FICHA TÉCNICA



Título obra La prueba de las promesas

Autoría Juan Ruiz de AlarcÛn y Mendoza

Dirección Salvador Novo

Grupos y compañías Teatro Universitario

Eventos IV Centenario de la Facultad de Jurisprudencia

Referencia Armando de Maria y Campos, “La prueba de las promesas de Juan Ruiz de Alarcón, en el IV Centenario de la Facultad de Jurisprudencia”, en Novedades, 18 junio 1953.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

La prueba de las promesas de Juan Ruiz de Alarcón, en el IV Centenario de la Facultad de Jurisprudencia

Armando de Maria y Campos

Durante las celebraciones del cuarto centenario de la fundación, dentro de la Universidad Pontificia, de la Facultad de Jurisprudencia, se representará por el Teatro Universitario una pieza teatral del licenciado don Juan Ruiz de Alarcón y Mendoza, hijo de la cuatro veces centenaria facultad que se festeja, nunca antes representada en nuestros teatros. Será La prueba de las promesas.

"Ninguna de las comedias conocidas de Alarcón parece haber sido escrita en México antes de su primer viaje a España", afirma Antonio Castro Leal en su libro Juan Ruiz de Alarcón. Su vida y su obra. Su producción dramática, comienza en Salamanca y continúa durante los años en Sevilla y en México. Empieza en 1601 y concluye hasta 1625. Se cree que al año de 1618 corresponde La prueba de las promesas.

Se afirma que en las piezas del teatro de Alarcón se halla el principio de la comedia de caracteres, y dentro de esta serie específica se sitúa La prueba de las promesas, con Todo es ventura, Las paredes oyen, Mudarse por mejorarse, Los favores del mundo, Ganar amigos y, desde luego, La verdad sospechosa. No se sabe cuándo fue representada y aún se sospecha que no lo fue nunca. Fue publicada en 1634 en la "Parte segunda de las comedias del licenciado don Juan Ruiz de Alarcón y Mendoza, relator del Consejo de las Indias. Dirigidas al excelentísimo señor don Ramiro Felipe de Guzmán, duque de Medina de las Torres, etc. Año (viñeta) 1634. Con licencia. En Barcelona, por Sebastián de Cornellas, al Call". Al lado de La prueba de las promesas figuran El dueño de las estrellas, La amistad castigada, La manganilla de Melilla, Ganar amigos, La verdad sospechosa, El tejedor de Segovia, Los pechos privilegiados, La crueldad por el honor y Examen de maridos.

El doctor Castro Leal da las siguientes fuentes del argumento: "En el ejemplo XI de El Conde Lucanor (1335) cuenta don Juan Manuel que un deán de Santiago fue a Toledo a pedir a don Illán lecciones de nigromancia, asegurándole que haría lo que él le mandase. Mientras la criada de don Illán prepara unas perdices, éste hace que el deán sea nombrado sucesivamente arzobispo en Santiago, obispo en Tolosa, cardenal en Roma y al fin papa. Como no logra de él ninguna de las mercedes que le pide don Illán al fin lo abandona, pero el papa lo amenaza con perseguirlo por hereje y encantador. En ese momento don Illán ordena a la criada que ase las perdices, de las que no convida al ingrato deán. Alarcón convirtió al deán en un caballero, limitó la historia a España y le agregó una intriga amorosa".

El director teatral Salvador Novo, invitado por el Teatro Universitario para que dirigiera, durante el cuarto centenario de la Facultad de Jurisprudencia, una comedia de Alarcón por él mismo elegida, propuso fuera ésta La prueba de las promesas porque –dice–, aunque no difiere mucho en el contenido de la prédica moralizante de las otras (de él), la establecen en un clima de irrealidad dentro de la realidad, de magia, que puede prestarse a una "producción" moderna e interesante, "verdaderamente experimental en el sentido del experimento, que es el que tiene esta palabra, perdida ya para su verdadera inteligencia en el mal uso que le dan los que de ella se sirven para discriminar a los actores profesionales de los que equivocadamente llaman experimentales".

La prueba de las promesas es una comedia ágil, movida, graciosa, y de una sencilla frescura digna del genio que la escribió. Sorprende, en esta comedia, como muy certeramente apunta el crítico Castro Leal, la habilidad de su composición, fundiendo, sin llamar la atención del espectador, la realidad y la fantasía. Todo lo que sucede en el cuento de don Juan Manuel mientras una criada prepara unas perdices y en la comedia mientras el escudero ensilla el caballo, es lo irreal. El caballo y las perdices son en uno y en otro, los paréntesis que encierran las creaciones mágicas de don Illán, uno de los personajes de la entretenida comedia

Paralelamente a la rivalidad de los caballeros que pretenden a doña Blanca... pero, detente, mano, en el veloz tecleo sobre la Rémington, que esto ya pertenece a la crónica que reflejará al próximo estreno en México por el Teatro Universitario de la comedia La prueba de las promesas de don Juan Ruiz de Alarcón y Mendoza.