FICHA TÉCNICA



Título obra Extraño equipaje

Autoría Maruja Gil Quezada

Dirección Luis Jimeno

Elenco Emperatriz Carvajal, Virginia Gutiérrez, Miguel Maciá, Manolo García, Irma D’Elías, Juan José Martínez Casado

Espacios teatrales Teatro Rotonda

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 26 febrero 1961, p. 4.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

[Extraño equipaje]

Mara Reyes

Extraño equipaje. Teatro Rotonda. Autora, Maruja Gil Quezada. Dirección, Luis Jimeno. Escenografía, (?). Reparto: Emperatriz Carvajal, Virginia Gutiérrez, Miguel Maciá, Manolo García, etc.

Pocas veces se tiene la “oportunidad” de escuchar un diálogo tan pobre, con esa cursilería propia del ignorante con pretensiones de intelectual como con esta obra de Maruja Gil Quezada. Otros de los ingredientes que conforman la pieza, son la truculencia y el mal gusto, además de un intento moralista, con base en recetas de patente.

Es inexplicable que Emperatriz Carvajal haya escogido semejante engendro para “exhibir” sus dotes histriónicas. ¿Le parecería quizá que el aparecer como una paralítica, de maldad inconmensurable, que busca “una oración para el infierno” y que hasta el suicidio viene a ser en ella como una “redención”, era un papel de gran lucimiento? Quizá. Pero la verdad es que todo el dramatismo que hubiera querido imprimir a sus parlamentos se cae por el suelo ante lo absurdo de ellos.

Algunas veces la actuación en el teatro resulta ser sinónima de la heroicidad. Y es que no puede calificarse de otro modo el que un actor se vea obligado a interpretar un personaje tan poco real como todos los que concurren en este Extraño equipaje –obra a la que mejor le cabría el nombre de Rosario de lugares comunes. Es difícil para un actor salvarse del ridículo en obras como ésta. Y salvo Elvira Lodi, quien no tiene la experiencia, ni la fuerza de convicción necesaria para contrarrestar el peso inaudito de un mal texto, los demás, Virginia Gutiérrez, Miguel Maciá, Manolo García, Irma D'Elías y Juan José Martínez Casado, salen lo más airosamente posible de esta prueba de fuego.

La dirección no salva todos los escollos y en momentos las situaciones mueven a risa, en los momentos más “dramáticos”; pero no es posible culpar al director. Su pecado está sólo en haber aceptado dirigir semejante bodrio.

¡Lo peor de todo, es que seguramente tendrá buena taquilla!