FICHA TÉCNICA



Título obra El dulce pájaro de la juventud

Autoría Tennessee Williams

Notas de autoría Berta Maldonado / traducción

Dirección Xavier Rojas

Notas de dirección Grey Dayne / dirección técnica

Elenco Rita Macedo, Aldo Monti, Miguel Ángel Ferriz, María Idalia, Carlos Nieto

Espacios teatrales Teatro Sullivan

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 17 enero 1960, p. 2.




Eventos Premios de la Agrupación de Críticos de Teatro de México

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 17 enero 1960, p. 2.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

[El dulce pájaro de la juventud]

Mara Reyes

El dulce pájaro de la juventud. Teatro Sullivan. Autor, Tennessee Williams. Traducción, Berta Maldonado. Dirección, Xavier Rojas. Dirección Técnica, Grey Dayne. Escenografía (??) Reparto: Rita Macedo, Aldo Monti, Miguel Ángel Ferriz, María Idalia, etcétera...

Con el inagotable tema del fracaso, Tennessee Wi1liams confecciona una pieza de enorme fuerza dramática; sobre todo por la profundidad con que se adentra en las situaciones emocionales de sus personajes. En pocas palabras puede sintetizarse la obra como el problema de un hombre al que, a pesar de su poca edad, se le ha ido la juventud. El choque entre las ilusiones de triunfo y la realidad del fracaso. El suceder externo no es inherente al suceder interno. El hombre podía huir y no por eso se libraría de la inminente castración, puesto que ésta es psíquica.

Williams introduce, a base de cortas frases, una crítica política y social que inyecta al drama ese sabor rebelde de todas sus obras. El político que usufructúa en beneficio propio la supremacía que le otorga el poder y todo el ambiente económico y social norteamericano está pintado en la obra a base de aparentes diálogos familiares.

Lo que no apareció por ningún lado fue la mano de Xavier Rojas. Tal parece que no fuera él el director. No sé en qué consista la “dirección técnica” del señor Kayne, pero da la idea de haber consistido en tener a Rojas atado de pies y manos, como lo hacen suponer los errores evidentes de dirección. No se explica de otro modo el deshilvanamiento de algunas escenas, la hibridez de las explicaciones dirigidas al público sin el debido aislamiento del personaje que habla con relación a los demás personajes, y la forma monótona que adoptó Rita Macedo, que habla recalcando y separando cada sílaba.

Aldo Monti descuella en una actuación sincera y sobria. Rita Macedo, salvo ese cantado que debe tratar de corregir, por su bien, desempeña decorosamente su papel. Miguel Ángel Ferriz, demasiado igual a todas sus actuaciones. María Idalia y Carlos Nieto, discretos. La traducción dejó mucho que desear y la escenografía –que entre paréntesis no viene en el programa el nombre de su autor– es de buen gusto y más que nada funcional; resuelve todos los problemas de movilización. Su única falla fue la iluminación de algunas escenas.

Premios otorgados por la Agrupación de Críticos de Teatro de México

Juan Ruiz de Alarcón (al mejor autor del año): Federico S. Inclán, por su obra Detrás de la Puerta.

Xavier Villaurrutia (al mejor grupo experimental): Grupo de la Escuela Nacional de Arquitectura, por La apassionata y El alfarero,

Al mejor director: Xavier Rojas, por El hombre que hacía llover.

A la mejor actriz: Beatriz Aguirre, por El hombre que hacía llover.

Al mejor actor: José Gálvez, por El hombre que hacía llover, y José Baviera, por La carroza del santísimo.

A la revelación femenina: Kitty de Hoyos, por Sangre verde.

A la revelación masculina: Fernando Luján, por El hombre que hacía llover.

Al mejor escenógrafo: Julio Prieto, por La muñeca muerta.