FICHA TÉCNICA



Título obra Señoritas a disgusto

Autoría Antonio González Caballero

Dirección José de Jesús Aceves

Elenco Virginia Manzano, Ema Arvizu, Lupe Carriles, Carlos Riquelme, Eric del Castillo

Escenografía Julio Prieto

Espacios teatrales Teatro Arcos Caracol

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 12 noviembre 1961, pp. 2 y 4.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

[Señoritas a disgusto]

Mara Reyes

Señoritas a disgusto. Teatro Arcos Caracol. Autor, Antonio González Caballero. Dirección, José de Jesús Aceves. Escenografía, Julio Prieto. Reparto: Virginia Manzano, Ema Arvizu, Lupe Carriles, Carlos Riquelme y Eric del Castillo.

Al fin octubre aparece un nuevo autor dramático en el año. Esta vez se trata de una verdadera sorpresa: Antonio González Caballero, pintor, escultor y ahora autor teatral. En esta su primera obra se advierte su inquietud por la vida de la provincia –es curioso que la mayoría de nuestros autores se interesen por plasmarla, ¿será que la vivieron?– Con todo y que en este tipo de teatro las solteronas son los personajes que más abundan, González Caballero da a su comedia un tratamiento poco común que hace interesante la anécdota.

Su diálogo es de una gran agilidad, directo y sobre todo sus personajes están muy bien trazados. Sus “telones” son muy buenos, aunque encontramos que la obra podría sintetizarse más, ya que resulta larga. Un error en el que González Caballero debería tratar de no volver a caer es el de evitar que el final de su segundo acto parezca el fin de la obra. Aun cuando bien podría haber terminado la comedia en el segundo acto, esto habría traicionado la comedia y habría desvirtuado el carácter mismo de los personajes. Pero efectivamente, tal parece que al terminar dicho segundo acto liquida todos los hilos y no deja ninguno que sostenga el interés del público para llevarlo hasta el verdadero desenlace que es el que corresponde al género costumbrista que él eligió.

El mayor, acierto de este nuevo autor, es sin duda el haber logrado un ambiente provinciano auténtico y real, aun cuando parezca en ciertos momentos caricaturesco.

Una de las cosas que más me entusiasmó es ver que Aceves vuelve a las andadas con una obra del estilo de aquellas que dieron renombre a este director. Todo el tono de semifarsa sostenido por Aceves, especialmente en el primer acto, la fiesta del final del segundo acto –típica de provincia– y otros momentos, fueron aciertos, lo mismo que un gran número de detalles con que está salpicada la obra, a más del buen ritmo que le imprimió.

Virginia Manzano hace tiempo que había abandonado el género cómico y nos tenía ya acostumbrados a un estilo que se iba haciendo repetitivo. Su retorno a este género cómico-dramático le sirvió de renovación y toda su actuación la sentimos fresca.

Aun cuando nunca dejará Ema Arvizu esa forma extraña de hablar, se notó una gran diferencia entre su último trabajo en Tres noches con Laura, de Inclán. En aquella obra resultaba casi insoportable su actuación, en cambio ahora, Aceves, con una dirección adecuadísima, la hizo no sólo corregir muchos de sus clisés, sino actuar muy en papel.

Un actor que siempre ha tenido grandes facultades, pero con vicios enormes, es Carlos Riquelme, no obstante, en esta ocasión mantiene su personaje, en el nivel preciso, su trabajo es muy justo.

Lupe Carriles excelente en su caracterización de Nana Lola. El actor que tiene en la obra el papel más ingrato, aun cuando es el eje de la anécdota, es Eric del Castillo, quien actúa con sinceridad.

En esta ocasión, Julio Prieto demuestra que no son lujos excesivos ni deslumbradoras producciones lo que se necesita para ser un buen escenógrafo, y hasta parece que se rebate a sí mismo, ya que en el Seguro Social no ha podido hacer escenografías sencillas, y en cambio en su escenografía de Señoritas [p.4]

[Nota incompleta, no se hallaron ejemplares en hemeroteca. N. del E.]