FICHA TÉCNICA



Título obra Julieta o La clave de los sueños

Autoría Georges Neveux

Notas de autoría José Ferrer / traducción

Dirección Héctor Azar

Elenco Juan Felipe Preciado, Jorge Azar P., Tara Parra, Gastón Melo, Laura Álvarez, Rosa Furman, Eugenio Padilla, Sergio de Alva

Notas de escenografía Reproducciones de pinturas de Robert Wyss, Georges Braque y Paul Klee

Espacios teatrales Teatro de la Universidad

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 14 agosto 1960, p. 4.




Título obra Departamento de soltero

Autoría Marissa Garrido

Dirección José de Jesús Aceves

Elenco Carlos Cores, Guillermo Zetina, Alejandro Ciangherotti, Mari Carmen Vela, Lucha Altamirano, Lupe Arozamena, Marta Olvera

Escenografía Graciela Castillo del Valle

Espacios teatrales Teatro Milán

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 14 agosto 1960, p. 4.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

[Julieta o la clave de los sueños, Departamento de soltero]

Mara Reyes

Julieta o la clave de los sueños. Teatro de la UNAM. Autor, Georges Neveux. Traducción, José Ferrer. Director, Héctor Azar. Escenografía, reproducciones de pinturas de Robert Wyss, Braque y Paul Klee. Reparto: Juan Felipe Preciado, Jorge Azar P., Tara Parra, Gastón Melo, Laura Álvarez, Rosa Furman, Eugenio Padilla. etc.

El hombre sueña y sus representaciones oníricas parecen absurdas si se les despoja de su significación simbólica, pero si por el contrario se explican en función de su simbología resultan angustiosamente lógicas. En esta obra Neveux nos presenta a un hombre que en medio de su sueño llega a un país en el que sus habitantes han perdido la memoria, este solo detalle nos aclara que ese hombre pretende huir de su vida real, ya que la ausencia de recuerdos forzosamente desvincula de la realidad.

En el tercer acto, llega a la Oficina Central del Sueño, de donde debe regresar a la realidad por una puerta que dice “Salida”, y despertar, pero no se atreve a volver. Todos los hombres que llegan a esa oficina buscan, entrando por la puerta que dice “Al sueño”, saciar sus deseos insatisfechos, y todos buscan a una mujer llamada Julieta, otro símbolo más.

Cuando el hombre que no quiere regresar, es advertido por el empleado de la oficina que si permanece ahí después de haber despertado físicamente estará perdido, pues no podrá ya conservar su cordura.

Neveux nos da la definición más clara y diáfana que se puede dar acerca de la esquizofrenia: cae en ella el hombre que despierta físicamente pero continúa soñando. El hombre de la historia después de la advertencia cree escuchar una voz, que le llama de nuevo tras la puerta que lleva al sueño, voz que no se escucha, es decir comienza la alucinación, la locura, y al traspasar de nuevo la puerta del sueño, sabemos que ese hombre no saldrá nunca de ella.

La traducción respeta todo el vuelo poético del autor y la dirección de Héctor Azar es muy afortunada, capta el tono de la obra y le imprime un sello característico. Detalles como el del maquinista que aún soñando no cesa de mover las manos corno si todavía fuera en su locomotora y otros muchos, son una muestra fehaciente de la capacidad de este joven autor y director teatral. Un solo detalle me pareció inadecuado: la selección musical del momento anterior en que Miguel mata, o cree matar, a su amada.

El grupo es homogéneo a pesar de estar formado por actores, algunos de ellos profesionales desde hace años, como Tara Parra, Rosa Furman, etc., otros que ya hemos visto en algunas ocasiones, como Gastón Melo, joven actor del que recordamos su reciente creación en Despertar de primavera y que tiene muchas posibilidades, Sergio de Alva y Eugenio Padilla y otros que es la primera o segunda vez que tenemos oportunidad de apreciar, como Juan Felipe Preciado, a quien vimos en el papel del Sr. Gabor, en Despertar de primavera, pero que en realidad es esta la primera ocasión que puede dar rienda suelta a su capacidad interpretativa.

Departamento de soltero. Teatro Milán. Autora, Marissa Garrido. Dirección, José de Jesús Aceves. Escenografía, Graciela Castillo del Valle. Reparto: Carlos Cores, Guillermo Zetina, Alejandro Ciangherotti, etc.

Graciela Castillo del Valle es una escenógrafa que tiende al naturalismo, podría decirse que es más bien una decoradora de interiores. En esta ocasión aunque resultó algo desequilibrada la escenografía, pues todo el foco de acción estuvo forzado hacia un solo lado del escenario, la combinación de colores, el mobiliario y la terraza eran de buen gusto.

La dirección de José de Jesús Aceves es de las menos afortunadas que le hemos visto, tal vez porque la obra no se prestaba para hacer maravillas. Guillermo Zetina, actor al que hemos visto desempeñar el modista de Una mujer para los sábados y el secretario en Detrás de la puerta, ambas de Inclán, a pesar de su buena voluntad, no logra superar en esta comedia, ni siquiera igualar, esas interpretaciones, y esto lo atribuimos a lo mal construido del personaje. Carlos Cores es un actor que merece un papel mejor y en Ciangherotti, aunque a distancia, se advierte el dominio que tiene de su oficio; por otra parte no debería buscar la risa del público con detalles que salen totalmente de las características de su personaje.

En cuanto a las mujeres, Mari Carmen Vela, discreta; Lucha Altamirano, la mejor de todas indiscutiblemente, Lupe Arozamena en uno de los papeles más ingratos de toda la historia teatral y Marta Olvera, que demuestra ser una buena modelo, pero una mala actriz.

Me parece que he olvidado hablar de la obra… pero no vale la pena ni siquiera ocuparse de ella.