FICHA TÉCNICA



Título obra El caso de la mujer asesinadita

Autoría Miguel Mihura y ¡lvaro

Notas de grupos y compañías Juli·n Soler / director

Espacios teatrales Teatro Arena del edificio de la CompaÒÌa de Seguros Lationamericana

Referencia Armando de Maria y Campos, Estreno en Mxico de El caso de la mujer asesinadita. II, en Novedades, 7 noviembre 1953.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrnica

Novedades

Columna El Teatro

Estreno en Mxico de El caso de la mujer asesinadita. II

Armando de Maria y Campos

En crnica anterior, al empezar a referirme al estreno de El caso de la mujer asesinadita, que con caudaloso xito de pblico se viene representando en el llamado Teatro Arena, bajos del edificio de la Compaa de Seguros Latinoamericana, cre indispensable decir algunas cuantas palabras sobre sus autores, segn mi costumbre de presentarlos a los lectores de esta columna cuando por primera vez suben a los escenarios mexicanos. Habl, hasta donde alcanzan mis referencias, de Miguel Mihura, uno de los autores; hablar ahora, aunque brevemente, del otro afortunado autor de esta entretenida comedia, lvaro de Laiglesia.

Naci este nuevo e interesante autor espaol en San Sebastin, en 1922. Nio an, se dedic a la literatura, ocupando el puesto de redactor jefe de un semanario a los 14 aos. Quien empieza el periodismo a esa edad, no lo podr dejar nunca. A los 16 aos lvaro de Laiglesia empez a colaborar con asiduidad en diversos peridicos y revistas espaoles, estoy seguro que ya dejando fluir su vena humorstica. A los 21 aos public su primer libro, Un nufrago en la sopa, que ha alcanzado ya su quinta edicin. A ste siguieron dos ms: El bal de los cadveres y La gallina de los huevos de plomo. En breve publicar el cuarto, titulado Se prohibe llorar.

Su primera comedia fue El caso de la mujer asesinadita, en colaboracin, como ya se sabe, con Miguel Mihura. Despus ha estrenado El drama de la familia invisible, obra que ha alcanzado gran xito y que ha sido traducida al alemn y estrenada recientemente en Alemania, seal de que su humor, o su gracia, no son locales, y El escndalo del alma desnuda, en colaboracin con el autor hngaro Janos Vaszary, de la que en la actualidad se prepara una traduccin al ingls. Ha estrenado tambin gran nmero de adaptaciones y algunas obras musicales, de las que no tengo precisas referencias.

lvaro de Laiglesia es director de La Codorniz, semanario humorstico que se edita en Madrid desde hace diez aos, siempre bajo su direccin, y justo es dejar consignado que ha batido el "rcord" de permanencia en la calle de una publicacin humorstica, pues hasta La Codorniz, ninguna revista de humor alcanz tan dilatada longevidad en Espaa.

Este joven e interesante autor prepara en la actualidad una nueva comedia titulada No puedo vivir sin ti, y una novela que se llamara Slo se mueren los tontos. lvaro de Laiglesia estuvo en Mxico en 1949 unos cuantos das, e hizo el viaje en calidad de "aeromozo" honorario en un avin. La Asociacin Mexicana de Periodistas, entonces presidida por el tambin gran humorista Alfonso Anaya "Tito Melcocha", le organiz una sesin para recibirlo, y en ella Anaya lo titul "el periodista ms bello de Espaa", haciendo un poco de humor con la arrogante presencia del simptico colega.

Y bien, es tiempo de decir unas cuantas palabras en elogio de La mujer asesinadita, cuyo xito de pblico sobrepasa a todos los alcanzados este ao. Es una deliciosa farsa que mueve un gil aire de comedia, brote de un humor especialsimo, nuevo, fino, travieso, y del mejor gusto. Este nuevo humor de que hacen alarde Mihura y Laiglesia en su primera obra en colaboracin es, seguramente, el que se lleva ahora en Espaa, como durante muchos aos se llev el fresco, sano e ingenioso de Enrique Garca lvarez, y el desconcertante, andalucsimo, sano al principio, despus amargado y eso le cost la vida, de Pedro Muoz Seca, creador del astracn, que hizo rer durante veinte aos a todos los pblicos de Espaa y de Amrica, tambin de Europa y sus alrededores, y que no desde en incorporar a su repertorio la ilustre Mara Guerrero: recurdese Los extremeos se tocan, que es para m saudade inolvidable de su ltima temporada en el Arbeu, en 1924.

El asunto de El caso de la mujer asesinadita es un hallazgo. Un sueo premonitorio que se realiza y que da ocasin a un delicioso juego con el presente y el futuro, con la realidad y con las visitas de ultratumba, con la verdad y la mentira, con la farsa, la aventura picaresca y el amor sentimental. Mihura y Laiglesia juegan con sus personajes, los sacan de la tierra, los meten al limbo, y al pblico lo tienen flotando en un clima de regocijo. No es una otra trascendental, como no lo fueron la mayora de tantos humoristas y autores cmicos en que Espaa ha sido y seguir siendo prdiga. Pero es una obra que acusa un dominio de la tcnica teatral y que exhibe una opulencia de recursos para entretener, para divertir, para regocijar. Adems, est bien escrita y abunda en chistes de distintos, eficientes y certeros calibres. Me gustar mucho poder conocer toda la produccin de Mihura y Laiglesia, y gozar con ella, como he gozado al conocer toda la obra de Garca lvarez, de Arniches, de Paso, de Abati, de Muoz Seca, de Prez Fernndez, estos dos ltimos tan infortunados, de fin trgico y dramtico, inexplicable.

Se representa, como se sabe, sobre el escenario abierto, llamado "Arena" ring?, que no es otra cosa que una escena abierta por sus cuatro costados, como la que antes se levantaba en el centro de las pistas circenses yo la vi en mi niez en el viejo circo Orrin, de la vieja plazuela de Villamil, y que en los Estados Unidos se conoce por "theatre in the round". En Madrid se ha usado este ao, como experimento para representar Edipo, llamndosele "teatro circular". Aqu, como se sabe, slo tiene pblico por dos costados, lo que da oportunidad al director para hacer juegos de presentacin muy interesantes. Se acaba el espacio; hablar de la interpretacin en otra crnica.