan valedera, tan sorprendentemente 'representativa' en su magnífica sencillez. Esa difícil sencillez es la que necesito y tendrá afortunadamente, por su parte, en la versión de Musset que me ha confiado el Teatro Universitario.

"El nombre de Musset representa más que nada la insistencia en la reacción poética que avalora el teatro del mundo en la actualidad, contra el naturalismo y la morbosidad retrasados del mal teatro norteamericano que ya nos invade. Por mi parte, insistiré inmediatamente en esa reacción poética llevada al extremo en Así que pasen cinco años de García Lorca, que nadie ha intentado hasta ahora que yo sepa llevar a la escena, sino en algún escenario norteamericano, en inglés y con intención experimental."