FICHA TÉCNICA



Notas Comentarios del autor sobre los acrÛbatas ÌndÌgenas que llevÛ Hern·n CortÈs a EspaÒa como antecedente de fiesta indÌgena en la Nueva EspaÒa

Referencia Armando de Maria y Campos, Hernn Corts llev a las cortes del emperador Carlos V y del papa Clemente, habilsimos acrbatas aztecas, en Novedades, 23 enero 1954.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrnica

Novedades

Columna El Teatro

Hernn Corts llev a las cortes del emperador Carlos V y del papa Clemente, habilsimos acrbatas aztecas

Armando de Maria y Campos

El espectculo del circo apasiona estos das a los metropolitanos. Como en los mejores tiempos de la aficin circense mexicana, dos enormes carpas, instaladas en cntricos y estratgicos lugares de la ciudad, contienen sendas, magnficas troupes de las ms variadas especies. El Atayde Hermanos tiene un leal competidor en el circo de Jack Blunder. En ambas compaas figuran destacadamente cirqueros acrbatas, maromeros, equilibristas, trapecistas o alambristas mexicanos, "cual debe ser", porque si algn pueblo de la tierra, del viejo o del nuevo mundo, tiene tradicin acrobtica, incluyendo la remota Grecia pagana, es Mxico, y de Mxico, la parte en que se asent Anhuac.

Pocos saben que Hernn Corts, al regresar por primera vez a Europa, todo leyenda y hazaa para rendir acatamiento al omnipotente emperador Carlos V de Espaa y I de Alemania, llev en su squito a varios digamos acrbatas aborgenes. El xito que en la corte imperial de Carlos V alcanzaron los indios hbiles, es decir, acrbatas, fue de sorpresa primero, de asombro despus. Don Artemio de Valle Arizpe, que se ha sorbido tanto cronicn viejo y polvoso, resume la primera actuacin o debut de los volatineros aztecas en Europa, con las siguientes palabras, que pueden encontrarse en su libro Andanzas de Hernn Corts: "Para divertirlas a las damas de la corte orden (Corts) a los indios que llevaba, que ejecutasen muchos de sus variados juegos y vistosas juglaras que saban hacer, a uso de su tierra de Mxico, pues llevaban volatineros, jugadores de palos en los pies y jugadores de pelota de hule, prestidigitadores, titiriteros, bailadores y volteadores. Agrad bastante todo lo que hicieron, con grandsima habilidad, no slo a las damas, sino que el pueblo entero de Guadalupe se solaz viendo con admiracin a aquellos esbeltos hombres desnudos, de color de bronce y aspecto triste, hacer suertes y gracias donossimas".

En el otoo de 1528 compareci Hernn Corts ante el emperador Carlos V. No hay crnica o probablemente no me ha sido dado encontrarla que refiera si el monarca se solaz con los volatineros, jugadores de palo o acrbatas de su nuevo dominio. Pero tampoco hay crnica que lo niegue. S las hay, en cambio, a propsito de que el papa Clemente y su pontificia corte se regocijaran con el espectculo acrbata azteca.

Carlos V hizo a Corts marqus del Valle de Oaxaca, y Daz del Castillo dice que "despus que fue marqus, envi a Roma, a besar los santos pies de nuestro Santo Padre el Papa Clemente, por su embajador a un hidalgo que se deca Juan de Herrada, y con l envi un rico presente de piedras ricas y joyas de oro, y dos indios maestros de jugar el palo con los pies". De la Herrada, sigue relatando Bernal, "fue a besar los santos pies de su Santidad y present los dones que Corts le envi y los indios que traan el palo con los pies".

"La comitiva de Juan de la Herrada estuvo en Roma diez das delante de su Santidad y los sacros cardenales, de que se holgaron mucho de verlo", comenta el gran cronista, atendiendo a los informes que le dio un soldado de los que acompaaron al embajador de Corts. En forma parecida se encuentra registrado el xito de los primeros acrbatas aztecas que en el Nuevo Mundo actuaron y ante qu pblico en Herrera, Gmara y Alamn.

Y bien, en qu consista el espectculo de acrobacia que los indios mexicanos presentaron en las cortes de Carlos V y de S.S. Clemente? En un "juego" azteca que se llamaba Xocuahpatollin, y se ejecuta as:

Un danzante acostado en tierra sobre la espalda levanta los pies y recibe sobre ellos una viga de madera, horizontalmente, y le imprime rpido movimiento rotatorio, y en un instante le deja horizontal; con frecuencia, otros danzantes quedaban a horcajadas en los extremos de la viga, y quien la sostena repeta el movimiento giratorio y aquellos hombres no caan.

La palabra, nombre de juego, vale en castellano, por "juego del madero en los pies".

En el Cdice Florentino (Sahagn, Troncoso), se puede ver una escena de este juego; tambin Clavijero en su Historia Antigua de Mxico reproduce la escena un mucho dibujada, pero ninguno de los historiadores dio el nombre del juego, que es el de Xocuahpatollin, esto es "juego de mover un palo con los pies".

Se practicaba as: El individuo acostado en posicin supina, levanta en alto las piernas y pies y sobre stos va un palo rollizo que es movido rodando sobre su eje y a ratos de punta a punta, quedando nuevamente horizontal. En la estampa de Clavijero se ve un msico que acompaa la acrobacia con sones y, abajo, hay pblico.

Se comprende que el xito en Europa de los hbiles indios estimulara a sus compatriotas en acrobacia, que no cruzaron el mar, al grado que ya no hubo despus acto pblico, religioso o profano, en el que no hubiera volantines, jugadores de palo, etc.

A fines de 1604 el Cabildo de la Nueva Espaa, ofreci al virrey marqus de Montesclaros, varias corridas en la plazuela del Volador, habiendo la novedad de que un tal Juan Lpez Montalvn puso una maroma desde las Casas Reales hasta la mitad del coso, en cuya maroma, deca en el permiso que solicit: "volar por ella y har vueltas y gentilezas en que dar mucho gusto a su Excelencia y a la dems gente y concurso".

La Villa de San Miguel el Grande, cerca del real de minas de Guanajuato, habase fundado en el segundo tercio del siglo XVI, y a raz de dicha fundacin concedise a los indios del lugar, permiso para celebrar el da de la fiesta titular del arcngel San Miguel, patrono de la Villa, una funcin religiosa. Tambin una semana de toros.

Durante los intermedios de las corridas hubo maromas por los indios, prohibindose, terminantemente, toda intervencin de los vecinos espaoles, pues era fiesta exclusivamente indgena.

Con el tiempo lo que slo fue diversin para los indgenas de la localidad, convirtise en rumbosa feria, con espectculo de comedia, sin que se sepa qu compaas representaban obras hasta ahora perdidas; juegos de naipes, peleas de gallos, naturalmente, jugadores de palo con los pies, cada vez ms hbiles.