FICHA TÉCNICA



Título obra Arpas blancas... conejos dorados

Autoría Luisa Josefina Hernández

Dirección Héctor Mendoza

Elenco Emma Teresa Armendáriz, Yolanda Guillaumin, Roberto Nieto, Mario Orea, Pilar Souza, Felipe Santander, Antonio Alcalá

Escenografía José Cava

Espacios teatrales Teatro Orientación

Referencia Mara Reyes (seudónimo de Marcela del Río), “Diorama teatral”, en Diorama de la Cultura, supl. de Excélsior, 5 abril 1959, p. 4.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Diorama de la Cultura, Excélsior

Columna Diorama Teatral

[Arpas blancas… conejos dorados]

Mara Reyes

Arpas blancas… conejos dorados. Teatro Orientación. Autora, Luisa Josefina Hernández. Director, Héctor Mendoza. Escenografía, José Cava. Reparto: Emma Teresa Armendáriz, Yolanda Guillaumín, Roberto Nieto, Mario Orea, Pilar Souza, Felipe Santander y Antonio Alcalá.

Luisa Josefina Hernández, de la generación de Emilio Carballido y Sergio Magaña, es uno de los valores cuajados del teatro mexicano, además de poseer una enorme erudición teatral. A partir de 1951 ha estrenado cinco obras de las cuales Arpas blancas... conejos dorados, es su última producción.

La autora en esta obra opone varios elementos en forma contrapuntística; por un lado, el ensueño de adolescencia, y por otro la realidad pura. Al mismo tiempo contrapone la amargura con la esperanza en la vida. Estos elementos se van viendo entretejidos en todos los personajes. Luisa Josefina maneja las situaciones con dinamismo, dialécticamente, hasta resolverlas en una actitud positiva; hay que aprender a amar la realidad. Y para poder amarla es preciso aceptarla primero, como dice en un momento la abuela, con sinceridad, pues sólo enfrentándose a ella con nobleza puede seguirse adelante con la vida.

Los personajes, todos, están trazados con fuerza, son auténticos. El lenguaje realista o poético según lo precisa el momento posee una calidad literaria de primera magnitud. En cuanto al grupo, puede decirse que hay una absoluta coordinación y homogeneidad. Héctor Mendoza logró una dirección acertadísima. La escenografía, adecuada.

En cuanto a los intérpretes no se puede mencionar a alguno en especial, Emma Teresa Armendáriz va en plena ascensión de su carrera; Mario Orea como siempre, con sobriedad y calidad; Pilar Souza con un papel que le queda muy bien, Yolanda Guillaumín estupenda, todos los demás están a la altura. Es verdaderamente una obra de las que se pueden recomendar sin temor a arrepentirse.