FICHA TÉCNICA



Título obra Terror y miserias del III Reich

Autoría Bertolt Brecht

Dirección Héctor Mendoza

Elenco Emma Teresa Armendariz, Claudio Brook, Mario Orea, Antonio Alcalá, Ana Ofelia Murguía, Antonio Corona, René García Azcoitia, Antonio Medellín

Escenografía Arnold Belkin

Espacios teatrales Teatro Orientación

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 27 marzo 1960, p. 2.




Título obra La dama boba

Autoría Félix Lope de Vega y Carpio

Dirección Clementina Otero de Barrios

Elenco Eduardo Borel, Carmen Molina, Virginia Gutiérrez, Carlos Fernández, Rafael Llamas, Mario García González, Graciela Doring, Clementina Lacayo, Óscar Cossío, Luis Gimeno

Escenografía José Solé

Vestuario José Solé

Espacios teatrales Teatro del Bosque

Notas Luis Gimeno puede ser Luis Jimeno

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 27 marzo 1960, p. 2.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

[Terror y miserias del III Reich, La dama boba]

Mara Reyes

Terror y miserias del III Reich. Teatro Orientación. Autor, Bertolt Brecht. Director, Héctor Mendoza. Escenografía, Arnold Belkin. Reparto: Emma Teresa Armendáriz, Claudio Brook, Mario Orea, Antonio Alcalá, etc…

La semana anterior no tuvimos oportunidad de hablar de la puesta en escena de esta obra, que no debe dejarse de ver por ningún concepto. Ahora que han aparecido en el mundo, pintadas a hurtadillas las “cruces con garfios” del nazismo, vuelve a ser necesario recordar los estragos que éste causó, y vuelve a ser oportuna, lamentablemente, la protesta ante un hecho bochornoso que ha dejado –por su vileza– marcada por mucho tiempo a la humanidad.

La obra de Brecht es, sobre todo, arte. La propaganda panfletista suele molestar al público, pero en este caso la maestría con que la obra está escrita, borra toda idea de propaganda y quien ve la obra no podrá dejar de conmoverse ante el drama humano que se le presenta.

Los adjetivos van perdiendo su verdadero significado. Las palabras se van volviendo un lugar común y quedan desprovistas de su primitiva connotación. Así, al decir que es un espectáculo de excelente calidad, tanto por su buena dirección, buenas interpretaciones y buena escenografía, no se da toda la idea de perfección que se desea.

La sinceridad de estos actores: Emma Teresa Armendáriz, tal vez en la interpretación más cuajada de su carrera, muestra la capacidad de transformación necesaria a todo aquel que actúa. Lo mismo puede decirse de Claudio Brook, Mario Orea, Ana Ofelia Murguía, Antonio Alcalá, Antonio Corona y René García Azcoitia. Antonio Medellín –estupenda voz– liga entre una y otra, todas las estampas escogidas para la representación, magníficamente.

La homogeneidad y desinterés con que llevan a efecto la interpretación de esta obra de Brecht, hace renacer la esperanza en nuestros elementos teatrales y en nuestro teatro, tan lleno de pequeños intereses y tan desvinculado de las vicisitudes que la humanidad va soportando al paso de su historia.

La dama boba. Teatro del Bosque. Autor, Lope de Vega. Dirección, Clementina Otero de Barrios. Decorado y vestuario, José Solé. Reparto: Eduardo Borel, Carmen Molina, Virginia Gutiérrez, Carlos Fernández, Rafael Llamas, Mario García González, Graciela Doring, Clementina Lacayo, Óscar Cossío, Luis Gimeno, etc…

Lope de Vega en esta comedia, sostiene la tesis de que una “boba”, por medio del amor, puede transformarse en ingeniosa. Critica a su vez el ambiente literario de su época. Nos es imposible hacer un análisis completo de la obra y de los detalles de la representación, diremos, no obstante, en favor de la producción que José Solé, en su diseño de decorados y especialmente del vestuario, deja ver gusto y talento en esta nueva faceta de su actividad.

La dirección de buena factura. Un solo detalle nos pareció contraindicado: la “boba” en el primer acto, especialmente, fue dirigida en caricatura; cosa que hace perder seriedad a la comedia –aunque la frase parezca un contrasentido.

Las interpretaciones correctas. Destacan Eduardo Borel, a quien hemos podido apreciar en interpretaciones tan diferentes siempre y con una total transformación de sí mismo cada vez; Carlos Fernández, Rafael Llamas, Mario García González y de las mujeres: Carmen Molina, actriz en todo momento, dotada de gracia y personalidad. Virginia Gutiérrez y Graciela Doring, quien paso a paso se va ganando un lugar predominante en nuestro teatro.