FICHA TÉCNICA



Título obra Otelo

Autoría William Shakespeare

Dirección Ignacio Retes

Elenco Ignacio López Tarso, José Gálvez, Manola Saavedra, Carlos Fernández, Leonor Llausás, José Carlos Ruiz, Aarón Hernán, Rafael Estrada, Reynaldo Rivera, Héctor Andremar, Erna Marta Bauman

Escenografía Julio Prieto

Vestuario Julio Prieto

Espacios teatrales Teatro Xola

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral. Una de Shakespeare y la tercera de Solana”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 2 octubre 1960, p. 2.




Título obra A su imagen y semejanza

Autoría Rafael Solana

Dirección Ricardo Mondragón

Elenco Nadia Haro Oliva, José Luis Jiménez, Luis Manuel Pelayo, Carlos Riquelme

Espacios teatrales Teatro Arlequín

Eventos Festival de Teatro Mexicano

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral. Una de Shakespeare y la tercera de Solana”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 2 octubre 1960, p. 2.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

Una de Shakespeare y la tercera de Solana

Mara Reyes

Otelo. Teatro Xola. Autor, William Shakespeare. Dirección, Ignacio Retes. Escenografía y vestuario, Julio Prieto. Reparto: Ignacio López Tarso, José Gálvez, Manola Saavedra, Carlos Fernández, etc.

Con ésta son tres las producciones magnas que nos brinda el IMSS en el flamante teatro Xola.

No vamos a internarnos en el estudio de esta tragedia de Shakespeare después de los siglos que lleva de estrenada, discutida y comentada –lo que no quita que aún haya un gran número de personas que confunden la protesta del autor ante los prejuicios raciales, que son el fondo de la tragedia, con un simple drama de celos– sino que nos limitaremos al aspecto puramente interpretativo.

La dirección de Retes –un verdadero alarde– demostró su captación de los problemas shakespeareanos. Equilibrada su composición escénica y admirable proyección de toda la profundidad humana de la tragedia.

Se nos antoja sin embargo, que en la repartición de los papeles –quizá por el carácter mismo de los actores– habría convenido más dar el Yago a López Tarso y a Gálvez el Otelo, ya que por la propia naturaleza introvertida del Yago, este personaje habría estado más acorde con la personalidad de López Tarso; y el primitivismo del moro, con la de José Gálvez. Desde luego, se trata de una apreciación personal, que no va más allá del comentario.

Lo que si resultó exagerado, especialmente en el tercer acto, fue el “sube y baja”, por las escaleras. Este movimiento en las escenas exteriores del primero y segundo actos es natural, pero en el tercero se percibe en él cierto rebuscamiento.

Quizá se me critique –también a los críticos se les critica y esto es muy saludable– de detallista, pero –con relación al renglón de Julio Prieto que por lo demás es excelente– resulta molesto en verdad, en la última escena, ese vestido de Emilia hecho con la misma tela de la colcha roja con la que en momentos se confunde.

Ignacio López Tarso y José Gálvez logran un “mano a mano” difícilmente superable. En cuanto a Manola Saavedra, cada día se perfila con mayor fuerza como una verdadera actriz. Temperamento, fuerza dramática y enorme proyección de sus emociones. Ha logrado colocarse, especialmente en el curso de este año, como una de las actrices jóvenes más cuajadas.

Excelente el trabajo de Leonor Llausás, Carlos Fernández, José Carlos Ruiz y el de Aarón Hernán, este último a quien vimos por primera vez en La cita y después en El tigre a las puertas, en donde no fue muy afortunada su actuación, logra una magnífica interpretación de su Rodrigo; es sin duda, una de las promesas que fructificarán. Muy bien también Rafael Estrada, Reynaldo Rivera, Héctor Andremar y en general el resto del reparto.

En cuanto a Erna María Baumann, no justifica en forma alguna el crédito que se le da, su actuación deja en el espectador la misma huella que dejaría un puñado de arena en un desierto.

En síntesis, este Otelo, es uno de los esfuerzos más loables por dar a conocer a Shakespeare, tal como es, sin falsedades ni pretensiones de impresionar. Nuestra enhorabuena.

A su imagen y semejanza. Teatro Arlequín. Autor, Rafael Solana. Dirección, Ricardo Mondragón. Reparto (por orden de aparición): Nadia Haro Oliva, José Luis Jiménez, Luis Manuel Pelayo y Carlos Riquelme.

Continúa el Festival del Teatro Mexicano con la reposición de esta comedia de Solana, con la cual son ya tres las obras de este alto funcionario de la SEP que suben a la escena en este Festival. De ellas es sin duda ésta la mejor lograda. Alimenta a esta obra la forma clásica de sus comedias: una trama más o menos inverosímil de la que se sirve para dar el toque irónico, humorístico. En esta obra, incluye además un tono romántico-sentimental que añade nuevos matices a la comedia. La fluidez de su pluma se percibe en la agilidad de su diálogo, en el trazo de sus personajes y en la forma de resolver las situaciones planteadas. Ojalá que Solana, siguiendo el camino trazado, nos diera una comedia de mayores alcances, ya que es uno de los pocos comediógrafos mexicanos que posee el don del humorismo fino.

La comedia, tal y como está puesta, parece hecha para Nadia –confesemos no haber visto esta obra en su estreno en 1957– y Luis Manuel Pelayo, quien hace una creación de su Carlos, papel de difícil ejecución por la transformación paulatina que va sufriendo a través de la obra.

Carlos Riquelme, más actor que nunca –por fortuna ha prescindido de esa comicidad burda en la que había caído– y José Luis Jiménez de quien conocemos sobradamente su calidad, conforman todo el reparto.

Una comedia que le hará pasar un buen rato.