FICHA TÉCNICA



Título obra Canasta de niños

Autoría André Roussin

Notas de autoría Magda Donato / traducción

Dirección Julián Duprez

Elenco Francisco Jambrina, Emperatriz Carvajal, Raúl Farrel, Libertad Ongay, María Olvera, Aracelia Chavira, Miguel Maciá

Escenografía Vicente Echeverría

Espacios teatrales Teatro Ariel

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 19 julio 1959, p. 2.




Título obra Viaje sin escalas

Autoría Jacques Deval

Notas de autoría Irma Terragnuolo / traducción

Dirección Rafael Banquells

Elenco Ana Berta Lepe, Mauricio Garcés, Anabel Gutiérrez, Óscar Ortiz de Pinedo

Escenografía Julio Prieto

Espacios teatrales Teatro Sullivan

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 19 julio 1959, p. 2.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

[Canasta de niños, Viaje sin escalas]

Mara Reyes

Canasta de niños. Teatro Ariel. Autor, André Roussin. Traducción, Magda Donato. Dirección, Julián Duprez. Escenografía, Vicente Echeverría.

El tema es simple y el ritmo vivo; se trata de una obra en pro de la natalidad –si la cigüeña cobrara en esa casa se enriquecería. A pesar del tono ligero de la comedia tiene éste sus pequeñas pinceladas de crítica.

Los personajes son Carlos, el ministro, muy bien trazado y que personifica la moral política; Luisa, su esposa, una madre común y corriente, sin malicia y a la que, junto con el marido, manejan los hijos poniendo a cada momento de manifiesto una habilidad para dominarlos, que los padres nunca acaban de desentrañar.

El único capaz de reírse de todo y sin duda el personaje más simpático de la comedia, aunque incidental, es el abuelo. La dirección está bien llevada en el ritmo y en el tono. En cuanto a la actuación, Francisco Jambrina, con esa naturalidad que le caracteriza, hace un estupendo ministro. Emperatriz Carvajal, de nuevo en un papel que mejor se adapta a su género de actuación.

Raúl Farrel, el eterno joven (¿no será otro Dorian Gray?) muy bien, lo mismo que Libertad Ongay y María Olvera. Aracelia Chavira, la hija, se siente aún un poco pesada para la escena, necesita estudiar más y adquirir desenvoltura. Miguel Maciá, el abuelo, hace su primera reaparición en un escenario capitalino, después de haber hecho el Comendador en Fuenteovejuna en 1956; de entonces a la fecha ha recorrido varios países de América en una gira que él mismo dirigió. Verdaderamente creemos que Maciá merece volver a nuestros escenarios con un papel de mayor envergadura.

Viaje sin escalas. Teatro Sullivan. Autor, Jacques Deval. Traducción, Irma Terragnuolo. Dirección, Rafael Banquells. Escenografía, Julio Prieto.

¿Por dónde empezar?.. La obra… me limitaré a relatar algo de ella: Martina, una joven bonita. ¡Ah!... francesa, y se supone que calculadora; a base de ahorro y un préstamo va a los Estados Unidos a tratar de casarse con un millonario; escoge el mejor medio para conocerlo: viajar en la clase de lujo del Île de France. En el camarote que le corresponde va escondido un joven polizón que viaja con la misma finalidad que ella, sólo que la novia rica va a bordo del mismo barco. Martina lo descubre y después de algún tiempo acepta que él haga el viaje en el mismo camarote que ella, pues supone que si lo echa, ese acto le traerá mala suerte.

Desde que esta situación se plantea en el primer acto todos sabemos en qué terminará la historia. ¿Usted no lo adivina? Así pues, la obra se sostiene a base de chistes, unos de regular calidad y otros absurdos.

Ana Berta Lepe está pasable, y Mauricio Garcés, con su habitual facilidad para el chiste y su desenvoltura, logra su único objetivo: hacer reír. Anabel Gutiérrez, en un papel que parece su vivo retrato. Ortiz de Pinedo con sus visajes de costumbre arranca del público fuertes aplausos.

Si lo que Rafael Banquells busca es ganar dinero, lo logrará, ahora, si alguna vez ha buscado lograr algo más que eso, debería escoger mejor las obras que pone y... pero en fin, nosotros no debemos meternos en eso.