FICHA TÉCNICA



Título obra Las mocedades del Cid

Autoría Joan GuillÈn de Castro

Notas de autoría ¡lvaro Custodio / adaptaciÛn

Dirección ¡lvaro Custodio

Elenco Ignacio LÛpez Tarso, Ofelia Guilmain, Oream Cristi·n Caballero, Virginia GutiÈrres, Eduardo Alcaraz, Miguel CÛrcega, Alfredo BarrÛn, Ricardo Adalid, Arias Delgado

Escenografía JosÈ Renau

Grupos y compañías Teatro EspaÒol de MÈxico

Espacios teatrales Sala MoliËre

Referencia Armando de Maria y Campos, El grupo experimental de teatro clsico espaol representa Las mocedades del Cid de Guilln de Castro, en Novedades, 18 octubre 1953.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrnica

Novedades

Columna El Teatro

El grupo experimental de teatro clsico espaol representa Las mocedades del Cid de Guilln de Castro

Armando de Maria y Campos

El teatro clsico espaol no deja de representarse. No ha dejado de representarse nunca. Cuando no en los escenarios comerciales, aunque esto slo de vez en cuando, en ocasin de algn aniversario, o por alguna compaa que acte en escenarios oficiales o, lo ms comnmente, en los centros universitarios, lejos de Espaa. (En Guanajuato, este ao, los entremeses de Cervantes). Para no citar ms recientes representaciones de clsicos espaoles, mencionar las muy notables de Entre bobos anda el juego de Francisco de Rojas Zorrilla y El alcalde de Zalamea de Caldern, ambas representadas en el teatro Espaol, de Madrid, bajo la direccin de Cayetano Luca de Tena, y la muy propia y fastuosa del auto sacramental alegrico de Pedro Caldern de la Barca, La cena del rey Baltasar, representado por la compaa Lope de Vega, en el Vaticano, como ofrenda de Espaa a Su Santidad el Papa.

Por cuanto a las representaciones de clsicos en centros universitarios, conviene citar las tambin muy recientes de La vida es sueo de Caldern, en el teatro de comedia Schauspielhaus, de Zurich, puesta en escena por el director hamburgus Heinrich Koch, quien supo mantener el juego de todos los elementos integrantes para ofrecer una expresin externa orientada a mostrar el barroquismo calderoniano, como lo viera Vossler; la actitud potica del dramaturgo, cual cifra tpica del gnero. Segn la fiel traduccin de Hans Schlegel, se escenific en teatro Municipal, de Berna, la obra de Lope de Vega, La casa de Tocamerroque. En Angers, y en el magnfico escenario de su castillo, se represent en fastuosa escenificacin el auto sacramental de Caldern de la Barca La devocin de la cruz, segn la traduccin francesa de Albert Camus. Finalmente en el Theater am Neumarkt, de Zurich, se han dado recientemente representaciones de la obra de Lope de Vega La selva confusa, segn traduccin alemana del citado Hans Schlegel. De acuerdo con mis noticias, la interpretacin estuvo a cargo del grupo estudiantil Ensemble Junger Theatrfreunde, y los decorados, extremadamente cuidados, guardando el orden clsico que el texto postula, expresaron una tendencia decorativa moderna.

El grupo Teatro Espaol de Mxico, que ya represent, hace pocas semanas, una reduccin de La Celestina, viene presentando a partir del jueves 7 en la sala Molire de la ciudad de Mxico, la famosa pieza Las mocedades del Cid del escritor valenciano Guilln de Castro. Conviene decir, y se entiende que para los que no lo sepan, que este dramaturgo espaol naci en Valencia en 1569 y muri en 1631. Su verdadero nombre era Joan Guilln, segn reza su partida de bautismo, redactada en lengua valenciana. Fue capitn de guardacostas en el grao de su ciudad natal. Despus, y por poco tiempo, fue gobernador de Scigliano, en Npoles; miembro de la fugaz resurreccin de la academia "Los Montaeses del Parnaso". Guilln de Castro es un dramaturgo de la escuela valenciana clsica, discpulo y amigo muy querido de Lope de Vega.

Cuatro aspectos muestra para su estudio el teatro de Castro: teatro de costumbres, teatro clsico, teatro caballeresco y teatro histrico. Para nuestro gusto, el gran dramaturgo tal vez haya que buscarlo en el teatro de tema histrico, especialmente en los dramas Las mocedades del Cid y Las hazaas del Cid; la primera, es la obra capital de Guilln de Castro, indudablemente superior a la segunda, y es fama que sirvi de inspiracin y de modelo para El Cid de Corneille, piedra angular de todo el movimiento romntico francs. Refirese en esta obra, compuesta, como se ha dicho, de dos dramas, la vida del Cid, tratndose en la primera parte de sus amores con doa Jimena, y, en la segunda, de sus grandes aventuras.

El Teatro Espaol de Mxico present nicamente la comedia primera de las dos que hacen el todo de Las mocedades del Cid, y con algunos cortes, en los que tambin llevan a varios personajes (la reina, la mujer de don Fernando; Hernn Daz y Bermudo, un maestro de armas, moros y pajes), que son indispensables para el total de la motivacin. Se traslad la escena del tercer acto, aquella en que Jimena pide al rey que por pregn "desde la mayor ciudad hasta la menor aldea, en los campos y en la mar" le traigan la cabeza de Rodrigo, dndose ella tambin si no bastara "cuanta hacienda tiene la casa de Orgaz", para cerrar con ella el segundo, con lo que ste gana con tremenda teatralidad, y con slo tres escenarios, sobrios, bellos, histricos, de Jos Renau, a base de trastos y cortinas, y su poco de luces, se le da a esta hermosa pieza de teatro clsico una ligereza en la accin, una agilidad en las mutaciones, que le permiten deslizarse fluida y armoniosa, como es toda la poesa que contiene en romances, cuartetas, redondillas y dcimas, segn lo exiga a la fina sensibilidad del poeta el tema en labios de cada personaje.

La interpretacin lograda por todos los actores "pronunciando", por cierto, cual debe ser es excelente, en conjunto y en detalle. Nada se pierde de un verso siquiera, y siempre estn todos los actores entonados, y en carcter. As s que se puede or, entender, disfrutar, el mundo potico de los ms aejos clsicos! No sabe el cronista cul nombre echar por delante. El de Ignacio Lpez Tarso como Rodrigo? El de Ofelia Guilmain como Jimena? Los de Orea o Caballero como el rey y Diego Linez? O los de Virginia Gutirrez y Eduardo Alcaraz como doa Urraca y don Martn? Difcil paso si se ha de administrar justicia. Queden todos en primera lnea. Pero como no es posible eludir las preferencias ntimas, quiero dejar consignado cunta emocin produce Ofelia Guilmain en sus patticas escenas de amor y de odio, actuadas con dramtica espontaneidad; qu sensacin de seguridad muestra Lpez Tarzo en su histrico personaje, y con qu delicia se oye decir el verso clsico a Cristin Caballero. Completan con tambin excelentes interpretaciones este armnico conjunto Miguel Crcega como don Sancho, y Alfredo Barrn y Ricardo Adalid como el conde Lozano y Arias Delgado. Todo esto arreglo del texto, seleccin de personajes, juego escnico, etctera se debe, y es de urgencia hacerlo constar, a la entrada, entendida, ilustrada y comprendida direccin de lvaro Custodio, quien cuid que nada rompiera la propiedad de la postura escnica, muy particularmente en lo que se refiere a vestuario, todo l nuevo, rico y propio de aquellos legendarios das de las mocedades del Mo Cid, por al ao de 1064 del Seor.