FICHA TÉCNICA



Título obra Al baño...María

Notas de título Las píldoras de Hércules (título original)

Autoría Charles-Maurice Hennequin y Paul Bihaud

Notas de autoría Alfredo Varela / adaptación

Elenco Emilio Brillas, Óscar Pulido, Guadalupe Rivas Cacho, Luis Gimeno, Gina Romand, Rosa María Vázquez, Consuelo Casanova, Rubén Rojo

Espacios teatrales Teatro Jorge Negrete

Referencia Armando de Maria y Campos, “Al baño...María, de varios autores en el teatro Jorge Negrete”, en Novedades, 14 julio 1964.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Crítica teatral de Armando de Maria y Campos: Al baño... María

Al baño...María, de varios autores en el teatro Jorge Negrete

Armando de Maria y Campos

    Benditas sean las empresas teatrales honradas, las que no engañan al público, las compañías cumplidoras, las que venden lo que anuncian. Una de éstas es la que regentea ahora el teatro Jorge Negrete de la Asociación Nacional de Actores. Han formado empresa varios actores de carácter cómico que eligen las obras que les vienen a la medida o que se prestan al arreglo, según sus respectivas tallas y casi siempre aciertan porque su único y sano propósito es el de trabajar haciendo reír.
    Tengo inclinaciones por la erudición, pero no me atrevo con los ensayos sobre arqueología, y menos con la teatral. Algunas de las piezas que eligen los actores Brillas, Pulido o Varela, este último con frecuencia adaptador, son antiquísimas, o muy viejas . Antiguo o viejo el teatro viene a ser lo mismo. Y no importa que las piezas elegidas sean de reciente confección; son tan antiguas como ésta que con el título de Al baño...María, de los muy pasados de moda y tiempo Hennequin y Bilhaud, antores de oriundez gala, de cuya fecha de estreno hace tantos años, conviene no acordarse, que ha venido a renovar la cartelera del teatro de la ANDA.

    ¿Cómo puede juzgarse con seriedad un par de actos a los que sus adaptadores definen como "regaderazgo cómico", porque ni siquiera merecen ser considerados como farsa? Vuelvo al tema de la honradez empresarial. Emilio Brillas, Óscar Pulido, Lupe Rivas Cacho, Luis Gimeno salen a hace reír y lo logran, no importa que echen mano de los más absurdos recursos. Les acompañan varias muchachas guapas, aspirantes a actrices: Gina Romand, Rosa María Vázquez y Consuelo Casanova. Las tres lucén generosamente sus encantos, y salen del paso. Interviene como comodín el ya maduro galán Rubén Rojo, y está discreto.
    La obra se derrumba en sus últimas escenas, porque carecen de "telón". Es decir, de un final cómico, medianamente decoroso. Hicieron con el original tantas mangas y tantos capirotes, que no quedó nada para rematarla. La piececilla "aguantará" hasta la próxima, que, como las anteriores, tendrá "su público".
    P.D. ¿Quién sería capaz de reconocer en este engendro el delicioso vodevil que fue en su origen: Las píldoras de Hércules?