FICHA TÉCNICA



Título obra Cuatro sonrisas de mujer

Autoría Luis Moreno

Dirección Luis G. Basurto

Elenco Andrea Palma, Dina de Marco, Marta Elena Cervantes, Tana Lynn, Antonio Raxel, Rafael Estrada, Enrique Aguilar

Escenografía David Antón

Espacios teatrales Teatro Milán

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 20 septiembre 1959, p. 2.




Título obra Liliom

Autoría Ferenc Molnár

Notas de autoría Eduardo García Máynez, Jr. / traducción

Dirección Eduardo García Máynez, Jr.

Escenografía Alejandro Luna

Grupos y compañías Grupo de la Facultad de Filosofía y Letras

Espacios teatrales Teatro de la Universidad (antes El Caballito)

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 20 septiembre 1959, p. 2.




Título obra Eurídice

Autoría Rafael Degar, Eduardo Borbolla, Rafael Pimentel

Dirección Rafael Degar, Eduardo Borbolla, Rafael Pimente

Elenco Rafael Degar, Eduardo Borbolla, Rafael Pimentel, Carolina Padilla

Escenografía Arturo Nava

Espacios teatrales Teatro Legaria

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 20 septiembre 1959, p. 2.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

[Cuatro sonrisas de mujer, Liliom]

Mara Reyes

Cuatro sonrisas de mujer. Teatro Milán. Autor, Luis Moreno. Dirección, Luis G. Basurto. Escenografía, David Antón. Reparto: Andrea Palma, Dina de Marco, Marta Elena Cervantes, Tana Lynn, Antonio Raxel, Rafael Estrada y Enrique Aguilar.

Pocos escritores logran cuajar de manera tan ágil sus primeras obras. Luis Moreno, quien en su primera pieza, Sueños encendidos, obtuvo el premio como el mejor autor del año, en esta ocasión dejó los problemas tan sobados de la provincia para internarse en el complejo círculo de tres hermanas que se hacen pagar caro y cuya madre, que siempre tuvo horror a la pobreza, las alienta y auspicia, aunque paradójicamente ella jamás tuvo un amante.

El juego se desenvuelve con el estricto tono de comedia, y la anécdota, trivial en apariencia, le sirve a Moreno para hacer una crítica, de pasadita, a los políticos, periodistas y gente de alta sociedad en general. Sus personajes muy bien trazados nunca son estáticos, cada uno de ellos va integrando experiencias y va transformando por ende su actitud y su yo interno. A través de un diálogo habilísimo, lleva las situaciones siempre en ascenso hacia un clímax que en momentos llega a lo dogmático, para retornar después a su sitio, en el desenlace, dentro de los límites que el género de comedia le marca.

Luis G. Basurto logró una dirección acertadísima, había escenas que eran verdaderos “toritos” para el director y que Basurto resolvió siempre adecuadamente. La línea que marcó a cada uno de los actores y las reacciones, se podrían llamar, subjetivas, de ellos, son como hilos que llevan a la comprensión completa de sus problemas interiores.

Tana Lynn, nunca en ningún otro papel se ha visto tan auténtica, tan veraz, su forma tan peculiar de hablar, que en otras ocasiones molesta, en esta obra no se escuchaba como parte de la actriz, sino como parte integrante del personaje.

Andrea Palma, ni qué decir, en general este tipo de papeles un poco… alocados (no encuentro otra palabra) le van como anillo al dedo. Aun cuando los papeles masculinos son todos incidentales –en cuanto a su movimiento físico– juegan de tal modo en la trama que adquieren importancia.

Rafael Estrada, después de una ausencia de cinco años de nuestros escenarios, reaparece con el mismo dominio de las lides teatrales. Ojalá lo veamos pronto en un papel de mayor trascendencia.

El resto del reparto, muy bien. La escenografía, sin alardes, funciona.

Liliom. Teatro de la UNAM (Caballito). Autor, Ferenc Molnár. Traducción y dirección, Eduardo García Maynéz. Jr. Escenografía, Alejandro Luna. Grupo de la Facultad de Filosofía y Letras.

Hemos visto recientemente bajo el auspicio de la Universidad, montajes como el de La hermosa gente, La apassionata y El alfarero, Los cielos y La cantante calva y es verdaderamente lamentable que después de ellas se nos presente Liliom, una obra sin pies ni cabeza, absurda y en la cual, si la obra tenía originalmente alguna calidad, la traducción y la puesta en escena se encargaron de nulificarla totalmente.

Sería muy de elogiar el esfuerzo de estos actores, en los que se descubre un entusiasmo sano por entregar lo mejor de ellos, pero hasta ese noble esfuerzo se encargó de destruirlo el director. No hay razón para que un joven, como García Maynéz, Jr. aprovechando influencias, se dedique a hacer teatro para entretenerse, como si fuera un juguete nuevo.

La Universidad, sobre todo, no se debe prestar a hacer el papel de papá complaciente.