FICHA TÉCNICA



Título obra El aÒo del caldo

Notas de Título Violines imperiales

Autoría Carlos LeÛn y Alfredo Robledo

Notas de autoría Fernando BenÌtez y Luis EcheverrÌa

Dirección Ernesto Finance

Elenco Luis Mariano, Daniel Herrera y Oscar Pulido, Celia PeÒa

Espacios teatrales Teatro de Los Insurgentes

Notas Espect·culo de revista dividido en dos partes: El aÒo del caldo y Violines imperiales. El autor tambiÈn comenta sobre su situaciÛn con la AgrupaciÛn de CrÌticos de Teatro

Referencia Armando de Maria y Campos, Luis Mariano y la nueva temporada de revistas del teatro de Los Insurgentes, en Novedades, 30 enero 1954.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrnica

Novedades

Columna El Teatro

Luis Mariano y la nueva temporada de revistas del teatro de Los Insurgentes

Armando de Maria y Campos

El esplndido teatro de Los Insurgentes presenta ahora al tenor-soprano Luis Mariano como figura principal de un espectculo frvolo, limpio, rico y sensual, que para ser magnfico y realmente digno slo le falta lo que para m es esencial en esta clase de diversiones: autores. Una revista gnero teatral el ms difcil, porque va dirigido a un pblico diverso y disperso, de sensibilidad exquisita y al mismo tiempo no muy refinada; espectculo para muchos, unos van a sentir, otros a ver y aun muchos a oler, no se concibe sin msico, ni menos! sin libretistas. Pero como desde hace tiempo, a travs de inexplicables temporadas de este gnero en el Follies y en el Lrico, en el Margo y en el Cervantes, se ha logrado sortear la necesidad de usar de libretistas y de msicos, conformndose con los "arreglistas" musicales y los sketchistas que se copian a s mismos, se ha credo fcil presentar revistas sin autores. Se tiene que caer, inevitablemente, en el lugar comn, culinario: guisado de liebre sin liebre...

En dos ttulos se divide el nuevo y muy viejo a la vez gran espectculo de mujeres, las plumas y luces del teatro de Los Insurgentes: El ao del caldo y Violines imperiales, que nada tienen que ver con el desfile de bailes y evoluciones. Del primero parece responden los seores Carlos Len y Alfredo Robledo, y as ha de ser, porque a veces brota el ingenio extrao y muy elaborado de Len en los dilogos de amargo sabor poltico, o la gracia gil y traviesa de Robledo. De la segunda parte se hacen responsables, al parecer, los seores Bentez y Echeverra, y, doloroso confesarlo, en su produccin no asoma el autor verdaderamente por ninguna parte. Pero esto no extraa a nadie; los seores Bentez y Echeverra se declaran autores desde hace aos de todas las revistas sin libro! que se han representado en el Lrico, en el Follies, en el Margo, en el Cervantes y en la carpa Libertad. No tienen la culpa estos seores, sino quienes Zavala, Hernndez, Guerra, Cervantes, etctera los han hecho "compadres"... Esta vez el empresario ni siquiera se tom la molestia de anunciar a alguien como autor de la msica... Para qu? En ese aspecto, en el teatro de Los Insurgentes, no se engaa a nadie. Como buen mostrenco que para algunos es la partitura ajena, se aprovecha, y aqu no ha pasao na...

El elenco de "artistas" vedettes, bailarinas, actores es largo, y de escasa calidad de conjunto y en detalle. Luz Mara Nez hace de primera figura femenina y en realidad logra destacar del conjunto numeroso y primaveral, pero anodino. Dos excelentes actores llevan "el dilogo": Daniel Herrera y Oscar Pulido. Para el nmero espaol se ech mano de una preciosa criatura, bailarina ms mecnica, que prodiga el zapateo no el zapateado, Celia Pea, y dirige los conjuntos el veterano actor Ernesto Finance, que, si se tercia, anuncia detrs del micrfono el restaurante del teatro y recita romances gitanos en el ms puro andal...

En rigor de verdad, el espectculo del Insurgentes se ha organizado para presentar al gran chansonnier hispanofrancs Luis Mariano cuyo xito en el film espaol rodado en Francia, Violetas imperiales, le abri el camino de las pelculas mexicanas, verdadero fin de su ascenso al valle de Anhuac. Es un excelente artista en su gnero, figura autntica en el exigente Pars frvolo. Su xito como figura central de la revista parisiense Le chanteur du Mexique fue como un contrato en blanco que deba presentarle un empresario avispado y con pupila. Este fue la antigua vedette? Eva Stachino. Lstima que no pudiera presentarlo dentro de una gran revista, marco digno de su poderosa personalidad como chansonnier...

Magnfica figura, juventud, gracia y desenvoltura, y una bella y amplia voz de tenor-soprano, de gran alcance, es decir, que no precisa del micrfono. Estilo excelente y diccin clara e intencionada. Y simpata personal. Con tan grata y rica suma de cualidades a nadie extrae que Luis Mariano guste en Mxico y siga gustando conforme se el vea y se el oiga. Acta en dos cuadros: uno de sabor francs en el que canta una cancin dedicada a las mexicanas, muy parisiense, y el vals de Violetas imperiales y otro, espaol, que evoca la sevillana romera del Roco. En ambas gust mucho y fue muy aplaudido, porque conoce la ciencia y el arte de interpretar una cancin: aparte de su excelente pronunciacin en francs o en espaol Mariano posee el arte de encender y apagar las palabras, de sumirlas en la sombra o en la luz, segn su sentido, de aminorarlas o amplificarlas, de acariciarlas o de morderlas; sabe, en suma, todo lo que hace vivir un texto, o lo hace morir, o palpitar con fuerza, color, estilo, elegancia, y agregar a todo eso la diccin, o sea, la puesta en accin del verbo, el anlisis del texto, enriquecido por su composicin expresiva, con su sentido exteriorizado, "visible", pintado, esculpido, hecho vida, en fin. Por eso me gust Luis Mariano, y por eso, si no me equivoco, gustar en Mxico, y lo vern mucho, a pesar de la ausencia de libreto en ambas revistas.

Nota-Benne. Soy enemigo, y de ello he dado prueba amplia en 36 aos de cronista de teatros, de llevar los asuntos privados o personales a la crnica. Si habl de mi inhibicin en el negocio de la ltima reparticin de premios teatrales, lo hice con un sentido de responsabilidad hacia el futuro. Hubo persona no citar su nombre, que autnticamente tom el rbano por la verde hojarasca, y a ttulo de rectificacin envi al director de este diario carta que aspira ver publicada, y que, de cualquier manera, merece contestacin. Pero no ser ahora, porque est en manos del seor procurador de Justicia del Distrito Federal, para que, por su responsable conducto, se aclaren calumnias y se fijen claramente difamaciones, para lo que haya lugar.

Por otra para mi satisfactoria parte, distinguidos miembros de la Agrupacin de Crticos de Teatro han empezado a negar el contenido de la carta difamatoria en entredicho, primero negndose a firmarla al ser requeridos para ello y, luego, dndome pruebas de amistad y de adhesin. Estos son los queridos compaeros que coincidencia, los tres nacidos en Espaa don Fernando Mota, don Flix Herce y don Angel de las Brcenas. Tambin he recibido adhesiones de Puebla, Guadalajara, Guanajuato, Saltillo y Monterrey. Y... el teatro sigue su marcha!