FICHA TÉCNICA



Título obra Cuadrille

Autoría Noel Coward

Dirección Earl Sennet

Elenco Noel Lindsay, Virginia McHenry, Albert Ankrarian, Helen Fortesque Reynolds, Julia Baker, Wail Monford Patsy OíGorman

Escenografía Antonio LÛpez Mancera

Grupos y compañías Players Inc.

Espacios teatrales Teatro Hotel Nacional

Referencia Armando de Maria y Campos, “Players, Inc. Estreno de Cuadrille de Noel Coward, en el teatro hotel Nacional, y Paloma de Anouilh, en la sala Chopin”, en Novedades, 26 junio 1953.




Título obra Paloma

Notas de Título Columbe (tÃŒtulo en el idioma original)

Autoría Jean Anouilh

Notas de autoría Archibaldo Burns / versiÛn

Dirección Archibaldo Burns

Espacios teatrales Sala Chopin

Referencia Armando de Maria y Campos, “Players, Inc. Estreno de Cuadrille de Noel Coward, en el teatro hotel Nacional, y Paloma de Anouilh, en la sala Chopin”, en Novedades, 26 junio 1953.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

Players, Inc. Estreno de Cuadrille de Noel Coward, en el teatro hotel Nacional, y Paloma de Anouilh, en la sala Chopin

Armando de Maria y Campos

Players, Inc., ha presentado al público de habla inglesa de México, la más reciente obra de Noel Coward, Cuadrille, apenas estrenada en la Opera House de Manchester, Inglaterra, el 15 de julio de 1952. En seguida pasó al Phoenix Theatre, de Londres, y ya la conocen los treatrófilos de Nueva York. En Londres la crearon Lynn Fontanne y Alfredo Lunt, pareja de éxito teatral legendario en la escena inglesa. Antes de que Cuadrille cumpla un año de estrenada en Manchester, todavía sobre los escenarios de Londres y Nueva York, Earl Sennet la ofrece al público culto de México que conoce la lengua inglesa, en el teatrito del hotel Nacional (24 de junio de 1953).

El reparto de Cuadrille incluye a los actores más destacados en el idioma inglés que radican en la ciudad de México: Noel Lindsay, Virginia McHenry, Albert Ankrarian y Helen Fortesque Reynolds, actriz de cine, a quienes acompañan Julia Baker, Vail Monford y Patsy O'Gorman. Dirigió la obra con su buen gusto y celo característicos Earl Sennet, a quien se deben las recientes posturas de The Philadelphia story, Gigi, Amphitryon 38, Relative values y hasta hace muy poco The constant wife. La interpretación de Cuadrille –decorada por Antonio López Mancera– salió excelente, muy natural y respetuosa, manteniéndose vivo el ritmo de la intriga traviesa y en todo momento interesante. El vestuario fue muy apropiado y los cuidados y detalles de la escena trasladan al espectador al corazón mismo de esta intriga romántica.

En su recientemente publicada biografía, que llama Photobiography, Noel Coward ha hecho aguda crítica de sí mismo: "De todos los dramaturgos que no quedarán yo ocuparé el primer sitio". Coward es actor, autor, vocalista, compositor y todo lo que se puede ser en la escena o en un cabaré, donde actúa actualmente; es ingenioso, crítico, y gusta de ser una especie de niño terrible; sus obras tienen todas un matiz frívolo, y en eso quedan, y su éxito radica en la burguesía.

Cuadrille es, como se anunció en Londres y Nueva York, una "comedia romántica", y aunque la forma supere en mucho al fondo, es una pieza de deliciosa ironía, muy fácil y habilidosamente construida. La acción se desarrolla en 1873, época victoriana, y la base del argumento es una historia de amor con un aire barroco inconfundible.

El telón se alza sobre el escenario, que representa un lujoso salón de época, en el que charlan amistosamente lady Heronden, dueña de la casa, y una visita. En el transcurso de esta trivial conversación, lady Heronden, por medio de una carta se entera de la fuga de su marido con una dama norteamericana, mistress Diesen. Momentos más tarde aparece míster Diesen, que, enterado también de su catástrofe marital, viene a suplicar la ayuda de la marquesa y salen los dos a la caza de los amantes. En el siguiente acto encontramos reunidos en una villa de la Costa Azul a lord Heronden, Charlotte Diesen, su amante, y a sus respectivos cónyuges. Este inoportuno encuentro ocasiona una situación alegremente ridícula, y los amantes acceden volver a sus hogares. Termina la comedia con una nueva fuga de amantes, y son esta vez los que en el primer acto fueron los perseguidores, dando al final de esta comedia un sutil toque paradójico.

Noel Coward ha aportado con Cuadrille una manifestación más de su ingeniosa habilidad y fino humorismo que viene a refrendar sus éxitos más rotundos, como Vidas privadas y Espíritu travieso, para no citar sino las dos que más recientemente se han presentado en México.

Cuando aparezcan estas líneas se estarán dando las últimas representaciones a la comedia en cuatro actos de Jean Anouilh, Columbe, Paloma en español, según la versión escrita y escénica del nuevo director Archibaldo Burns. La representación en español de Paloma no puede considerarse como un éxito, porque su interpretación fue irresponsable, salvo excepciones, y su dirección, indecisa e irrespetuosa, particularmente por los cortes de que la obra fue objeto.

Para que el espectador mexicano tenga una idea del argumento de esta hermosa pieza de Anouilh, estrenada en París el 11 de febrero de 1951, doy en seguida una breve versión: al marcharse para hacer el servicio militar, Julián se ve obligado a vencer su repugnancia de hablar con su madre, la gran actriz madame Alexandra, para pedirle que cuide de la inocente Paloma, con la que acaba de casarse. Madame Alexandra ni siquiera recibe a su hijo porque está muy ocupada en la lectura que le hace su poeta querido, con el peluquero, con el pedicuro... Paloma, sin embargo, se queda bajo el amparo de la vieja actriz que poco a poco va envolviéndola en su mundo de apariencias e inmoralidades. Cuando Julián vuelve, Paloma es ya una mujer más en aquel ambiente, una mujer a la que ha vencido la ambición y que no tiene ya más amor que el de su propia carrera artística. Julián, desilusionado, evoca sobre el escenario vacío el momento feliz en que conoció a la ingenua Paloma.

Otro argumento, bien distinto, nos dio el señor Archibaldo Burns al presentar en la sala Chopin –5 de junio de 1953–, la interesante comedia de Anouilh.